Estoy estos días en unas jornadas de Fidelity, en las que los gestores y estrategas de la firma nos cuenta su visión de mercado y perspectivas para los próximos meses. 

En una de las presentaciones, relativa a la evolución de las bolsas y renta fija de EEUU, se ha compartido este gráfico sobre el volumen de compras y fusiones entre compañías. 

Como es normal tras una experiencia traumática para las bolsas, como fue la posterior al boom que tocó techo en 2006-2007, cada vez que un gráfico se va por encima de niveles vistos entonces saltan las alarmas. 

Y es lo que está pasando con la actividad corporativa, que está a punto de superar el máximo visto aquel año. 
 

Fuente:  Bloomberg, November 2015

¿Motivo para la preocupación, razón para reducir el peso en activos de riesgo? ¿Estamos en otra semi burbuja de nuevo? 

Yo creo que hay razones para estar muy vigilantes con este tema, más todavía cuando estamos a punto de iniciar el ciclo de subidas de tipos en EEUU. 

Pero, por otra parte, creo lógico que la actividad de M&A se dispare. ¿Por qué?  Tres razones: 

- Las grandes tecnológicas están hasta arriba de caja, tienen miles de millones de dólares en 'stand by' y algo tendrán que hacer con el dinero. 

- La recuperación de las empresas americanas en los últimos años les ha dejado en una posición muy fuerte en valoraciones, que les impulsa a realizar adquisiciones pagando con papelitos

- La fortaleza del dólar, además, hace mucho más 'barato' para una gran compañía americana comprar a su rival europea, asiática o japonesa. 

Por lo tanto, para mí se trata de un factor a seguir, pero en esta ocasión no nos vale como canario en la mina.