Como abrir una cuenta en el extranjero

Abrir una cuenta en el extranjero es una cuestión muy planteada por motivos diversos, especialmente si hablamos de cuentas que nos traigan cierta remuneración y rentabilidad (los intereses de las cuentas y depósitos suelen ser mayores fuera de España). Pero también por la operativa online, diversificar riesgo, garantías, coberturas, operar o hacer transacciones desde el extranjero.

Independientemente de cuál sea el motivo por el que te has planteado abrir una cuenta en el extranjero, te contamos todo lo que necesitas saber para llevarlo a cabo.

Qué debes tener en cuenta al abrir una cuenta en el extranjero

Hay varios factores que deberás tener en cuenta antes de iniciar el proceso de apertura de cuenta para evitar sustos o imprevistos.

  • Investiga el país: infórmate acerca de país en el que quieres abrir la cuenta. Puedes mirar la nota que tiene en rankings crediticios como Moody’s o Fitch. Además, piensa que las autoridades de ese país (FGD o Fondo de Garantía de Depósitos de Entidades de Crédito) protegerían el dinero en caso de que surgiese cualquier tipo de problema.
     
  • Revisa bien el banco a través de ratings, opiniones de clientes, noticias, trayectoria… Todo lo que puedas.
     
  • Comisiones y rentabilidades (de tenerlas): es fundamental investigar a fondo las comisiones de cada uno de los productos del banco, así como las rentabilidades (de tenerlas) en el caso de que sea una cuenta remunerada o un depósito.
     
  • Fiscalidad: asegúrate de que el banco extranjero no te aplique retenciones fiscales si vas a tributar por esa cuenta en España. Eso sí, si vas a vivir en ese país, tendrás que presentar el certificado de residencia fiscal en ese país, tal y como veremos más adelante.

Cómo abrir una cuenta en el extranjero: proceso estándar

Son muchos los bancos europeos o bancos digitales que ofrecen sus cuentas bancarias a “golpe de clic” desde nuestro país. Lógicamente, cada uno tiene su propio proceso, pero vamos a repasar el que suele ser el modelo estándar de la mayoría de ellos al abrir una cuenta en el extranjero.

  1. Accede a la página web o aplicación del banco elegido.
  2. Infórmate sobre la cuenta que quieres abrir e inicia su proceso de contratación.
  3. Normalmente, te ofrecerán un formulario que deberás rellenar con datos estándar tales como: nombre y apellidos, DNI, país de residencia, teléfono, etc. Según la entidad, se pedirán más o menos datos.
  4. Confirma tu identidad: dependiendo del banco se llevará a cabo de diferentes maneras, como videollamada, DNI escaneado, etc.
  5. Asocia una cuenta de tu país de residencia, en este caso España, suele ser el último de los pasos.

Es súper sencillo, por lo que el proceso no debería ser un hándicap para abrir una cuenta corriente o cuenta de ahorro en el extranjero.

Cómo abrir una cuenta en el extranjero con Raisin

Vamos ahora al caso concreto de Raisin. Raisin es una plataforma que nos permite comparar y contratar depósitos y cuentas de ahorro de toda Europa a partir de 1 € y totalmente gratis, por lo que es una muy buena opción de cara a elegir y abrir una cuenta bancaria en Europa si buscas sacarle rentabilidad.

Así es cómo se abre una cuenta en Europa con Raisin paso a paso:

  1. Abre tu Cuenta Raisin en Raisin Bank, yendo a su apartado de “hazte cliente”.
  2. Completa el registro.
  3. Verifica tu identidad a través de su App. Para ello te harán una videollamada: ten a mano tu DNI o pasaporte (con una validez de al menos 3 meses).
  4. Sube una prueba de tu residencia / domicilio con:
  • Extracto bancario con tu nombre y dirección
  • Factura de suministros (agua, luz, gas o teléfono fijo
  • Certificado de residencia fiscal expedido por la Agencia Tributaria.

¡Y listo! En este caso podrás elegir entre más de 70 depósitos y cuentas de ahorro de toda Europa.  Es decir, tener una cuenta en Raisin será la puerta de entrada a la apertura de otras muchas cuentas en el extranjero.

Por otra parte, aquí puedes ver los mejores depósitos del extranjero y echar un vistazo a nuestro escaparate de depósitos y cuentas bancarias remuneradas (muchos de ellos fuera de España), por si tu intención es abrirla como forma de inversión conservadora o con riesgo bajo.

 

Otros bancos para abrir cuenta en el extranjero

Dentro de Raisin, como decíamos, tienes la opción de contratar cuentas en Europa de muchísimas entidades distintas, pero aquí tienes otros ejemplos conocidos de bancos online o neobancos que te permiten abrir tanto cuentas corrientes como de ahorro fuera de nuestras fronteras.

Wise

Antes conocida como Transferwise, te permite hacer envíos de dinero, así como recibir pagos. En el caso de su “Cuenta Multidivisa” hablamos de una cuenta corriente multidivisa, gratuita y sin requisitos, con subcuentas de hasta 54 monedas distintas.

Su mayor ventaja reside en la posibilidad de hacer transferencias gratis en euros en la zona SEPA. No es un producto de ahorro.

Revolut

Revolut ofrece una cuenta corriente para particulares, gratuita, con pagos en divisa de hasta 1.000 euros al mes. Te permite retirar de manera gratuita hasta 200 euros al mes en cualquier cajero del mundo. Ideal si lo que buscas es una cuenta para operar físicamente en el país.

Nationale Nederlanden

En este caso, sí hablamos de una cuenta de ahorro 100% online que nos ofrece un 0,20% TAE sin cantidad máxima y sin comisiones.

Tributación de las cuentas en el extranjero

No estamos obligados a declarar a ningún organismo español nuestros depósitos o cuentas remuneradas en el extranjero, únicamente a Hacienda. Para esto existe el formulario 720, que únicamente deberemos cumplimentar si tenemos más de 50.000 euros en el extranjero, ya sea en:

  • Valores o seguros obtenidos o depositados fuera de España.
  • Cuentas y depósitos.
  • Bienes inmuebles y derechos sobre ellos, situados en el extranjero.

Eso sí, debes tener en cuenta que los bancos extranjeros (como los españoles) aplican una retención fiscal sobre los intereses que generen tus cuentas. De ahí que tengas cuidado con huir de la denominada "doble tributación". Tendrás que descargar un Certificado de Residencia Fiscal y hacérselo llegar al banco, para tributar únicamente en tu país de residencia.  

Tributar por el dinero que tenemos en el extranjero depende de diferentes factores, por lo que lo más recomendable si vamos a mover cantidades altas en cuentas fuera de España, es contar con un asesor financiero.