Con ocasión de la semana de la educación financiera, nos gustaría hacer hincapié en la importancia que la inversión sostenible está adquiriendo. El cambio climático y sus consecuencias están transformando el planeta. Sin duda, esto es un reto para las empresas y también para los inversores, pues entender el impacto que tienen las empresas en la sociedad y el planeta es clave para determinar sus verdaderos costes. El motivo es que las actividades negativas son riesgos que pueden traducirse en un coste financiero para la empresa. Identificar estos riesgos significa que podemos calcular sus beneficios ajustados por el impacto.

Con el fin de ayudar a entender qué es la inversión sostenible y cómo nos afecta como inversores, hemos creado una serie de vídeos didácticos. A continuación, destacamos algunos de ellos:


¿Por qué el medio ambiente afecta a las inversiones?

El calentamiento global es una emergencia con consecuencias devastadoras. Contribuir a frenarlo reciclando u optando por productos más verdes es importantes. No obstante, no es el único modo. Los inversores también podemos ayudar invirtiendo nuestros ahorros en aquellas empresas que afrontan los desafíos climáticos antes y mejor que otros competidores y ayudan a solventar los retos climáticos. Así, estas compañías ganan en competitividad y los inversores en rentabilidad. 


Sostenibilidad más allá de la ecología

Con el paso del tiempo, el concepto de sostenibilidad de las inversiones ha evolucionado y se ha ido sofisticando, pero también se ha expuesto a interpretaciones que inducen a error. Por ejemplo, muchas personas piensan que las inversiones sostenibles tienen que ver exclusivamente con la ecología. Pero ¡no es así! Ser sostenibles también significa respetar a las personas y dirigir las empresas de forma transparente y correcta. En este vídeo desmontamos los cuatro mitos que están relacionados con la sostenibilidad

¿Cómo se llega a ser inversor sostenible? El papel de los gestores de activos

Las gestoras podemos ayudar a los inversores a convertirse en inversores sostenibles, ya que son las responsables de analizar y seleccionar las mejores empresas dónde invertir el capital bajo criterios ESG. Así, entre sus principales funciones está: buscar dentro del mercado títulos de compañías que destaquen desde el punto de vista ESG, influir en las sociedades en las que invierte para adoptar comportamientos sostenibles a largo plazo y ejercer su papel como accionista interesado en una gestión sólida del negocio. Todo con el fin último de elegir lo más adecuado por el bien de los inversores, las empresas y la comunidad.