La globalización y el avance de la tecnología ha permitido que en los últimos tiempos la inmediatez sea indispensable en casi todos los aspectos de nuestras vidas. Pero hay cosas que requieren su tiempo, una constancia y de la tan olvidada paciencia, de la  que muchos carecen.

Estoy hablando de invertir, y concretamente de invertir en dividendos.  Invirtiendo de una forma coherente y ordenada y sin dejarse llevar por las emociones.

Para empezar a hablar de dividendos recordemos de que son exactamente.

En primer lugar, para poder cobrar dividendos, tenemos que comprar acciones y estas no son más que participaciones en el patrimonio de una empresa. Por lo tanto, al comprar las acciones, tenemos derecho a participar en los beneficios obtenidos y estos son lo que llamamos dividendos.

Invertir en acciones, como todas las inversiones, tiene aspectos positivos y negativos que tenemos que tener en cuenta.

Positivos:

1.- Invertir en acciones que pagan dividendo es una buena manera de obtener rentas periódicas, por lo que podría ser una solución financiera para quién desee disponer regularmente de los beneficios generados por su patrimonio. Eso sí, siempre con conocimiento de en que empresas estamos invertidos.

2.- Los dividendos no son fijos, sino que, en empresas bien gestionadas, suelen subir cada año y tienden a crecer por encima de la inflación.

Lo contrario que pasa con los bonos, al adquirir un bono ya sea corporativo como de Gobierno, éste paga siempre el mismo interés fijo hasta su vencimiento y en consecuencia se verá depreciado por la inflación. 

3.- En mercados bajistas,  los dividendos son la mayor fuente de rentabilidad de una cartera de acciones, y si optamos por la reinversión, podemos aprovecharnos comprando más acciones  a mejores precios, lo que será muy beneficioso, especialmente si estamos construyendo nuestra cartera de acciones.

Negativos:

1.- Hay que saber escoger bien la empresa en la que invertimos, ya que un dividendo atractivo, no siempre significa que esté bien gestionado. Si la empresa no tiene beneficios suficientes y paga dividendo , podría estar utilizando fondos de sus reservas y descapitalizándose, lo que implica, que estaría perdiendo la capacidad de obtener beneficios a largo plazo.

2.- En una cartera de acciones siempre es recomendable diversificar, por tipología de empresa, por sectores, geográficamente, y es en esta última dónde tenemos que tener especial cuidado porque nos encontraremos con la doble imposición en el pago del dividendo, es decir, que nos aplican retención dos veces, una por el país de origen y otra en  España. 

En algunos casos no hay problema porque podemos solicitar que nos apliquen una retención más baja sistemáticamente,  como es el caso de EEUU, o bien porque el tipo impositivo del país es igual o inferior a 15% , que es el limite máximo que nos permite la hacienda Española con los países que tiene convenio por doble imposición. Pero en otros habría que hacer gestiones adicionales que en caso de importes pequeños no saldrían a cuenta.

Quién invierte en dividendos quiere ver como estos van creciendo y destinar sus dividendos en comprar más acciones. Por este motivo un buen inicio sería un ciclo bajista y con volatilidad,  ya que la reinversión de los dividendos comprando más acciones , jugará a su favor porque estaremos comprándolas más baratas.

Pero todo ello requiere ser constante, paciente y con visión a largo plazo, sin dejar de lado el seguimiento constante de las compañías en las que se está invertido.

 Los  ciclos bajistas no duran unos meses sino que pueden durar unos años, pero después de la tormenta siempre llega la calma y llegará el momento de recoger los frutos de una inversión bien realizada.

Advertencia: Este articulo no puede considerarse en ningún caso, asesoramiento en materia de inversión ni de ningún tipo de asesoramiento financiero.

Toda inversión en mercados comporta un riesgo de pérdida y es recomendable contactar con una asesor financiero que le asesore de acuerdo a su perfil de riesgo.

Éste es una análisis  totalmente personal  y no representa ninguna entidad.