Hay veces que se dan situaciones curiosas, en las que parece tomarse como verdad absoluta algo que quizá no sea tan negro ni blanco, sino más bien gris. 

En los últimos años, hemos leído a numerosos gestores seguidores del estilo de inversión conocido como value investing decir que el sector de los bancos no les gustaba nada, que se habían convertido en gigantes complejos, muy difíciles de entender y que eso atentaba con uno de los principios básicos de este estilo: no invertir en nada que no comprendas a la perfección. 

El otro día leí a @a_martinoro comentar en Twitter que le había extrañado en la presentación del libro de Paramés el gestor hubiera dicho que se está mirando los bancos. Y muchas veces en esta red también se ha comentado sobre el sector financiero como si fuera anatema entre los seguidores del value. 

Muchos gestores están metiendo en los últimos meses en sus carteras valores relacionados con el sector financiero. Beltrán de la Lastra me explicaba en una entrevista reciente que habían tomado posiciones en ING. Mirando la cartera de Incometric Equam Global Value, que lo están haciendo fenomenal este año, también ví que tenían esta posición. Como también Michael Barakos, que gestiona el JPMorgan European Strategic Value, que me contó esta semana en Londres que también tenía en cartera Santander.  

Y por lo que vengo siguiendo y comentando con gestores, estoy convencido de que en los informes de cierre de trimestre vamos a ver cómo muchos de ellos han tomado alguna posición en el sector financiero. 

Es curioso este mito de que invertir en banca no es value, de hecho, cuando el propio Warren Buffett ha tenido a lo largo de su carrera distintos bancos en cartera y con uno de ellos, Wells Fargo, ha sido una de las inversiones donde más dinero ha ganado. O el amigo Bruce Berkowitz, que ha tenido una alta exposición al sector en los últimos años.

Recuerdo una entrevista en Capital Radio a Alejandro Martín, de Metagestión, en la que me dijo: " La situación de los bancos es complicada, pero todo tiene un precio". Pues precisamente, si no me equivoco, esta era la premisa fundamental del value investing: comprar cosas cuyo precio es interesante, con independencia del sector, de la mala prensa y fama que tenga, siempre que creas que su valor es muy superior a lo que está valorando el mercado.

Por supuesto, también en los bancos. ¿Por qué no?

P. D. Enlazo a la reflexión sobre este mismo tema que @m1990 había escrito en su perfil