En la reciente actualización de nuestras previsiones de crecimiento económico, hoy vamos a repasar nuestra visión de los mercados emergentes. Y, en concreto, de los conocidos como BRIC (Brasil, Rusia, India y China) 

En esta ocasión, hemos realizado pocos cambios en nuestras previsiones, aunque sí creemos que todos ellos se enfrentan a importantes retos este año, en un momento en que la confianza en la India comienza a caer.

 


Hacemos zoom ahora en cada uno de estos países:
 

China: aceleración de los estímulos

Las perspectivas de crecimiento en China para este año y el que viene permanecen invariables en el 6,8% y el 6,5%,
respectivamente. En respuesta a la debilidad del crecimiento, las autoridades han implantado medidas de relajación
monetaria. No obstante, últimamente hemos asistido a un cierto retroceso en las reformas presupuestarias y a
cambios normativos que ahora obligan a los bancos a conceder préstamos a las administraciones locales para
contribuir a la financiación de proyectos de infraestructuras. La combinación de relajación monetaria y marcos
normativos parece concebida para forzar a los bancos a financiar el estímulo presupuestario, con algo de ayuda del
banco central. Por este motivo, no revisamos al alza nuestras previsiones de crecimiento a pesar de la intensificación
de los estímulos, que sólo confirma nuestra hipótesis de base.

Brasil: Dilma, atrapada en una espiral descendente

La continua debilidad económica, junto con otras decepciones, nos ha llevado a revisar a la baja nuestra previsión de
crecimiento hasta el -1,8% en 2015. Sin embargo, hemos incrementado nuestras estimaciones de inflación hasta algo
menos del 8% para este año, debido, en parte, a factores extraordinarios. Una vez desaparezcan, esperamos que la
inflación se suavice en 2016. De hecho, prevemos que esta variable sea lo suficientemente baja en el primer trimestre
de 2016 como para que su banco central recorte los tipos de manera preventiva 50 puntos básicos en el cuarto
trimestre. Sin embargo, si se repiten las «reacciones adversas a la retirada de estímulos» ante la subida de tipos
prevista por la Fed, el recorte de los tipos brasileños parece mucho menos probable.

La India: la confianza cae

El modesto ritmo de implementación de reformas desde la victoria electoral de Narendra Modi el pasado año ha
coincidido en gran medida con nuestras previsiones. Por tanto, aún no revisamos nuestras estimaciones de
crecimiento, aunque, de no implantarse algunas reformas en la próxima sesión parlamentaria, existen riesgos de
caídas. En el plano de la inflación, hemos revisado a la baja nuestra previsión para este año debido principalmente a
la caída de la inflación de los precios de los alimentos, aunque el riesgo de que se manifieste un nuevo episodio de El
Niño hace que la inflación pueda sorprender al alza. En vista de la escasa inflación, esperamos dos nuevos recortes
de tipos este año hasta el 7% aunque sin caer por debajo de este nivel, atendiendo al objetivo de inflación del país,
situado en el 4% a medio plazo.

Rusia: optimismo sin garantías

Gracias a un crecimiento del PIB en el primer trimestre superior a lo previsto (del -1,9% interanual), hemos revisado
ligeramente al alza nuestra estimación de crecimiento para finales de año, aunque seguimos esperando una
contracción del 4%. Siguen existiendo dos riesgos fundamentales: el precio del crudo (que es poco probable que
regrese este año a los niveles medios alcanzados en 2014) y la situación en Ucrania (que sigue siendo tensa). En lo
relativo a las políticas monetarias, el banco central se ha embarcado en un ciclo de recortes de tipos que
previsiblemente los situará en el 10% a finales de este año, en vista de la creciente debilidad económica y del máximo
de inflación previsto. Un pequeño punto positivo para Rusia es la fortaleza demostrada por el rublo en las últimas
semanas, que ha permitido al banco central comenzar a restablecer sus reservas tras meses de fuertes salidas de
capitales.

Talking Economics se basa en el informe de Perspectivas económicas y de estrategia de Schroders, elaborado por el equipo de economistas de la firma: Keith Wade (economista jefe), Azad Zangana (economista para Europa) y Craig Botham (economista para mercados emergentes).