Ayer tuvimos la mayor caída del mercado desde el verano y los índices se fueron a la zona más baja desde 2013. Hoy vuelve a caer y peligran ya los 8.000 puntos del Ibex ¿Qué está pasando? A priori, ayer no hubo nada nuevo. Más de lo mismo que estos últimos meses. Dudas sobre China, menor crecimiento macro, ralentización del crecimiento mundial, preocupación sobre la caída de las materias primas. Pero mirando en detalle, sí se han reunido un conjunto de noticias preocupantes. Vamos con ellas: 
 

1- Rumores sobre Deutsche Bank 

Se dice pronto. Que en mercado haya dudas sobre Deutsche Bank, el mayor banco alemán, muestra el grado de nervios. Tras caer un 10% las acciones y dispararse los CDS (seguros de impago de la deuda), el banco tuvo que salir a anunciar que tenía suficiente caja para hacer frente a sus próximos compromisos financieros... Nada más y nada menos. Y esto en un país que no está en recesión, sino que está todavía creciendo.

Gráfico de los CDS y las acciones compartido ayer por @luis.benguerel en twitter

El resto de los bancos europeos está sufriendo lo suyo, como es lógico. En España, casi todos están en zona de mínimos de los últimos años, con caídas superiores al 40% en el último año.
 

2- Quiebras de empresas energéticas

El desplome de las materias primas está dejando cadáveres en las cunetas, de los que nos iremos enterando poco a poco. Y algunos, muy notables. Ayer en EEUU se desplomó más de un 33% Chesapeake, que es el segundo mayor productor de gas allí. Había notables rumores de que se podía acoger a una suspensión de pagos, que la compañía desmintió y permitió a la acción recuperar un poco desde mínimos del día. Noticias de este tipo seguiremos teniendo, es inevitable. En los próximos meses veremos caer muchas energéticas, sobre todo las que tienen balances de otros tiempos. En mercado ya se indaga desde hace tiempo sobre los bancos más expuestos a esta deuda.


 

3- Las reservas menguantes chinas

El último dato de reservas de divisas de China ha vuelto a mostrar otra fuerte caída cercana a los 100.000 millones de dólares. Desde diciembre, se está reduciendo a ese ritmo cada mes.

La sombra de la crisis de divisas asoma por la ventana, como le escuché ayer @juanignacio.crespo en la entrevista que le hizo @laurab en Capital Radio. Desde luego, ese ritmo en las reservas no es sostenible. Veremos cuándo y dónde se frena.
 

4- La prima de riesgo periférica

Después de muchos meses de calma, las primas de riesgo de España e Italia se vuelven a ir cerca de los 150 puntos o por encima. Buena parte de esta situación se explica por el quinto punto de esta lista... Pero la pongo separada porque implica un riesgo extra: las carteras de bancos y aseguradoras de estos países están muy ligadas a la evolución de estos activos. En teoría, el BCE está comprando una barbaridad al mes... ¿Tanta gente está vendiendo? ¿Se ha perdido la confianza en la capacidad de los bancos centrales?


5- Los bonos 'más seguros' a 10 años en rendimientos negativos

El bono japonés a 10 años ha entrado en negativo esta noche. El bono alemán a 10 años está cada vez más cerca. El suizo anda por las nubes (en el sentido negativo, me refiero). Esta situación es absurda, salvo en un escenario de deflación mundial (quienes la esperan hacen referencia al punto 3 de este artículo, que acabe desembocando en un desplome del yuan que envíe una onda expansiva deflacionaria al resto del mundo). 

 

¿Entonces?

Todas estas situaciones le dan ganas a uno de meterse en un bunker hasta que escampe. ¿Son las explicación de las caídas en mercado? ¿Las justifican? Vaya usted a saber, lo de explicar la evolución de los mercados a toro pasado es gratis, pero rara vez las razones de las caídas han sido realmente las expuestas. Eso no quita para que, en conjunto, sí inviten a muchos a la cautela, a hacer liquidez. Yo sigo pensando que, con tiento y poco a poco, puede ser buen momento mirando a largo plazo para comprar muy buenos negocios a precios interesantes. Pero con una idea muy clara: muchos de los problemas comentados más arriba los seguiremos viendo los próximos meses. Continuarán las curvas y más de uno echando el higado por la ventana.