BNY Mellon IM - España
BNY Mellon IM - España
Renta variable global: ¿Podrían recibir un impulso de las telecos?
Espacio patrocinado

Renta variable global: ¿Podrían recibir un impulso de las telecos?

Me gusta
Comentar
Compartir

Tras una década de capa caída, las telecos europeas y británicas por fin empiezan a mostrar potencial como fuente de rentas, explica Jim Lydotes, subdirector de inversiones y responsable de renta variable con objetivo de generación de rentas en Newton Investment Management.

Ideas clave

  • Las telecos europeas no han sido un buen sitio para invertir en la última década
  • Sin embargo, unos precios al alza y un menor gasto de capital podrían mejorar la retribución de los accionistas
  • Por otra parte, los activos energéticos, cuyos precios están ligados a la inflación, siguen resultando atractivos

Las empresas de telecomunicaciones de Europa y Reino Unido no han sido un buen sitio para invertir en la última década, pero las perspectivas están empezando a mejorar. Es lo que opina Jim Lydotes, subdirector de inversiones y responsable de renta variable con objetivo de generación de rentas en Newton Investment Management.

Durante los últimos diez años, los consumidores han disfrutado de una situación óptima, ya que han podido usar cada vez más datos mientras sus facturas se iban reduciendo gradualmente, al menos en términos reales. El poder de fijación de precios de las telecos brilló por su ausencia en este tiempo.

Sin embargo, últimamente han cambiado dos cosas. Como explica Lydotes, "los precios por fin vuelven a subir –el hecho de que todos los demás sectores hayan subido precios en el actual entorno inflacionario ha permitido que las telecos también lo hagan–, algo fantástico cuando esas subidas van directas al margen".

Además, el sector está reduciendo su gasto de capital. "Aunque el despliegue del 5G aún no se ha completado, ya se han invertido grandes cantidades y es probable que la tendencia de gasto sea decreciente a partir de ahora", apunta el experto. Así que, por primera vez en diez años, el sector muestra una mayor disciplina de gasto.

"Esta situación, junto con el aumento de los ingresos asociado a las subidas de precios, ha creado un entorno muy favorable para este sector que, además, está ahora mismo entre los más baratos del mercado de renta variable".

Lydotes cree que, en Europa y Reino Unido, el sector de las telecomunicaciones podría repetir la historia que vivió el sector energético hace tres años. «Un sector que muestre una mayor disciplina de gasto, que use los mayores flujos de caja para reducir deuda y que mejore la retribución de los accionistas con dividendos más altos resulta muy atractivo, sobre todo para quienes invierten en infraestructuras con el objetivo de generar rentas».

Además, basándonos en el cambio que se ha producido en los sectores de tecnología y telecomunicaciones en los dos últimos años, parece que la tendencia de desaceleración del gasto de capital va para largo, lo que podría respaldar a las telecos durante varios años, añade Lydotes. Las oportunidades parecen concentrarse principalmente en Europa y Reino Unido porque, aunque estas tendencias también se observan en Estados Unidos, se dan a mucha menor escala.

Lydotes apunta a otro factor positivo para el sector europeo: el potencial de consolidación. "Francamente, es insostenible que un país del tamaño de Francia cuente con cuatro operadoras de telecomunicaciones –no nos entraría en la cabeza que California tuviese cuatro operadoras diferentes– por lo que esperamos que el sector viva un proceso de consolidación en los próximos años".

El regulador europeo parece estar cada vez más a favor. "Además", añade Lydotes, "la perspectiva de una consolidación a nivel europeo aún no se ha puesto en precio, pero nosotros pensamos que la pregunta no es si sucederá, sino cuándo lo hará".

La energía retiene su atractivo

Por otra parte, el sector energético, que ha ganado protagonismo desde que Rusia invadiese Ucrania en febrero de 2022, resulta cada vez más atractivo para el equipo de inversión en infraestructuras con objetivo de generación de rentas de Newton.

"Por energía, nos referimos a infraestructuras energéticas y empresas de procesado (mid-stream)", aclara Lydotes. "Los gasoductos están sujetos a contratos a muy largo plazo con empresas reguladas –que podríamos definir como contrapartes con una calidad crediticia grado de inversión y una solvencia equivalente a la del gobierno estadounidense– cuyos ingresos dependen más del volumen transportado que de los precios del petróleo o el gas natural licuado (GNL)".

Un aspecto crucial es que estos contratos están ligados a la inflación, por lo que, una vez que los gasoductos están operativos, los gastos corrientes son relativamente bajos, pero los ingresos pueden aumentar con la inflación.

La demanda de exportaciones de GNL de Estados Unidos a Europa se ha incrementado desde la invasión rusa de Ucrania.

"En nuestra opinión, existe la posibilidad de que las exportaciones estadounidenses de GNL se dupliquen en los próximos cinco años y, aunque las suaves temperaturas que hemos tenido en Europa este invierno han reducido la urgencia a corto plazo, creemos que, si el próximo invierno es más frío, la demanda volverá a aumenta", concluye.

1307552 Exp: 7 septiembre 2023

0 ComentariosSé el primero en comentar
User