Fidelity International
Fidelity International
Fidelity: Por qué es un buen momento para invertir en renta variable emergente

Fidelity: Por qué es un buen momento para invertir en renta variable emergente

3
Me gusta
0
Comentar
Guardar

La propagación de la covid-19 hizo mella en las bolsas de todo el mundo y aunque todavía tenemos mucho que aprender sobre el eventual impacto económico del virus, existen razones para mantener las inversiones y aprovechar además las nuevas oportunidades en los mercados emergentes.

En conjunto, estamos ante una oportunidad de compra

A medida que se propagaba la pandemia de COVID-19, las acciones de los mercados emergentes entraron rápidamente en zona de sobreventa. Esta clase de activos cotiza actualmente con un ratio precio-valor en libros de 1,2 veces, equiparable al de la crisis financiera mundial. Eso supone un descuento del 38% frente al MSCI World y un descuento del 59% frente al S&P 500*.

Obviamente, debemos reconocer que los beneficios de muchas empresas sufrirán un deterioro, pero el derrumbe de los mercados ha generado oportunidades para adquirir empresas líderes a precios atractivos. La clave reside en entender el balance y la capacidad para gestionar la cuenta de resultados en un entorno en el que la demanda se vio gravemente afectada.

Algunas de estas empresas saldrán reforzadas de la crisis. Son negocios que aumentarán su cuota de mercado y mejorarán su posicionamiento competitivo, mientras que los competidores caerán víctimas de factores exógenos. Las condiciones siguen siendo volátiles, pero las valoraciones sugieren que existe un gran potencial para conseguir rentabilidades atractivas a medio plazo. Además, los gestores activos han tenido la gran oportunidad de elevar la calidad de las carteras al acceder a empresas que anteriormente cotizaban con valoraciones más exigentes.

La vida después del confinamiento

La actividad se congeló en China cuando el país adoptó unas rigurosas medidas de confinamiento en enero de 2020. Sin embargo, la actividad está recuperando niveles más normales después del levantamiento de las restricciones. La “historia” de China hasta ahora nos ha demostrado que existe un camino hacia la recuperación. La demanda se ha recuperado en un amplio abanico de sectores, desde los bienes de consumo (como bebidas, alimentación y prendas deportivas) hasta los servicios (como seguros), pasando por las manufacturas, la industria y las materias primas.

Naturalmente, debemos reconocer que el coronavirus ha provocado una conmoción tanto en la oferta como en la demanda a la que China no es inmune, pero la búsqueda de determinados productos y servicios no ha desaparecido a causa de la pandemia. Algunos motores de crecimiento a largo plazo, como los cambios en los hábitos de consumo, la urbanización, el desarrollo de los servicios financieros y el auge continuo de las tecnologías de última generación (5G, inteligencia artificial, digitalización), permanecen intactos.

Las ventajas de un universo variado

Los inversores en los mercados emergentes mundiales pueden escoger entre multitud de empresas con sólidas credenciales de crecimiento. A corto plazo, pueden sentirse atraídos por mercados concretos, pero en esta volátil clase de activos los gestores de fondos internacionales pueden invertir en valores de diferentes sectores y países para garantizar la diversificación y reducir el riesgo de verse afectados por un suceso individual. Dentro de estos sucesos individuales cabe cualquier cosa, desde deficiencias de gobierno corporativo hasta factores de naturaleza más exógena como los riesgos geopolíticos, que pueden lastrar la visión de todo un mercado. Cuando surgen, dichos riesgos pueden evaluarse a escala de empresas o sectores, pero la capacidad para alejarse de esas amenazas y abrazar las oportunidades se mejora con un mandato más amplio. Del mismo modo, se puede conseguir una mayor eficacia a la hora de recoger beneficios cuando algunas áreas del mercado se vuelven demasiado caras y redistribuirlos en áreas atractivas, o adaptar la exposición a áreas más cíclicas del mercado a la vista del entorno imperante. Para los inversores, un mandato internacional puede ejecutarse con mayor facilidad y evitar las trampas en las que se caen cuando se juega con los tiempos del mercado.

Las fuerzas transformadoras aceleran el crecimiento

El auge de Internet y los constantes avances tecnológicos han sido fuerzas cada vez más importantes en los mercados emergentes durante los últimos años, y prueba de ello es la evolución del índice. A día de hoy, algunas de las empresas de comercio electrónico, juegos, redes sociales y fabricación de equipos electrónicos más grandes tienen su sede en países en desarrollo.

El confinamiento ha acelerado la demanda de diversos servicios y la experiencia de China lo demuestra: trabajar desde casa ha acrecentado la necesidad de servicios en la nube (en fase embrionaria y listos para la expansión), el uso del teléfono móvil se disparó hasta más de cinco horas al día y el tiempo de juego en los títulos de Tencent (como Honour of Kings y Game for Peace) multiplicó entre dos y tres veces la tasa mensual anterior. Aunque estos ejemplos se centran en China, en un plano más general a las empresas con una propuesta sólida en Internet les ha ido mejor durante los últimos meses. Resulta adecuado suponer que las medidas de distanciamiento social se aplicarán en muchos países durante algún tiempo, aunque serán diferentes y graduales. A corto plazo, este hecho puede estimular aún más la demanda de ciertos servicios. Más allá de esto, surgirán algunos cambios permanentes o cuasipermanentes en la sociedad y los hábitos de consumo. La salud, el estilo de vida y la planificación financiera son áreas que merecen consideración. Ante la enorme base de consumidores que existe en el mundo en desarrollo, las empresas de éxito pueden disfrutar de un rápido crecimiento que puede generar rentabilidades superiores a la media para los inversores.

