Carta a los inversores Abante European Quality. Enero 2021

Carta a los inversores Abante European Quality. Enero 2021

0
Me gusta
0
Comentar
Guardar

Estimados inversores,

 

La semana que viene Joe Biden tomará posesión del cargo de Presidente de Estados Unidos. El Brexit se ha consumado en el plazo previsto, alcanzándose un acuerdo con la Unión Europea. Aunque a un ritmo más lento de lo inicialmente previsto, las campañas de vacunación ya están en marcha en Europa. La tercera ola de la expansión del virus, desgraciadamente, se cobrará todavía muchas vidas humanas, y pondrá en dificultades a los sistemas sanitarios de todos los países durante algunos meses. Pero es previsible que, si no en primavera, sí con gran seguridad en verano, la población más vulnerable al Covid haya recibido la vacuna y se puedan levantar las medidas restrictivas a la movilidad que todavía permanecerán durante este invierno.

 

La normalidad no se ha alcanzado, pero sabemos que su llegada ya es cuestión de meses, no de años. 2021 será, en su conjunto un año de claro crecimiento económico, tras el colapso de 2020. Quizás debamos esperar a 2022, en algunos países, y a 2023 en otros, para recuperar el nivel de actividad económica de 2019. Pero podemos esperar que, a uno o dos años vista, la mayoría de las compañías recuperen los niveles de beneficio previos a la crisis del coronavirus. Y, si así es, las cotizaciones bursátiles de aquellas empresas que han registrado marcados retrocesos en el año 2020 deberían, también, recuperar los niveles de precios que registraban antes de la crisis. Especialmente cuando, como consecuencia de las acciones monetarias que se han adoptado para ayudar a superarla, es previsible que los tipos de interés se mantengan en niveles muy bajos durante un tiempo prolongado. Con tipos bajos la rentabilidad exigible a la inversión en renta variable baja. O, dicho de otra manera, los precios que se pueden pagar por invertir en una compañía, a igualdad de beneficios esperados, son mayores.

 

En pocas semanas conoceremos los resultados empresariales del ejercicio 2020. Serán anormalmente bajos, y a nadie le extrañará. La atención de los inversores estará centrada, cuando se publiquen los avances de cierre de ejercicio, no tanto en qué ha pasado en el último trimestre como en las expectativas y compromisos que los gestores de las compañías notifiquen para el ejercicio 2021. La expectativa de recuperación de la normalidad a lo largo de 2021 será la tónica general, y la incertidumbre se centrará en cuantos meses, en algunos casos, o cuántos trimestres, en otros, serán necesarios para recuperar los estándares previos a la crisis. Con la publicación de resultados bancarios se despejará, probablemente, una de las mayores incertidumbres actuales para el mercado: hasta qué punto la crisis ha deteriorado su solvencia y en qué medida se retomará el pago de dividendos. Si, como esperamos, la morosidad no cubierta por avales públicos no alcanza los niveles que fuercen a ninguna ampliación de capital, la recuperación del sector bancario en la Eurozona, que se ha revalorizado más de un 50% en el último trimestre, pero que sigue cotizando a niveles un 20% inferiores a los de cierre de 2019, debería proseguir.

 

No hemos realizado cambios en nuestra cartera, compuesta por 24 valores de la eurozona de gran capitalización, todos ellos miembros actuales o pasados del índice Euro Stoxx 50, con un peso prácticamente equiponderado. Esperamos que nuestra cartera, en la que los sectores y valores con un peor comportamiento relativo en 2020 tienen un peso significativo, pueda recuperar, con creces, en 2021 las caídas en el valor liquidativo sufridas en el ejercicio recién cerrado.

 

 

Muchas gracias por su confianza,

 

Josep Prats

0 ComentariosSé el primero en comentar
User