La pensión compesatoria y anualidades por alimentos en la renta

Un divorcio nunca es fácil, y menos si hay niños de por medio. Más allá de lo cueste el divorcio, cuando un matrimonio se rompe pueden existir obligaciones entre los ya ex cónyuges y los descendientes. En otras palabras, una de las partes puede tener que pagar una pensión por alimentos para los hijos o una pensión compensatoria.

En estos casos casi siempre surgen dudas al hacer la declaración de la renta. ¿Cómo tributan las anualidades por alimentos? ¿Hay que pagar impuestos por la pensión compensatoria? ¿Es posible desgravar el dinero que se paga a los hijos? ¡Vamos a verlo!

Cómo tributa la pensión por alimentos en la renta

La pensión por alimentos se establece normalmente en favor de los hijos menores de edad, aunque también se mantiene para mayores de 18 años que estén estudiando o con un salario muy por debajo del SMI. Al hablar sobre cómo tributan las anualidades por alimentos en el IRPF hay que diferenciar ente el pagador y quien la recibe. La duda del primero es si puede desgravar la pensión por alimentos y la del segundo, si debe tributar por ella y cuántos impuestos pagará.

Para el pagador, la pensión por alimentos no son deducibles y no reducen la base imponible general. En otras palabras, no podrás restar el dinero que pagas en concepto de alimento a tus ganancias para pagar menos impuestos en la renta. La razón es que es un dinero que de otra forma estarías gastando normalmente sin incentivo fiscal alguno.

Esto no quiere decir que no existan ciertas ventajas fiscales. En concreto, cuando el importe de estas anualidades por alimentos sea inferior a la base liquidable general (casilla 505 de la renta 2018), se aplicará la escala general y la escala complementaria separadamente al importe de anualidades por alimentos y al resto de la base si, además, no tienes derecho al mínimo por descendiente, que es lo que permite desgravar por lo hijos en la renta. Esto permite pagar menos impuestos al hacer el IRPF porque el gravamen es menor.

Para poder beneficiarse de esta ventaja, hay que consignar la cantidad en la casilla 527 de la renta 2018. Además, la pensión por alimentos debe ser fruto de decisión judicial.

Cuando quien percibe esta pensión por alimentos no son los hijos, el tratamiento será el mismo que con la pensión por compensación y no dará lugar a ningún tipo de ventaja.

¿Qué pasa con los hijos que cobran la pensión por alimentos? Básicamente nada. Y es que para las anualidades de alimentos en favor de los hijos forman parte de las rentas exentas. La condición para que sea así es que deriven de una decisión judicial o acuerdo de divorcio. Si después se pacta una cuantía superior, los ingresos excedentes sí que tributarán.

¿Qué pasa cuando la pensión por alimentos no es a favor de los hijos? En ese caso sí que habrá que pagar impuestos y se hace de la misma forma que con la pensión por compensación. Ahora verás cómo.

Cómo tributa la pensión compensatoria en la renta

La pensión compensatoria se establece en favor del ex cónyuge y para que sea legítima a efectos fiscales debe de existir una sentencia judicial o un acuerdo de divorcio que la respalde. Si no hay acuerdo, Hacienda podría incluso interpretar que se trata de una donación.

Como en el caso anterior, hay que diferenciar entre quien paga y quien recibe esta pensión compensatoria

La fiscalidad de la pensión compensatoria para quien paga es clara. Se trata de un gasto deducible que puede restarse de la base imponible. En otras palabras, será como si no hubiese ganado ese dinero a efectos de hacer la renta. Para que lo entiendas mejor, si ganas 40.000 euros y pagas 8.000 de pensión compensatoria, será como si sólo hubieses ganado 32.000 euros para Hacienda. Si la base imponible se redujese a cero, se pasaría a recudir la base del ahorro.

¿Dónde hay que incluir la pensión compensatoria dentro de la renta? En el apartado I y más concretamente en el punto destinado a “Reducciones por pensiones compensatorias a favor del cónyuge y anualidades por alimentos, excepto en favor de los hijos”. Las casillas a rellenar van desde la 0482 hasta la 04086. En ellas deberás identificarte como persona que paga e identificar también a quien recibe el dinero.

Por su parte, para el receptor de la pensión, este dinero tiene la consideración de rendimiento del trabajo no sometido a retención. Esto quiere decir que ese dinero tributará en la base imponible general según las tablas de IRPF 2019.