Fuente: Fidelity International, Research Notes, 19 de marzo de 2020; datos de la app Annie a 19 de marzo de 2020.

Cuando se piensa en la importancia de las políticas de las autoridades, conviene adoptar una perspectiva mundial

Los países con cuentas públicas capaces de sostener sus economías indefectiblemente saldrán más rápido de la inminente recesión.

Hemos visto cómo en los mercados emergentes de todo el mundo los gobiernos se comprometían a apoyar sus economías internas. Estas medidas se han sumado a movimientos contundentes de los bancos centrales allí donde los tipos reales más altos han dejado a las autoridades margen para reducir los tipos. En los mercados emergentes, las políticas internas son solo una pieza del puzle, ya que la política monetaria y los estímulos de China y EE.UU. influirán en estas economías. La inversión en infraestructuras impulsará la demanda de materias primas y la depreciación de las monedas mejorará la competitividad de los exportadores, lo que significa que algunas de las economías más grandes de la región están muy expuestas a la recuperación de EE.UU. y China.

Observaciones finales

La volatilidad ha sido elevada y la dislocación de las cotizaciones muy acusada y amplia. De cara al futuro, una postura activa basada en los fundamentales ha acrecentado aún más su importancia en esta nueva era.

Principales características de nuestras capacidades en los mercados emergentes

- Los gestores de fondos se apoyan en las competencias del equipo interno de analistas de renta variable emergente de Fidelity.

- El énfasis constante en la selección de valores con enfoque ascendente se sustenta en el acceso amplio a las empresas, la presencia local y el dominio de los idiomas.

- La búsqueda de la calidad es el pilar de la filosofía de inversión y trata de reducir el riesgo de pérdida permanente del capital.

- Los miembros de los equipos de renta variable emergente y renta fija emergente comparten espacio, lo que refuerza aún más nuestro riguroso enfoque de inversión.

- Gestión verdaderamente activa que se sustenta en controles independientes del riesgo.

INFORMACIÓN LEGAL IMPORTANTE
El valor de las inversiones y las rentas derivadas de ellas pueden bajar o subir y el inversor puede recibir menos de lo que invirtió inicialmente. Las rentabilidades pasadas no son un indicador fiable de los resultados futuros. Este documento tiene una finalidad exclusivamente informativa y está destinado exclusivamente a la persona o entidad a la que ha sido suministrado. Este documento no constituye una distribución, una oferta o una invitación para contratar los servicios de gestión de inversiones de Fidelity, o una oferta para comprar o vender o una invitación a una oferta de compra o venta de valores o productos de inversión. Fidelity no garantiza que los contenidos de este documento sean apropiados para su uso en todos los lugares o que las transacciones o servicios comentados estén disponibles o sean apropiados para su venta o uso en todas las jurisdicciones o países o por parte de todos los inversores o contrapartes. Se informa a los inversores de que las opiniones expresadas pueden no estar actualizadas y pueden haber sido tenidas ya en cuenta por Fidelity. Son válidas únicamente en la fecha indicada y están sujetas a cambio sin previo aviso. Este documento ha sido elaborado por Fidelity International. No puede reproducirse o difundirse a ninguna otra persona sin permiso expreso de Fidelity. Esta comunicación no está dirigida a personas que se encuentren en los EE.UU. y no debe ser tenida en cuenta por dichas personas. Está dirigida exclusivamente a personas que residen en jurisdicciones donde los fondos correspondientes se hayan autorizado para su distribución o donde no se requiere dicha autorización. Todas las personas que accedan a la información lo harán por iniciativa propia y serán responsables de cumplir con las leyes y reglamentos nacionales aplicables, debiendo además consultar con sus asesores profesionales. Estos contenidos podrían contener materiales de terceros que son suministrados por empresas que no mantienen ningún vínculo accionarial con ninguna entidad de Fidelity (contenido de terceros). Fidelity no ha participado en la redacción, aprobación o revisión de estos materiales de terceros y no apoya o aprueba sus contenidos explícita o implícitamente. Fidelity International es el nombre del grupo de empresas que forman la sociedad internacional de gestión de activos que ofrece productos y servicios en jurisdicciones específicas fuera de Norteamérica. Fidelity, Fidelity International, el logo de Fidelity International y el símbolo F son marcas registradas de FIL Limited. Fidelity sólo informa sobre sus productos y servicios y no ofrece consejos de inversión o recomendaciones basados en circunstancias personales. Recomendamos obtener información detallada antes de tomar cualquier decisión de inversión. Las inversiones deben realizarse exclusivamente teniendo en cuenta la información contenida en el folleto vigente y el documento de datos fundamentales para el inversor (DFI), que están disponibles gratuitamente junto con los informes anuales y semestrales más recientes a través de nuestros distribuidores y nuestro Centro Europeo de Atención al Cliente en Luxemburgo: FIL (Luxembourg) S.A. 2a, rue Albert Borschette BP 2174 L-1021 Luxemburgo o en esta misma página web. Fidelity Funds (“FF”) es una sociedad de inversión de capital variable (UCITS) con sede en Luxemburgo y diferentes clases de acciones.Publicado por FIL (Luxembourg) S.A., entidad autorizada y supervisada por la Comisión de Vigilancia del Sector Financiero de Luxemburgo (CSSF). 20ES0113 / GEMS1404
0 ComentariosSé el primero en comentar
User