Solo para inversores profesionales

Los estímulos fiscales y el aumento del gasto tras la pandemia avivan los temores a una mayor subida de la inflación. Ante este escenario, los inversores se plantean si deben temer un escenario inflacionista. Tratando de dar respuesta a esta cuestión, en Schroders hemos celebrado una nueva entrega de “Schroders en 30 minutos”. Tras el primer encuentro, centrado en tres propuestas de inversión en renta fija, ahora Leonardo Fernández, director del canal Intermediario, Borja Fernández e Inés del Molino, directores de cuentas, han analizado la actual situación.

Como telón de fondo, los últimos datos de inflación pueden parecer muy altos, pero hay tres motivos que los explican: el efecto base en el cálculo en una recuperación económica, la gran capacidad que existe en el mercado laboral y, por último, el aumento de la inflación en los bienes de consumo. 

Los expertos también analizan cómo, en el corto y medio plazo, hay factores como la recuperación económica, la evolución de los precios de los fletes, la vacunación desigual, la evolución de los créditos bancarios en EEUU o una normalización monetaria en China, deben ser seguidos de cerca para averiguar qué rumbo tomará la inflación. En cuanto al largo plazo, existen fuerzas estructurales que tienen un componente deflacionista muy importante. Por ejemplo, la demografía (con pirámides de población invertidas en mercados desarrollados), disrupción tecnológica (hacer más con menos recursos), desigualdad (con el deterioro de la clase media) y deuda (estamos saliendo con el mismo recetario que en la crisis de 2008). Es lo que en Schroders llamamos las 4 D’s.

Teniendo todo esto en cuenta, en Schroders pensamos que vamos hacia un mundo con niveles de inflación más elevados, pero controlados. Descubre más en este vídeo de menos de 10 min:

Solo para inversores profesionales

Información importante: Los puntos de vista y opiniones aquí contenidos son los de Leonardo Fernández, director del canal Intermediario, Borja Fernández e Inés del Molino, directores de cuentas de Schroders, y no necesariamente representan puntos de vista expresados o reflejados en otras comunicaciones, estrategias o fondos de Schroders. Este material tiene la intención de ser sólo para fines informativos y no tiene la intención de ser material promocional en ningún sentido. El material no pretende ser una oferta o solicitud de compra o venta de ningún instrumento financiero. El material no tiene la intención de proporcionar y no se debe confiar en él para la contabilidad, asesoramiento jurídico o fiscal, o recomendaciones de inversión. No se debe confiar en las opiniones y la información de este documento cuando se toman decisiones individuales de inversión y/o estratégicas. Las rentabilidades pasadas no son una guía para las rentabilidades futuras y es posible que no se repitan. El valor de las inversiones y los ingresos de las mismas pueden disminuir o aumentar, y los inversores pueden no recuperar las cantidades invertidas originalmente. Todas las inversiones implican riesgos, incluido el riesgo de una posible pérdida de capital. Se cree que la información aquí contenida es fiable, pero Schroders no garantiza su integridad o exactitud. No se debe confiar en las opiniones y la información de este documento cuando se toman decisiones individuales de inversión y/o estratégicas. Los dictámenes de este documento incluyen algunos pronósticos. Creemos que estamos basando nuestras expectativas y creencias en suposiciones razonables dentro de los límites de lo que sabemos actualmente. Sin embargo, no hay garantía de que se vayan a realizar previsiones u opiniones. Estos puntos de vista y opiniones pueden cambiar.