Vaca

¿Eres carnívoro o vegetariano? El debate público en España gira esta semana en torno a la alimentación y al consumo de carne. La caja de los truenos la abrió el ministro de Consumo, Alberto Garzón, cuando este miércoles publicó un vídeo en redes sociales donde defendía un menor consumo de carne para mejorar la salud y luchar contra el cambio climático. Ganaderos, tertulianos, políticos e incluso el presidente del Gobierno han salido en tromba a cuestionar estas palabras del también líder de IU. "A mí, donde me pongan un chuletón al punto... Eso es imbatible", ha sentenciado Pedro Sánchez.

A pesar de que el debate ha pillado a muchos de vacaciones, Garzón no se ha inventado nada nuevo. La necesidad de reducir el consumo de carne e introducir una alimentación más sostenible forma parte del debate público europeo desde hace varios años. Países vecinos como Francia y Alemania ya han empezado a tomar medidas en esa dirección. Incluso, los expertos incluyeron esta medida dentro del plan España 2050, presentado recientemente por el Gobierno.

Los ciudadanos están cada vez más preocupados por su alimentación. Un estilo de vida poco saludable y una mala nutrición han convertido a la obesidad en un problema social. Además, la adopción de una dieta con menos consumo de carne también es beneficioso para el planeta. El mundo de la inversión no podía quedarse al margen de esta tendencia. Cada vez existen más fondos de inversión que invierten en empresas de alimentación sostenible.

BNP Paribas Smart Food

Uno de los más conocidos es el BNP Paribas Smart Food. Este fondo del banco francés invierte al menos un 75% de sus activos en acciones de empresas que ejercen su actividad en la cadena de suministro de alimentos, pero que apuestan por procesos sostenibles. Es decir, compañías que respetan los principios de responsabilidad social y ambiental.

La cartera está formada por 50 empresas, aunque ninguna de ellas supera el 3% de la inversión. En primer lugar se sitúa Kerry Group, una empresa de alimentación ubicada en Tralee (Irlanda), con un 2,95% del capital. Esta compañía nació como una cooperativa del sector lácteo y actualmente emplea a 26.000 trabajadores y se dedica a la producción de ingredientes alimentarios.

Otras apuestas de este fondo son la empresa británica de restauración Compass Group —opera en España bajo el nombre de Eurest—, con un 2,80%; la maderera Rayonier, con un 2,78%; la empresa logística australiana Brambles, con un 2,71%; y la empresa de alimentación y bebida alemana Gea, con un 2,71%, según el folleto del fondo.

El fondo ha logrado una ganancia del 18,08% durante 2021. A lo largo de los últimos tres años, ha tenido una rentabilidad anualizada del 11,68%.

Así ha evolucionado la rentabilidad de este fondo en los últimos tres años:
BNP Paribas Food

Pictet Nutrition

Otro ejemplo en esta tendencia de la alimentación sostenible es Pictet Nutrition. Este fondo apuesta por empresas que contribuyen en la cadena de valor del sector de la nutrición. Un 40,73% del activo está invertido en el sector logístico y un 36,51% en el sector de la alimentación.

La cartera está formada por entre 50 y 80 acciones. Entre ellas, destacan la empresa fabricante de material agrícola Deere & Company (4,47%), la multinacional holandesa de nutrición DSM (4,31%), la estadounidense International Flavors & Fragrances (3,88) y la irlandesa Kerry Group (3,74%), según el folleto del fondo.

A lo largo del año, este fondo ha conseguido una rentabilidad del 13,81%. Si se echa la vista atrás, ha obtenido una ganancia del 11,70% anual en los últimos tres años.

Así ha evolucionado la rentabilidad de este fondo en los últimos tres años:
Pictet Nutrition