Mutuactivos
Mutuactivos
Tensión electoral en Estados Unidos

Tensión electoral en Estados Unidos

0
Me gusta
0
Comentar
Guardar

La tensión preelectoral sigue al alza en Estados Unidos y, en consecuencia, en los mercados financieros que continúan cotizando incertidumbre por esta vía. La campaña se ha enrarecido tras la muerte de Ruth Bader Ginsburg, juez progresista del Tribunal Supremo de Estados Unidos que Trump quiere sustituir sin esperar a los comicios, lo que dificulta la aprobación del previsto plan fiscal hasta después de las elecciones (aunque recientemente ha habido avances bastante positivos).

Trump ya ha nombrado a una candidata muy conservadora, que, de ser confirmada en el puesto, llevaría a una mayoría republicana de 6 a 3 en el Supremo que podría durar generaciones al ser puestos de por vida. A ello se une, además, la noticia sobre el impago de impuestos por parte de Trump en 10 de los últimos 15 años por perder más dinero que el que ganó.

La tensión está al rojo vivo entre los dos candidatos que afrontarán diversos debates televisivos en las próximas semanas y en los que darán a conocer sus posturas sobre temas controvertidos como el Tribunal Supremo, el racismo y la violencia en las ciudades.

Varios escenarios a la vista

En las elecciones del próximo 3 de noviembre se elegirá la composición de un tercio del Senado (dos senadores por estado). En la actualidad, está integrado por 53 republicanos y 47 demócratas, por lo que la mayoría podría cambiar con facilidad. La constitución de los 435 miembros del Congreso es proporcional en función de la población y la elección del presidente de Estados Unidos. Por tanto, hay varios escenarios posibles.

Si gana Trump, tendremos más de lo mismo, aunque como los presidentes suelen elegir su segundo mandato para aprobar medidas menos populares al no temer ya unas nuevas elecciones, es difícil saber qué esperar.

En caso de que gane Biden con las cámaras demócratas (ola azul), podría impulsar todas las medidas que ha propuesto. Aquí resumimos algunos de los cambios que podrían llegar en ese caso y que son relevantes para los inversores:

• Mayores impuestos: Biden ha prometido revertir la mitad de la bajada del impuesto de sociedades que aprobó Trump, lo que supondría subirlo al 28%. Pero también elevar las cotizaciones a la Seguridad Social para salarios superiores a 400 000 dólares. También elevaría el tipo máximo del impuesto de la renta al 39,6% (Trump lo bajó al 37%).

No obstante, como al mismo tiempo está proponiendo un super plan de inversión en renovables, si el gasto sobrepasa el incremento de los impuestos, el efecto “teórico” sobre el mundo corporativo podría ser, a corto plazo, bastante neutral. Las empresas que se dedican a energías verdes se beneficiarían del Green New Deal de Biden, puesto que pretende que Estados Unidos tenga emisiones cero en 2050 y realice una inversión histórica en energía limpia, investigación e innovación climática e incentive el uso rápido de innovaciones de energía limpia en toda la economía, especialmente en las comunidades más afectadas por el cambio climático.

• Probablemente un gobierno demócrata eleve el salario mínimo y mejore la protección de los “falsos autónomos”, como los conductores de Uber o los ciclistas de las empresas de reparto.

• El sector que, potencialmente, más impactado saldría sería el tecnológico, ya que los demócratas han mostrado su intención de incrementar la regulación de los gigantes del sector, barajando incluso su ruptura forzosa en varias empresas.

0 ComentariosSé el primero en comentar
User