El ser humano prefiere errar por omisión que por acción. La pérdida que sufrimos en nuestra utilidad por cometer un error derivado de una acción propia es superior al sufrimiento que experimentamos si esa pérdida viene por "no actuar".
Leer el resto del articulo en Sintetia.com