Las últimas cifras de los precios al consumo en Estados Unidos mostraron que la tasa de inflación aumentó al máximo desde septiembre de 2008. Este fenómeno nos hace preguntarnos si este aumento se sostendrá en el tiempo. 
En este sentido, las rápidas subidas de los precios reducen el poder adquisitivo de una moneda, disminuyendo la cantidad de bienes y servicios que se pueden comprar con el dinero. No obstante, este riesgo se puede paliar a través de la inversión. 
¿A qué clase de activos favorece la subida de la inflación? ¿qué sectores son los más afectados? ¿Cómo deben proteger los inversores sus carteras ante este nuevo escenario inflacionista? En este vídeo, Sean Markowicz, responsable de estrategia, estudios y análisis de Schroders, proporciona las claves en poco más de un minuto.   
 

Información importante: Los puntos de vista y opiniones aquí contenidos son los de Katherine Davidson, Gestora de renta variable global de Schroders, y no necesariamente representan puntos de vista expresados o reflejados en otras comunicaciones, estrategias o fondos de Schroders. Este material tiene la intención de ser sólo para fines informativos y no tiene la intención de ser material promocional en ningún sentido. El material no pretende ser una oferta o solicitud de compra o venta de ningún instrumento financiero. El material no tiene la intención de proporcionar y no se debe confiar en él para la contabilidad, asesoramiento jurídico o fiscal, o recomendaciones de inversión. No se debe confiar en las opiniones y la información de este documento cuando se toman decisiones individuales de inversión y/o estratégicas. Las rentabilidades pasadas no son una guía para las rentabilidades futuras y es posible que no se repitan. El valor de las inversiones y los ingresos de las mismas pueden disminuir o aumentar, y los inversores pueden no recuperar las cantidades invertidas originalmente. Todas las inversiones implican riesgos, incluido el riesgo de una posible pérdida de capital. Se cree que la información aquí contenida es fiable, pero Schroders no garantiza su integridad o exactitud. No se debe confiar en las opiniones y la información de este documento cuando se toman decisiones individuales de inversión y/o estratégicas. Los dictámenes de este documento incluyen algunos pronósticos. Creemos que estamos basando nuestras expectativas y creencias en suposiciones razonables dentro de los límites de lo que sabemos actualmente. Sin embargo, no hay garantía de que se vayan a realizar previsiones u opiniones. Estos puntos de vista y opiniones pueden cambiar.