En un alarde de reflejos, Standard & Poor's parece haberse dado cuenta ahora de los problemas de deuda que tiene la economía estadounidense, allí donde estalló la mayor crisis financiera desde el crack del 29, y hoy ha anunciado que pone en perspectiva negativa el rating a largo plazo de la deuda de Estados Unidos. 

Aunque todos nos extrañamos de que se les siga prestando atención, la verdad es que los mercados le siguen prestando atención a lo que dicen las agencias de rating y las bolsas están cayendo con fuerza. Bueno, sin dramas: menos de un 2 por ciento en Estados Unidos y cerca de esa cifra en Europa.

La verdad es que, aunque no debería serlo, sí resulta sorprendente el movimiento de S&P. Está tan avanzada la crisis de deuda, que a uno le parece que si las agencias de rating no habían bajado ya la calificación a EEUU, nunca jamas lo harían, que era "intocable".

Parece haber llegado el momento de la verdad. ¿Creeis que la amenaza se cumplirá? ¿Véis posible que EEUU pierda la calificación de AAA, la máxima posible, a estas alturas de la crisis?