Dice el famoso libro que las mujeres vienen de Venus y los hombres de Marte... Pero cuando hablamos de inversión, ¿venimos todos del mismo sitio o tenemos diferencias en la forma de gestionar nuestro dinero? 

Para poner luz sobre el asunto, JPMorgan AM ha encuestado a más de 3.000 mujeres de toda Europa, de entre 30 y 65 años, y ha comparado las respuestas con las de una muestra de hombres para ver las diferencias. ¿Qué sale? 

- Menos confianza en la gestión de sus finanzas

Según el estudio, tan sólo un tercio de las mujeres se consideraba con el suficiente nivel de confianza en sí misma para gestiona dinero, sensiblemente por debajo del 46% de hombres que sí se considera apto para la tarea. 

- Menor nivel de conocimientos

Tampoco se sienten las mujeres con los conocimientos financieros suficientes para gestionar sus finanzas. Tan sólo un 21% de las encuestadas considera tener los conocimientos necesarios, también sensiblemente por debajo del 36% de los hombres. 

- Estresante y no tan prioritario

Según el estudio, de las respuestas de las mujeres encuestadas se desprende que pensar en la gestión de sus finanzas les resulta estresante y no tan prioritario como para el género masculino. 

- Seguridad antes que rentabilidad

Además, la mayoría de mujeres encuestadas prioriza claramente la seguridad frente a la búsqueda de rentabilidad para su dinero. Así, el 35% cree que es mejor tener el ahorro en liquidez que invertirlo, a pesar de la situación de tipos negativos en la que nos encontramos. 

- La confianza es mayor entra quienes ya invierten

Curiosamente, mirando en detalle en las respuestas, hay una diferencia muy importante entre aquellas mujeres que ya invierten y las que todavía no lo han hecho. Casi la mitad de las que ya invierten confía en que tiene en marcha los planes financieros adecuados para su futuro, frente al 34% de aquellas que aún no han invertido.

El reto

Vengamos de Venus o de Marte, lo que está claro es que todas las personas tenemos que gestionar mejor nuestras finanzas ante los retos financieros que se nos avecinan. Especialmente, con el tema de la jubilación, si no queremos depender por completo de la pensión pública .

Pero, en concreto, la menor confianza en sus conocimientos y habilidades financieras, que lleva a las mujeres a tener más dinero en liquidez en vez de invertirlo, supone toda una barrera para conseguir esos objetivos de largo plazo. 

Y está claro que la línea va por aumentar los conocimientos y los contenidos útiles para ayudar a las mujeres a entender mejor las finanzas y sentirse más cómodas asumiendo el nivel de riesgo que puedan y deban asumir en cartera, según su perfil inversor. ¿No os parece? ¿Cómo lo veis? 

Conoce tu perfil inversor: