Las ciudades son cada vez más influyentes en  los países, y su éxito está determinado por la innovación, la eficiencia y la agrupación de diferentes industrias. ¿Cómo afecta esta nueva tendencia a los inversores?

Cada vez más, el enfoque económico mundial se está desplazando hacia las ciudades, dejando en un segundo plano a los países. El motivo es que las ciudades son eficientes y la producción económica que se obtiene de ellas es mayor que la de los países. 

La urbanización está transformando las ciudades, impulsada por las innovaciones tecnológicas y el intercambio de nuevas ideas, a medida que las industrias se agrupan cada vez más. Además, según un estudio realizado por la Universidad de Oxford, el 90% de la población mundial vivirá en ciudades a finales de siglo. Sin duda,  se trata de una tendencia a largo plazo que ofrece una oportunidad de crecimiento para los inversores. 

1. La urbanización crea riqueza

Tres de los países más ricos del mundo (medidos por el PIB per cápita) son Qatar, Luxemburgo y Singapur. En cada uno de estos tres países, más del 90% de la población vive en ciudades, según las cifras de 2018 del CIA World Factbook.

En cambio, en República Centroafricana, la República Democrática del Congo y Burundi (tres de los países más pobres del mundo), el porcentaje de la población que vive en zonas urbanas (es decir, las tasas de urbanización) es del 41,4%, 44,5% y 13% respectivamente, según las cifras para 2018 del CIA World Factbook.

Si se compara la riqueza de los países de África con sus niveles de urbanización, podemos observar cómo a mayor urbanización, mayor crecimiento económico. En este sentido, existe una correlación directa entre las ciudades y la creación de riqueza. La urbanización crea eficiencias que atraen a empresas y personas, debido a las oportunidades de empleo. A su vez, fomenta la creación de negocios debido a la existencia una mayor cantidad de talento disponible. Ese talento ayuda a los negocios a crecer, innovar y atraer más talento. En resumen, se trata del poder de la urbanización.

2. El ritmo de urbanización se está acelerando

La urbanización no es nada nuevo. Desde la Revolución Industrial, las personas se han mudado a las ciudades en buscar de mayores oportunidades laborales. Sin embargo, el ritmo de crecimiento se está acelerando y las tasas de urbanización en países como China están aumentando exponencialmente.

En 1950, sólo el 30% de la población mundial vivía en ciudades, según las Naciones Unidas (ONU). Se espera que para el año 2035 esa cifra se incremente hasta el 63%. Sarah Harper, experta en población y demografía de la Universidad de Oxford, ha estimado que el 90% viviremos en ciudades a finales de siglo, lo que ilustra la tendencia alcista a largo plazo de la urbanización.

Las ciudades son la forma más eficiente para que los seres humanos vivan y esta eficiencia crea riqueza. Como invesores en ciudades globales, buscamos determinar dónde está la innovación, ya que es una forma de saber dónde se está fomentando la creación de nuevos puestos de trabajo y, en consecuencia, más inversión en la ciudad.

3. Los beneficios de la concentración de negocios

Una de las principales ventajas de una ciudad es la posibilidad de que diferentes negocios se ubiquen cerca uno del otro. Esto se conoce como "clustering" y es un componente esencial para el éxito de muchas empresas hoy en día, ya que aumenta la eficiencia y permite a las empresas trabajar juntas e intercambiar ideas.

Las ciudades tienden a albergar diferentes grupos de industrias. Por ejemplo, Los Ángeles es un centro para la industria del entretenimiento, Boston es un centro para la investigación médica y Singapur es un centro para la industria financiera

4. ¿Por qué no todas las ciudades tienen éxito?

La ciudad estadounidense de Detroit ha sido durante mucho tiempo ejemplo de las ciudades en declive. Muy dependiente de la industria automovilística, la ciudad ha estado en declive durante las últimas décadas tras la 'fuga' masiva de fábricas de automóviles hacia las afueras. Esta situación se debe, en parte, a la incapacidad que ha tenido para adaptarse al cambio económico-industrial que está experimentando el sector. 

La innovación es una de las claves del éxito de una ciudad. El número de patentes presentadas por las ciudades actúa como un barómetro efectivo: aquellas que presentan un número mayor (como San Francisco y San José) son ciudades exitosas y las que presentan un número (como Detroit) están en decadencia. La innovación crea puestos de trabajo, atrae talento y más inversiones para la ciudad.

El potencial de crecimiento a largo plazo que puede lograrse invirtiendo en las ciudades es enorme y se trata de una tendencia a largo plazo que durará décadas. 

5. Universidades: fuente de éxito para la ciudad

Las universidades son un componente esencial para el éxito de una ciudad. Una universidad proporciona una energía vital en términos de innovación y talento. Las 20 mejores universidades del mundo están ubicadas en ciudades de éxito y en centros de innovación clave como Nueva York, Boston, Londres, Pekín y Singapur.

Es aquí donde se está produciendo la innovación. Por ello, es más probable que un activo que se encuentre invertido en una de estas ciudades se revalorice más que otro que se encuentra en una ciudad sin universidad. 

¿Cómo invertir en las ciudades globales?

El Schroder ISF Global Cities Real Estate tiene como objetivo proporcionar retornos a largo plazo invirtiendo en las compañías que poseen los mejores bienes raíces en las ciudades globales. Las características clave que reúnen estas urbes son: infraestructuras fuertes; universidades de prestigio, economías diversificadas; mano de obra cualificada, calidad de vida y oferta cultural. Invertir en bienes raíces dentro de estas ciudades ofrece exposición a una amplia gama de sectores y acceso a economías que se espera que superen los crecimientos medios nacionales.  El fondo, lanzado en 2005, ofrece exposición al mercado inmobiliario global de forma inmediata con la liquidez propia de los fondos de inversión y con unos costes de transacción más bajos en comparación con la inversión directa en activos inmobiliarios físicos.

Información Importante      
Las opiniones expresadas aquí son las de
Tom Walker, Co-Head of Global Real Estate Securities, de Schroders y no representan necesariamente las opiniones declaradas o reflejadas en las Comunicaciones, Estrategias o Fondos de Schroders. Este documento tiene fines informativos exclusivamente y no se considera material promocional de ningún tipo. La información aquí contenida no se entiende como oferta o solicitud de compra o venta de ningún valor o instrumento afín en este documento. No se debe depositar su confianza en las opiniones e información recogidas en el documento a la hora de tomar decisiones de inversión y/o estratégicas. La información aquí contenida se considera fiable, pero Schroders no garantiza su integridad ni su exactitud. La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original invertido. Las previsiones están sujetas a un alto nivel de incertidumbre sobre los factores económicos y de mercado futuros que pueden afectar a los resultados futuros reales.  Las previsiones recogidas en el documento son el resultado de modelos estadísticos basados en una serie de supuestos. Las previsiones se ofrecen con fines informativos a fecha de hoy. Nuestros supuestos pueden variar sustancialmente en función de los cambios que puedan producirse en los supuestos subyacentes, por ejemplo, a medida que cambien las condiciones económicas y del mercado. No asumimos ninguna obligación de informarle de las actualizaciones o cambios en estos datos conforme cambien los supuestos, las condiciones económicas y del mercado, los modelos u otros aspectos. Publicado por Schroder Investment Management (Europe) S.A., Sucursal en España, c/ Pinar 7 – 4ª planta.28006 Madrid – España.