Probablemente, si es usted un seguidor de los grandes gestores norteamericanos, conocerá a uno de los personajes más destacados y admirados del sector. Seth Klarman fue bautizado en julio de 2012 por la revista "The Economist" como el "Oráculo de Boston" y tiene el privilegio de ser uno de los pocos gestores de Hedge Funds alabado públicamente por Warren Buffett.

Como destaca "The New York Times" es uno de los gestores actuales más influyentes y exitosos.Sus escritos son tan codiciados y seguidos en Wall Street que su célebre libro "Margin of Safety" ( que puede encontrarse a la venta en Amazon por 4.201$ nuevo y 1.369$ de segunda mano) se ha convertido en una verdadera pieza de coleccionista.

Dirige "The Baupost Group" con un patrimonio bajo gestión cercano a los 30.000 millones de dólares.

Hace 14 días Seth Klarman remitió una carta privada a sus inversores en la que pretende poner el contrapunto a la excesiva euforia que ha caracterizado el mercado de valores desde la victoria de Donald Trump. Describe textualmente la actual situación como un mercado con "valoraciones peligrosamente elevadas".

" Los inversores optimistas se han centrado en los potenciales beneficios de los estimulantes recortes fiscales anunciados mientras que, en su gran mayoria, ignoran los riesgos del proteccionismo en EEUU y creación de barreras comerciales"

"El Presidente Donald Trump puede detener temporalmente el proceso de automatización y globalización al incentivar a las empresas a que mantengan sus empleos locales pero reforzar a empresas ineficientes y no competitivas sólo evitará retrasar los inevitables movimientos de las fuerzas del mercado"

Seth Klarman explica a sus accionistas que:

" Si bien son medidas muy populares, la razón por la que EEUU abandonó hace mucho tiempo estas políticas comerciales es porque no sólo no funcionan, sino que dejan a la sociedad en peor situación"

Seth Klarman considera que los inversores se han dejado hipnotizar por el discurso de la política de crecimiento sin tener en cuenta las repercusiones globales de ello. Le preocupa, por ejemplo, que los estímulos de Trump "resulten muy inflacionistas lo que , probablemente, tendrá una gran repercusión en los inversores".

El Oráculo de Boston se muestra muy preocupado por la creciente deuda nacional norteamericana que tiene el peligro potencial de socavar el crecimiento de la economia a largo plazo.

" Los recortes de impuestos de Trump conducirán a déficits gubernamentales más elevados", añade Klarman.

" Los grandes recortes fiscales de Bush en 2001, por ejemplo, impulsaron la desigualdad de ingresos al tiempo que provocaron enormes déficits presupuestarios federales. El aumento de los tipos de interés aumentará el déficit federal, porque los pagos de intereses sobre la enorme deuda pendiente del Gobierno se disparará desde los actuales  niveles artificialmente bajos"

Como destaca Andrew Ross Sorken, periodista de "The New York Times" que ha tenido acceso a la carta , gran parte de la ansiedad de Klarman emana del estilo de liderazgo de Trump. Seth Klarman escribe:

"Las tendencias erráticas y la excesiva confianza de Trump en su propia sabiduria y juicio ha demostrado que son incompatibles con un liderazgo fuerte y sólida toma de decisiones"

" El panorama general para los inversores es el siguiente-según Klarman-: Trump es alta volatilidad y los inversores , genealmente, aborrecen la volatilidad y evitan la incertidumbre. No solo Trump es sorprendentemente impredecible sino que él lo es deliberadamente. Dice que es parte de su plan"

Aunque Klarman le desea lo mejor en el mandato advierte que: "Si las cosas salen mal podríamos encontranos en los albores de una larga decadencia en la hegemonia del dólar, un rápido aumento de los tipos de interés, inflación y angustia global"

El Oráculo de Boston siempre se ha mantenido alejado de adscripciones políticas y ha colaborado indistintamente  en campañas politicas de representantes republicanos y demócratas.Ha donado fondos a Jeb Bush, Chris Cristie, Marco Rubio, John McCain y Rudolp Giulani pero también a Hillary Clinton, Cory Booker y Mark Warner.

Klarman siempre se ha mantenido alejado de la prensa y de la política. Por esa razón sorprendió mucho a sus amigos y compañeros cuando, en plena campaña de Trump, se atrevió a criticar duramente al candidato después de que éste atacara a un juez por sus orígenes mejicanos.

" Sus acciones y palabras durante los últimos días son tan increiblemente inaceptables en nuestra sociedad diversa y democrática que es simplemente imposible que Donald Trump pueda convertirse en nuestro Presidente".

En la reciente carta aenviada a sus accionistas explica, por primera vez, su decisión de manifestarse públicamente sobre política:

" A pesar de mi declarada preferencia por mantenerme alejado de los medios de comunicación considero que cada uno de nosotros tiene la opción de permanecer como meros espectadores o dar un paso adelante. Yo elijo dar un paso adelante"

Pese al contenido de su misiva no podemos saber como está invirtiendo su capital. La oficina de "The baupost Group" se ha negado a comentar el contenido de la misma a los periodistas del "The New York Times" que la han obtenido a través de una fuente privada.

Tan solo se sabe que actualmente tiene el 30% en liquidez. En los últimos 34 años "The Baupost Group" sólo ha obtenido resultados negativos en tres ejercicios.

Debemos ser conscientes que una cosa es lo que los gestores dicen públicamente y otra lo que hacen en los mercados con su capital. Warren Buffett, por ejemplo, hizo campaña pública contra Donald Trumpo pero ello no le ha impedido, por ejemplo, invertir más de 12.000 millones de dólares desde su elección. En el otro lado está George Soros que, militando activamente contra Trump, ha apostado por una caída del mercados que actualmente aún les está ocasionado severas pérdidas.

La mayoría de los Hedge Funds han cosechado pérdidas o resultados decepcionantes en los últimos años. Este punto también es abordado por Seth Klarman en su carta.

Klarman señala como los rendimientos de los Hedge Funds han sido inferiores a los cosechados por los índices: desde 2010 a 2015 los Hedge Funds han obtenido una rentabilidad media del 23% frente a un +108% del S&P 500. Klarman culpa de ello a la afluencia de dinero en la industria.

" Como en cualquier clase de activos, cuando fluye nuevo dinero las rendimientos bajan.No constituye una sorpresa pues, a medida que el dinero se invierte en Hedge Funds, los retornos generales merman"

Klarman continua diciendo que "para muchos los Hedge Funds han pasado a ser considerados como un producto fallido"

Pero el pésimo desempeño de los Hedge Funds y la quiebra de algunos de ellos sugiere que esta situación puede ser una oportunidad.

Añade que " los inversores se han entusiasmado ahora con los fondos indexados y los ETFs y los gestores están adquiriendo compañías y valores en proporción a su ponderación en el índice con independencia de los ratios y valoraciones reales de las compañías"

Considera que esta fiebre por la indexación y ETFs "debería dar a los inversores value de largo plazo una clara ventaja competitiva"

"La ironía inherente a la teoría de los mercados eficientes es que cuantas más personas creen en ella, y consecuentemente, eviten la gestión activa, más ineficiente será el mercado"

Klarman deja abierta en su carta la idea de cómo le gustaría que los inversores actuaran en la era Trump. Pero nos deja una pista en el encabezado con un cita de Thomas Jefferson:

"En cuestión de estilo, nade contra la corriente. En cuestiones de principios, manténgase firme como una roca"