La larga recuperación económica tras la crisis financiera de 2008 ha hecho que los tipos continúen en mínimos históricos en muchos países desarrollados a excepción de Estados Unidos, donde la Reserva Federal (fed) sí que ha subido los tipos. ¿Qué impacto tienen en la economía global? Básicamente, que si se produce otra recesión, los bancos centrales no van a tener tanto margen para ofrecer estímulo a través de los recortes de tipos.

No obstante, este mecanismo no es la única herramienta de la que disponen los organismos para estimular a la economía. Analizamos a continuación las alternativas:

Reanudar la expansión cuantitativa:  la compra de activos, como bonos gubernamentales, a gran escala a instituciones como aseguradoras o fondos de pensiones,  el rendimiento de la renta fija, y, por ende, el coste de la financiación. También sube el precio de los activos financieros, logrando la generación de riqueza.

Avance de directrices: adelantar las intenciones de un banco central en política monetaria. De esta forma, estas instituciones pueden controlar las expectativas sobre los tipos sin llegarlos a modificar realmente. 

Tipos de interés nivelados: los tipos bajos y negativos estimulan la economía manteniendo bajos los costes de financiación y animando a las entidades de crédito a conceder préstamos. Sin embargo, tienen algunos efectos secundarios para el sector bancario.

- Control de la curva de rencimiento: esta medida fue introducida por primera vez por el Banco de Japón en 2016 en el marco de su programa de QE. El banco central va modificando sus compras de bonos gubernamentales para que el rendimiento de los bonos a 10 años se mantenga en cero. Es una forma de hacer el QE una medida más sostenible. Esta medida también contribuye a reducir la volatilidad de los tipos de interés y los tipos de cambio.

Programa de estímulos: Los bancos centrales imprimen dinero y lo distribuyen directamente. El efecto secundario de la medida es la escalada de la inflación. También supone una amenaza para la disciplina fiscal y la independencia del banco central del poder ejecutivo.

Para analizar con más detalle la situación macroeconómica, os dejamos la infografía completa.