Nuevo impuesto a la banca: todo lo que debes saber y cómo te afecta

Nuevo impuesto a la banca: todo lo que debes saber y cómo te afecta

0
Me gusta
0
Comentar
Guardar
Compartir

El nuevo impuesto a la banca del Gobierno de España ha sido presentado este jueves en el Congreso. Ha habido tiras y aflojas entre el Ejecutivo y las entidades financieras, a quienes va dirigido esta nueva figura impositiva.

Repasamos los detalles del nuevo tributo: ¿cómo afectará a la banca?, ¿cuáles de sus actividades se verán gravadas?, ¿puede repercutirse en los clientes bancarios?

¿Qué significa este impuesto para la banca? 

Este nuevo impuesto se presenta junto con un impuesto a las empresas eléctricas después de que la economía se haya resentido, sobre todo con la invasión rusa de Ucrania y las altas tasas de inflación. Además, la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, comentó que la subida de tipos de interés de los bancos centrales tendrá un impacto positivo en los balances de los bancos y serán capaces de mejorar sus resultados empresariales. 

Asimismo, el Gobierno esgrime que la banca está exenta de IVA en la mayor parte de su actividad y sus transacciones carecen de fiscalidad, según apunta la Cadena SER.

La norma establecerá una tasa temporal que pretende recaudar alrededor de 1.500 millones de euros al año, en vigor hasta 2024. Esa cuantía afecta a tres parámetros escogidos por el Gobierno: ingresos de la banca por márgenes, intereses y comisiones bancarias. Estos afectarán solo a los bancos que ingresen más de 800 millones de euros en intereses y comisiones, dos realidades que aglutinan en torno al 80% de la facturación del sector. De esta forma, el radio de acción del impuesto llega a las grandes entidades (Banco Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell y Bankinter) y a algunas entidades medianas (Ibercaja, Unicaja, Kutxabank o Cajamar). 

¿Cuáles son las actividades de la banca que se gravarán?

El impuesto se basará en el modelo de Francia, país que creó una figura tributaria para la banca en 2011, durante la recuperación de la crisis financiera. Grava a los bancos por su volumen (capital del que disponen las entidades para ser solventes) y por su salario (volumen total de salarios para medir su actividad). 

  • Los márgenes brutos de la banca: aportaron a las entidades financieras más de 84.000 millones en ingresos, un incremento del 2,02% en 2021 frente al año anterior.
  • Los ingresos por intereses, que subieron el año pasado un 1,2%.
  • Las comisiones bancarias, que ascendieron un 6,42% el pasado año y aportaron a las arcas de los bancos ingresos de 21.043 millones de euros. 

Gravará al 4,8% el margen de los intereses y las comisiones que cobran las entidades financieras. Es decir, se aplicará un tipo del 4,8% al margen de intermediación (la diferencia entre los intereses que cobra el banco a sus clientes y los que paga la entidad cuando recibe financiación). La misma fórmula afectará a las comisiones bancarias: se considerará el diferencial entre las pagadas y las cobradas. 

Quedan exentos los beneficios de los bancos, que no entran en este tributo. Algo que sí sucede con algunos países de la Unión Europea que cuentan con impuestos similares, aunque gravan los beneficios de manera simbólica (por ejemplo, en Portugal un 0,1% de los beneficios). 

¿Cuándo entratá en vigor?

El Gobierno prevé tramitarlo como proposición de ley a finales del verano para que pase después el proceso parlamentario. En esa etapa, se incorporarán cambios a propuesta de los grupos parlamentarios. Si los plazos avanzan puede tener luz verde a lo largo del otoño. 

Una vez eche a andar, la obligación de pago de los bancos nacerá el 1 de enero y deberán pagar ese margen de intermediación (4,8%) en septiembre, con un pago a cuenta en febrero (la referencia será el ejercicio anterior). 

¿Qué garantías hay de que la banca no traslade el impuesto a los clientes?

"Se dispone la prohibición expresa de no poder repercutir esta figura tributaria en el consumidor final. Además, se despliega una sanción y un control extraordinario de estos incumplimientos", ha mencionado Yolanda Diaz, vicepresidenta segunda del Gobierno, en una entrevista en RNE horas antes de que PSOE y Unidas Podemos registrasen la proposición en el Congreso. 

Una disposición de la norma recoge tajante que las entidades bancarias no podrán impactar el impuesto en los usuarios. El traslado de estos costes supondrá sanciones de hasta el 150% del importe repercutido, según plantea el texto elaborado por el Gobierno.

¿Cómo se controlará el cumplimiento del impuesto?

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y el Banco de España medirán las medias históricas de los tres parámetros para denunciar desviaciones no justificadas con las que los bancos pudieran trasladar a los clientes ese gravamen. Sin embargo, más allá de la vigilancia de estas entidades, quien aplicará las sanciones en casos de incumplimiento será la Agencia Tributaria, dependiente del Ministerio de Hacienda. 

0 ComentariosSé el primero en comentar
User