Mutuactivos
Mutuactivos
Compramos activos de calidad a buenos precios

Compramos activos de calidad a buenos precios

0
Me gusta
0
Comentar
Guardar

Marzo ha sido un mes francamente malo para los mercados financieros. La difusión global del Covid-19 y el temor al efecto económico de la paralización de la actividad han provocado una fuerte corrección en todos los mercados (el índice MSCI World en euros ha caído un 20% en este mes). Dicho retroceso se aceleró, probablemente, por las ventas forzadas de los inversores apalancados ante el repunte de la volatilidad y debido a que las valoraciones de las que partían la mayor parte de los activos de riesgo eran muy elevadas y basadas en un escenario ideal que ha quedado destruido.

Las caídas afectaron a todos los activos, incluyendo los considerados refugio (el bono alemán, el estadounidense) y los de riesgo más bajo, como la deuda de alta calidad crediticia (“investment grade”, -4,6% en Europa), que sufrió la caída ajustada por riesgo más aguda de su historia.

Los últimos datos apuntan a un aplanamiento de las curvas de contagios en Europa, lo que, junto con la aplicación de medidas de confinamiento en Estados Unidos, Reino Unido y Rusia, debería llevar al control de la enfermedad a lo largo del mes de abril. La mayor visibilidad, la violencia de la corrección sufrida hasta el momento y la contundencia de las medidas tomadas por gobiernos y bancos centrales llevaron a fuertes rebotes de las bolsas y de los mercados de renta fija a finales del mes pasado.

La volatilidad del S&P 500 ha caído, desde 86 hasta 57 puntos a final de marzo y hasta 44 puntos al cierre del 6 de abril, y empieza a haber más liquidez en los mercados de crédito. Además, los diferenciales de crédito, tanto de la deuda de alta calificación crediticia como la de “high yield”, están empezando a mejorar y hay compañías que están saliendo a emitir deuda sin problemas. Los activos “refugio”, como la deuda gubernamental o el oro, vuelven a comportarse de manera racional. Normalmente, ese tipo de activos suben en precio cuando los de riesgo corrigen, ya que los inversores venden miedo y compran tranquilidad. Sin embargo, al haberse producido un desapalancamiento tan masivo, en una primera fase caían de manera simultánea las bolsas, así como el oro y la deuda gubernamental. El oro ya sube y la deuda se ha estabilizado.

Dado que, en previsión de un recorte en los mercados, en Mutuactivos manteníamos altos niveles de liquidez en todas las carteras, hemos podido aprovechar estas caídas para comprar activos de calidad a buenos precios. En todo caso, dada la situación de incertidumbre y por prudencia, seguimos manteniendo todavía altos niveles de caja en todos los productos abiertos.

En renta fija hemos concentrado las compras en deuda corporativa de alta calidad crediticia, aprovechando la prima de las nuevas emisiones de deuda que empezaron a salir al mercado desde mediados de marzo. También hemos aprovechado, de manera más puntual, algunas oportunidades en deuda subordinada e híbridos corporativos.

En renta variable, seguimos analizando las carteras compañía por compañía, centrándonos en la fortaleza de los balances y la estabilidad de los cash flows y sustituyendo fragilidad por solidez. Hemos vendido empresas como Renault, Gestamp, Viscofán, M&G y British Land y comprado compañías como Red Eléctrica, Enagas, ASML, Amadeus y Endesa.

0 ComentariosSé el primero en comentar
User