El oro, el dólar, las acciones 'defensivas' como compañías de servicios públicos y farmacéuticas, los bonos del gobierno... Todos tienen en común que en tiempos de incertidumbre económica suelen considerarse activos refugio para los inversores. 

Antes del Bréxit, los inversores ya se mostraban cautos y habían estado refugiándose en estos activos, pero el resultado del referendum ha aumentado sus dudas, hasta formar un amplio abánico de incertidumbres. ¿Qué temen los inversores?: 

- Recesión en Reino Unido

- Ralentización en la economía europea y en la global

- Ruptura de la Unión Europea

- Aumento del riesgo político global

No hay dudas de que todos estos escenarios son técnicamente posibles, pero al apostar por activos tradicionales con tanta vehemencia los inversores están pagando un precio muy alto por la protección. Dos ejemplos: 

- En Reino Unido, si quieres poner dinero en un bono del gobierno a 10 años, te pagarán sólo 79 peniques al año por cada 100 libras que inviertas. 

- En Alemania, los inversores ya pagan al gobierno alemán por poseer sus bonos. El bono a 10 años ofrece un rendimiento negativo del -0,2%. 

Estamos ahora mismo en el segundo mayor mercado alcista de la historia y las ganancias se han dado sobre todo en acciones defensivas, que les ha llevado a niveles posiblemente sobrevalorados. Las acciones de Unilever, por ejemplo, cotizan a 22 veces los beneficios y las de Reckitt Benckiser están en un ratio PER de 29, según datos de Bloomberg. Ambas se han disparado a máximos históricos en las últimas semanas, mientras el índice FTSE 100 se mueve en un per medio de 15,5 veces.

La sensación de seguridad tiene un precio. Esto ha ocurrido porque, en un mundo de incertidumbre, la liquidez generada en los mercados financieros desde los bancos centrales a través de sus programas de expansión monetaria se ha dirigido en primer lugar a los activos de mayor calidad. 

Desde ahí, ha ido bajando en la pirámide hacia activos de menor calidad, ya que los inversores han ido buscando mayor rentabilidad de la que ofrecían estas opciones. 

La fuente del dinero

Fuente: Schroders

Pero pagar precios demasiado altos por la seguridad también tiene sus riesgos. ¿Vale la pena comprarlos con rendimientos menores de los que te pagaría el banco en tu cuenta corriente y asumir el riesgo de que sufran una fuerte caída si el escenario más negativo del mercado no se hace realidad?

Las opciones de activos refugio ahora mismo son muy limitadas. El oro sigue considerándose el definitivo, porque se considera una reserva de valor. Suele subir en épocas de incertidumbre y cuando hay amenaza de inflación. El precio de la onza se ha disparado un 9% desde el referendum. Pero no ofrece ninguna renta

La presión por tener activos refugio en cartera ha creado oportunidades en áreas que antes se consideraban más arriesgadas, como sectores cíclicos (acciones cuyo negocio se ve afectado por los ciclos económicos). Si no se cumplen los peores presagios económicos, cabe la opción de que los precios de estas acciones se recuperen con fuerza. 

Pero es que si los temores están fundados y las amenazas se cumplen, estas acciones podrían no caer mucho más. También pagan dividendos y por lo tanto podrían ofrecer rentas mayores de las que ofrecen los activos considerados más conservadores. 
 

Gráfico: ¿Cómo cotizan los sectores del MSCI World en términos de rentabilidad por dividendo y PER?

La rentabilidad pasada no es una guía de la rentabilidad futura y podría no repetirse.

Fuente: Schroders, Bloomberg, a 6 de julio de 2016.


Por ejemplo, el sector financiero se ha convertido en el más barato del índice MSCI World Value, según su ratio per, y ofrece una rentabilidad por dividendo del 4%, cuatro veces el rendimiento del bono del Reino Unido. Aunque los precios en este sector están mostrando una gran volatilidad. 

 

Información Importante  
Las opiniones expresadas aquí son las del equipo de economistas y gestores de Schroders y no representan necesariamente las  opiniones declaradas o reflejadas en las Comunicaciones, Estrategias o Fondos de Schroders.   
Este documento tiene fines informativos exclusivamente y no se considera material promocional de ningún tipo. La información  aquí contenida no se entiende como oferta o solicitud de compra o venta de ningún valor o instrumento afín en este documento.  No se debe depositar su confianza en las opiniones e información recogidas en el documento a la hora de tomar decisiones de  inversión y/o estratégicas. La información aquí contenida se considera fiable, pero Schroders no garantiza su integridad ni su  exactitud. La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y  los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original  invertido. Publicado por Schroder Investment Management Limited, 31 Gresham Street, London EC2V 7QA. Autorizado y regulado  por la Financial Conduct Authority. Para su seguridad, las comunicaciones serán grabadas o controladas.   
Las previsiones recogidas en el documento son el resultado de modelos estadísticos basados en una serie de supuestos. Las  previsiones están sujetas a un alto nivel de incertidumbre sobre los factores económicos y de mercado futuros que pueden afectar  a los resultados futuros reales. Las previsiones se ofrecen con fines informativos a fecha de hoy. Nuestros supuestos pueden  variar sustancialmente en función de los cambios que puedan producirse en los supuestos subyacentes, por ejemplo, a medida  que cambien las condiciones económicas y del mercado. No asumimos ninguna obligación de informarle de las actualizaciones o  cambios en estos datos conforme cambien los supuestos, las condiciones económicas y del mercado, los modelos u otros  aspectos.