Conforme nos acercamos a 2020, parece posible que se produzca una rotación en los mercados. Aunque la política de los bancos centrales sigue siendo expansiva en todo el mundo, existe el riesgo de que se hayan agotado en su mayor parte las rentabilidades de las empresas que se han erigido en las grandes beneficiarias. En atención a este hecho, los inversores podrían estar ya considerando hacia dónde se desplazarán los capitales y cómo a sus carteras un cambio en el liderazgo del mercado. Como siempre, las valoraciones y los rendimientos serán importantes. En este contexto, creemos que los mercados asiáticos ofrecen, en general, un crecimiento de los beneficios interesante con valoraciones más bajas que en muchos mercados desarrollados.

Estas valoraciones moderadas colocan a los inversores en disposición de conseguir rentabilidades razonables en la región en 2020, mientras los mercados desarrollados más allá de EE.UU. luchan para impulsar su crecimiento. Pero sigue siendo importante ser selectivos, ya que esperamos cierta rotación dentro de los mercados. En China, concretamente, podrían descender las rentabilidades de sectores populares como la tecnología y el consumo y aumentar en otras áreas.

Las reformas del sector empresarial y las dinámicas internas positivas pueden impulsar el crecimiento

Están surgiendo otras temáticas. Después de su reelección, el primer ministro indio Modi parece estar promoviendo un esfuerzo concertado para seguir reformando la economía; a este respecto, cabe citar la reciente decisión de rebajar el impuesto de sociedades. Estas medidas demuestran su voluntad de crear un entorno más favorable a las empresas.

Japón también está registrando un cambio profundo en cuanto a la organización de las empresas y la asignación del capital. Aunque las tasas generales de crecimiento podrían parecer anodinas, las empresas japonesas están convirtiéndose en ejemplos clásicos de autoayuda, ya que están restructurando sus carteras, desprendiéndose de negocios no rentables y gestionando activamente sus balances. Sin embargo, las dudas sobre la situación general de la demanda y la falta de inflación siguen lastrando las valoraciones.

Del mismo modo, en China el gobierno corporativo está evolucionando en paralelo a la apertura de los mercados de capitales. El consumo chino mantiene su fortaleza, aunque resulta interesante observar cómo las marcas locales están creciendo a mayor ritmo que las marcas internacionales en varias áreas, como la alimentación y los productos de lujo. De hecho, las marcas chinas de lujo podrían instalarse pronto en los mercados desarrollados, como hicieron las japonesas en la década de 1980, en respuesta al desplazamiento de la influencia mundial. Entretanto, las economías del sudeste asiático deberían beneficiarse del desarrollo económico de fondo, así como de las inversiones internacionales (p. ej., la Iniciativa Belt and Road).

La desaceleración supone un mayor riesgo para China que la deuda

El endeudamiento de China sigue muy presente para los inversores internacionales, pero este riesgo conviene contextualizarlo. Aunque el saldo por cuenta corriente de China ha pasado de ser excedentario a deficitario, ello se debe en parte a los cambios en la economía del país, que ha pasado de depender enormemente de las exportaciones a estar más equilibrada. Los hogares están más endeudados porque la gente se ha lanzado a comprar inmuebles, pero las empresas estatales han reducido la deuda y las medidas de las autoridades han contenido el crecimiento de los préstamos.

La debilidad del dólar podría sostener las rentabilidades

Un dólar estadounidense más débil en 2020 ayudará a sostener no solo el crecimiento subyacente y la liquidez, sino las rentabilidades para los inversores internacionales. Se ha llegado a pensar que los recortes del coeficiente de reservas obligatorias constituían un intento por parte de China de devaluar su moneda y aumentar la competitividad. Sin embargo, el deseo del país de consolidar el renminbi como moneda internacional sugiere que la estabilidad es una prioridad mayor a largo plazo. Entretanto, los mercados de deuda pública de Asia y los bonos high yield asiáticos son atractivos desde un punto de vista relativo por la combinación de rendimientos, crecimiento y cierta reducción del apalancamiento.

