No hay gestor de patrimonios que no siga la bolsa americana, aunque sea de perfil. Wall Street es, sin duda, el mercado financiero más seguido a nivel mundial y que marca numerosas estrategias de las grandes fortunas... y de las no tan grandes. Acercarse a este mercado es ahora una tarea muy sencilla y barata, al alcance de pequeños y grandes inversores, a través de un fondo de inversión. En Mutuactivos cuentan con un producto vinculado a uno de sus principales índices bursátiles, el Dow Jones de valores industriales: Mutuafondo Renta Variable Estados Unidos, cuyas ganancias acumuladas desde enero superan este año el 12%. 

 

El vehículo, lanzado en enero de 2020, ha aprovechado en su año y medio de vida la buena marcha del Dow Jones, índice al que replica mediante gestión pasiva. En el 125 aniversario del indicador que celebramos justo en estos días (el Dow se creó el 26 de mayo de 1896), el fondo de Mutuactivos registra unas ganancias del 26% en los últimos 12 meses.

 

Mutuafondo Renta Variable Estados Unidos es un vehículo de gestión pasiva de fácil contratación y con la menor comisión de los que se comercializan en España. El fondo, apto para cualquier tipo de inversor ya que se puede suscribir con una inversión mínima de 10 euros, invierte más del 90% de su patrimonio en renta variable americana de alta capitalización, de manera directa, a través de acciones, o indirecta, mediante derivados. Aunque el valor liquidativo está definido en euros, la mayor parte de la cartera está invertida en activos denominados en dólares, por lo que la rentabilidad en euros del inversor dependerá de la fluctuación de esta divisa. El resto de la cartera está invertida en activos monetarios de alta calidad y liquidez.

 

La gestora lanzó este fondo al mercado el año pasado como alternativa para todos aquellos clientes que deseaban invertir de forma global en el mercado americano. Con este vehículo, Mutuactivos da acceso de forma sencilla al pequeño inversor al universo de la renta variable estadounidense, a un coste muy reducido, en las dos clases en las que se comercializa: las clases D y L, con comisiones de gestión del 0,25 y del 0,10%, respectivamente. La clase D es apta para cualquier tipo de inversor, mientras que la clase L está reservada a clientes con carteras gestionadas, contrapartes elegibles y contratos de asesoramiento con cobro explícito, así como a otras instituciones de inversión colectiva.