Schroders
Schroders
¿Nos debería preocupar el invierno para la economía y los mercados?

¿Nos debería preocupar el invierno para la economía y los mercados?

3
Me gusta
0
Comentar
Guardar

2020 ha sido un año caótico. La propagación del coronavirus, los confinamientos y su impacto en la economía global han creado una espiral de incertidumbre. Como resultado, los mercados bursátiles han entrado en una montaña rusa de volatilidad. Entrados ya en invierno y con los países europeos batallando con una nueva ola de coronavirus, ¿qué podemos esperar de las perspectivas económicas para el nuevo año?

1. El virus

Para dar sentido a los datos de esta nueva ola de contagios, hay tres factores importantes a tener en cuenta: casos, ingresos hospitalarios y mortalidad.

Los casos reportados cada semana en Reino Unido, Francia y España están excediendo los niveles máximos de la primavera, aunque la tasa de mortalidad no es tan alta como antes. Algunos dicen que es porque el virus se ha vuelto menos peligroso. No vemos ninguna evidencia de que ese sea el caso. Sin embargo, sí es cierto que los hospitales están mejor preparados ahora para tratar a las personas con el virus.

Por otro lado, según los datos, estamos viendo claras evidencias de que la gente está respetando los confinamientos locales. Al mismo tiempo, los datos de tráfico muestran que los ciudadanos todavía van a trabajar. Así que, está claro que están cumpliendo con las medidas, pero tratando de mantener la actividad económica.

2. La economía

El crecimiento mundial ha sufrido un duro golpe durante la pandemia, ya que los países se vieron obligados a cerrar, al igual que las empresas.  Sin embargo, la economía mundial se ha recuperado con más fuerza de lo esperado. El equipo económico de Schroders recientemente mejoró sus previsiones de crecimiento global para 2020 a -4,6% desde -5,4%.

En este sentido, hemos visto una recuperación bastante fuerte en el segundo trimestre y la mayor parte del tercero, pero los indicadores principales están empezando a perder impulso.

Los datos sugieren que algunas partes de la economía de los EE.UU. se han recuperado mejor de lo esperado, por lo que existe la posibilidad de una pequeña mejora del crecimiento en ese país. Sin embargo, el virus se ha estado propagando, una vez más, por Europa y Reino Unido, por lo que puede que veamos nuevas rebajas de las expectativas respecto  a esas zonas geográficas.

China, donde se inició la pandemia de Covid-19, ha experimentado una buena racha en términos de recuperación, pero ha ido perdiendo impulso, una situación similar a la que estamos viendo en otras partes del mundo. Los datos sugieren que las áreas que han recibido mayores estímulos son las que han tenido un mejor desempeño, como la producción industrial y las exportaciones. Sin embargo, la cautela todavía prima en la economía doméstica china. El gasto de los hogares, por ejemplo, sigue siendo negativo en términos interanuales, al igual que las importaciones.

3.Mercados bursátiles

Los mercados bursátiles han vivido una verdadera montaña rusa en los últimos meses. La caída récord de marzo, cuando el Covid-19 se propagó, fue seguida por una rápida recuperación igualmente importante.

En marzo, las principales economías (Reino Unido, EE.UU., Europa -ex Reino Unido-, Japón y los mercados emergentes) parecían ofrecer buenas oportunidades potenciales en cualquiera de las medidas de valoración que utilizamos. Por desgracia, actualmente casi todas estas medidas de valoración se encuentran en un territorio bastante caro tras las fuertes subidas que hemos visto.

Por ejemplo, el mercado de Estados Unidos está caro, una situación que se repite desde hace años. Sin embargo, la tendencia se ha acelerado a medida que el mercado estadounidense se ha fortalecido. Pero también es donde el crecimiento ha sido más fuerte. Los precios han subido mucho, pero en realidad se debe a que las empresas han tenido un muy buen comportamiento, como es el caso de las grandes tecnológicas.

Creemos que los mercados han anticipado en los últimos seis meses parte de los retornos que se podría esperar obtener en los próximos años. Sus valoraciones indican que podemos esperar un periodo de retornos por debajo de la media.  
Como conclusión, aunque las acciones parecen caras si las miramos de forma aislada, cuando se considera en el universo de inversión más amplio, en realidad no se ven tan mal.

El dinero en efectivo en tu cuenta bancaria te da cerca de un 0%. Los rendimientos de los bonos del gobierno, también se acercan al 0%. Lo que cuenta a favor de las acciones es que aún tenemos bancos centrales y gobiernos que son muy acomodativos en cuanto a la política monetaria y fiscal. Por tanto, son la opción de inversión con mayor potencial. 

Información importante: Los puntos de vista y opiniones aquí contenidos son los de David Brett, redactor financiero de Schroders, y no necesariamente representan puntos de vista expresados o reflejados en otras comunicaciones, estrategias o fondos de Schroders. Este material tiene la intención de ser sólo para fines informativos y no tiene la intención de ser material promocional en ningún sentido. El material no pretende ser una oferta o solicitud de compra o venta de ningún instrumento financiero. El material no tiene la intención de proporcionar y no se debe confiar en él para la contabilidad, asesoramiento jurídico o fiscal, o recomendaciones de inversión. No se debe confiar en las opiniones y la información de este documento cuando se toman decisiones individuales de inversión y/o estratégicas. Las rentabilidades pasadas no son una guía para las rentabilidades futuras y es posible que no se repitan. El valor de las inversiones y los ingresos de las mismas pueden disminuir o aumentar, y los inversores pueden no recuperar las cantidades invertidas originalmente. Todas las inversiones implican riesgos, incluido el riesgo de una posible pérdida de capital. Se cree que la información aquí contenida es fiable, pero Schroders no garantiza su integridad o exactitud. No se debe confiar en las opiniones y la información de este documento cuando se toman decisiones individuales de inversión y/o estratégicas. Los dictámenes de este documento incluyen algunos pronósticos. Creemos que estamos basando nuestras expectativas y creencias en suposiciones razonables dentro de los límites de lo que sabemos actualmente. Sin embargo, no hay garantía de que se vayan a realizar previsiones u opiniones. Estos puntos de vista y opiniones pueden cambiar.

0 ComentariosSé el primero en comentar
User