Se acaban de publicar los datos de paro de febrero. El titular es el titular. Y el titular en todos los medios será hoy que el paro aumenta en un poco más de 2.000 personas este febrero, rompiendo la tendencia de bajada de paro de los dos últimos años en este mes. A continuación viene la interpretación... ¿Es culpa de la inestabilidad política?

Veamos los datos. 

Cierto que sube el paro en términos absolutos en el mes, al revés de lo sucedido en los dos últimos años. Pero no es menos cierto que desde que empezó la crisis febrero suele ser un mes complicado para la bajada del desempleo en España. 

Además, si además de fijarse en la cifra absoluta ponemos la vista en los otros dos datos más importantes de la estadística laboral, hay motivos para la esperanza, para pensar que la mejoría del mercado laboral sigue adelante. 

Por un lado, en términos desestacionalizados, sin tener en cuenta efectos estacionales, el paro baja en más de 21.000 personas en el mes. 

Por otro, es una muy buena noticia la subida del número de afiliados a la Seguridad Social en el mes, en más de 63.000 personas, aunque desestacionalizando, la bajada se reduce a la mitad. 

Como se puede ver, desde que empezó la crisis, febrero ha sido un mes más bien flojo en la evolución de los cotizantes a la Seguridad Social.

 

Entonces, ¿empieza a afectar el girigai político la evolución económica en España y las contrataciones? 

Difícil aislar este efecto del parón en el crecimiento global. Algo de impacto parece empezar a tener,  pero los datos no muestran todavía un deterioro significativo, sino más´bien cierta resiliencia teniendo en cuenta lo específico de este mes. 

Lo iremos viendo con las próximas estadísticas, ya que a partir de ahora suelen llegar los mejores meses para el empleo en España.

Durante los próximos meses deberíamos ver cómo la cifra de parados en España baja por fin de los 4 millones de personas...  Si no lo estropean mucho mucho los que hoy se reúnen en el hemiciclo para no ponerse de acuerdo en la formación de Gobierno.