Conclusión

Cada vez somos más pesimistas sobre el dólar gracias a la política monetaria más expansiva en EE.UU. Todo parece indicar que la guerra comercial entre EE.UU. y China ha dejado de agravarse, pese a que va a costar alcanzar un acuerdo. Dado que Asia ha efectuado la transición hacia una economía más basada en el consumo, las tensiones comerciales deberían tener un impacto menor sobre el crecimiento subyacente de lo que muchos habían temido. Gracias a la gestión de los balances y la demanda subyacente, las empresas siguen teniendo margen para ofrecer un sólido crecimiento de los beneficios.

Por último, a medida que vayan perdiendo fuelle algunas de las fuerzas que han sostenido a los líderes del mercado durante los últimos años, podríamos ver una rotación hacia clases de activos y áreas del mercado con valoraciones más atractivas. No perder de vista los niveles de liquidez también podría ser más importante si comienzan a cambiar las favorables condiciones que han disfrutado los inversores durante los últimos tiempos. Quienes busquen rentabilidades en activos menos líquidos podrían encontrarse de repente con que se están perdiendo el atractivo intrínseco de las grandes empresas cotizadas de Asia, que ha estado oculto a la vista de todos.

 

Información legal importante
El valor de las inversiones y las rentas derivadas de ellas pueden bajar o subir y el inversor puede recibir menos de lo que invirtió inicialmente. Las rentabilidades pasadas no son un indicador fiable de los resultados futuros. Este documento tiene una finalidad exclusivamente informativa y está destinado exclusivamente a la persona o entidad a la que ha sido suministrado. Este documento no constituye una distribución, una oferta o una invitación para contratar los servicios de gestión de inversiones de Fidelity, o una oferta para comprar o vender o una invitación a una oferta de compra o venta de valores o productos de inversión. Fidelity no garantiza que los contenidos de este documento sean apropiados para su uso en todos los lugares o que las transacciones o servicios comentados estén disponibles o sean apropiados para su venta o uso en todas las jurisdicciones o países o por parte de todos los inversores o contrapartes. Se informa a los inversores de que las opiniones expresadas pueden no estar actualizadas y pueden haber sido tenidas ya en cuenta por Fidelity. Son válidas únicamente en la fecha indicada y están sujetas a cambio sin previo aviso. Este documento ha sido elaborado por Fidelity International. No puede reproducirse o difundirse a ninguna otra persona sin permiso expreso de Fidelity.
 
Esta comunicación no está dirigida a personas que se encuentren en los EE.UU. y no debe ser tenida en cuenta por dichas personas. Está dirigida exclusivamente a personas que residen en jurisdicciones donde los fondos correspondientes se hayan autorizado para su distribución o donde no se requiere dicha autorización. Todas las personas que accedan a la información lo harán por iniciativa propia y serán responsables de cumplir con las leyes y reglamentos nacionales aplicables, debiendo además consultar con sus asesores profesionales. Estos contenidos podrían contener materiales de terceros que son suministrados por empresas que no mantienen ningún vínculo accionarial con ninguna entidad de Fidelity (contenido de terceros). Fidelity no ha participado en la redacción, aprobación o revisión de estos materiales de terceros y no apoya o aprueba sus contenidos explícita o implícitamente.
 
Fidelity International es el nombre del grupo de empresas que forman la sociedad internacional de gestión de activos que ofrece productos y servicios en jurisdicciones específicas fuera de Norteamérica. Fidelity, Fidelity International, el logo de Fidelity International y el símbolo F son marcas registradas de FIL Limited. Fidelity sólo informa sobre sus productos y servicios y no ofrece consejos de inversión o recomendaciones basados en circunstancias personales. Recomendamos obtener información detallada antes de tomar cualquier decisión de inversión. Las inversiones deben realizarse exclusivamente teniendo en cuenta la información contenida en el folleto vigente y el documento de datos fundamentales para el inversor (DFI), que están disponibles gratuitamente junto con los informes anuales y semestrales más recientes a través de nuestros distribuidores y nuestro Centro Europeo de Atención al Cliente en Luxemburgo: FIL (Luxembourg) S.A. 2a, rue Albert Borschette BP 2174 L-1021 Luxemburgo o en esta misma página web. Fidelity Funds (“FF”) es una sociedad de inversión de capital variable (UCITS) con sede en Luxemburgo y diferentes clases de acciones. Publicado por FIL (Luxembourg) S.A., entidad autorizada y supervisada por la Comisión de Vigilancia del Sector Financiero de Luxemburgo (CSSF). CSS2749