Los rumores eran intensos desde hacía semanas, pero aquella tarde del 22 de septiembre de 2014 se habían convertido en algo más.  Varios periodistas financieros coincidimos en la despedida que organizó Pablo Suanzes, del diario El Mundo, para celebrar que se iba de corresponsal a Bruselas. Y dos de ellos, Ana Antón @aiaf , de Expansión, y Carlos Hernanz, de El Confidencial, venían de dejar cerrada la edición del día siguiente con la primicia de la casi segura salida de Francisco García Paramés de Bestinver.

La noticia se confirmó la mañana siguiente y minutos después escribía yo este post en Unience, que ha sido uno de los más visitados en la historia de esta red social. Me hacía la gran pregunta del momento, si seguir con las inversiones o no en los fondos de la gestora. Yo me decanté por mantenerme, aunque lo que pedía el cuerpo era salir corriendo ante la incertidumbre y por la práctica habitual de los inversores institucionales, que venden por protocolo cuando hay un cambio de gestor importante.

Había un riesgo de corto plazo, ya que los gestores que quedaron al mando Álvaro Guzmán y Fernando Bernad (que después saldrían también), tendrían que vender buenas compañías a bajos precios para hacer liquidez con la que atender los reembolsos. Pero me apliqué aquello de no vender cuando hay socios que tienen que hacerlo a la fuerza. También pesó aquellos días en mi decisión el nuevo director de inversiones que anunció Bestinver, Beltrán Lastra, con quien había cenado la semana antes en Londres  , por casualidades de la vida, y   de quien me habían hablado muy bien.

Visto en perspectiva, creo que fue una buena decisión. Bestinfond, el fondo que tengo de la gestora, está cerca de un 6,6% arriba en 2015 y un 6% a un año, a pesar de que tanto el Ibex como el Euro Stoxx están en negativo a ambos plazos. Entre los otros fondos comparables, algunos lo han hecho mejor y otros peor en este periodo. En términos de rentabilidad, ha habido de todo en este año tan complejo.

Pero aquellos días de septiembre, los acontecimientos en Bestinver no fueron los únicos, sino que asistimos a todo un baile de gestores. Tal día como hoy, 25 de septiembre, se conocía que Iván Martín, otro de los referentes del value investing, dejaba la gestora del Santander, donde gestionaba uno de los mayores fondos de bolsa española, para lanzar su propia firma, Magallanes Value Investors, junto a Blanca Hernández

A Ivan Martín se le unió poco después  Pepe Vallejo , que gestionaba el  Aviva Espabolsa , otro de los fondos clásicos del value investing español (al frente del cual estuvo antes Iván Martín). Allí asumió la gestión  Alfonso Benito , después nombrado director de inversiones de la gestora y al que este 2015 ha sustituido  Rodrigo Utrera  al frente de Espabolsa. 

A principios de octubre también hubo cambio de gestor en el mayor fondo de inversión de acciones españolas, el Fidelity Iberia. Como comentó entonces Fidelity en su grupo en Unience, Fabio Riccelli sustituyó a Firmino Morgado, que más tarde ha montado su propia gestora junto con Renta 4. Al nuevo gestor no le ha ido del todo mal en este tiempo, ya que con los datos de ayer, el FIdelity Iberia apenas cede un 0,6% desde hace un año, periodo en el que el Ibex cae un 14%

También hace casi un año se conoció que Ricardo Cañete, hasta entonces en Mutuactivos, se convertía en el primer fichaje de Bestinver. La gestora de Mutua Madrileña también se reforzó, al incorporar a  José Ángel Fuentes y Fernando Gil de Santivañes, responsable de renta variable de la gestora de BBVA y responsable del sector financiero en Credit Suisse AM, respectivamente.

BBVA Asset Management, que por cierto acaba de fichar a Jaime Martínez, que ha salido de Fonditel, también ha incorporado en el último año a Alberto Roldán, hasta entonces en Inverseguros, como responsable de renta variable europea. 

En fin... recuerdo intensamente aquellos días. Creo que cambiaron para siempre el mundo de la gestión de autor en España. Propiciaron un auténtico baile que alteró el mapa del sector y nos descubrió toda una nómina de buenos gestores españoles que quizá muchos no teníamos identificados hasta entonces.

Personalmente, tengo mucho respeto y casi admiración por todos estos gestores, que intentan aplicar su forma de entender la inversión con su estilo propio. Y, personalmente, espero que a todos ellos les vaya muy bien y que la gestión de autor en España siga creciendo y tenga cada vez más éxito.

El mundo de fondos en España sin gestión todavía es demasiado grande... Si estos gestores y otros muchos (también los que no han cambiado de casa el último año, claro :) ) lo hacen bien, tienen una gran oportunidad por delante.