Invertir en roboadvisors

Encuentra, compara y contrata. Consulta opiniones de otros usuarios.

1 - 9 de 10 productos
1 - 9 de 10 productos

Qué es un roboadvisor

Si deseas rentabilizar tus ahorros sin necesidad de ser experto ni dedicarle tiempo, los roboadvisorsgestión automatizada puede ser una muy buena opción para tí. A día de hoy los roboadvisors que hay en España son servicios muy baratos que, tras identificar tu perfil como inversor, te proponen una cartera diversificada y sencilla. Sólo tienes que dedicarle 10 minutos para que analicen el tipo de inversiones que mejor te encaja y el resto lo hacen ellos por tí. Como ves, la respuesta a qué es un roboadvisor

Esta recomendación de cartera se realiza a partir de un algoritmo, que tiene en cuenta tus necesidades de rentabilidad y el riesgo que puedes tolerar. No sólo genera la inversión inicial, sino que incluye un seguimiento constante para ir adaptando y reequilibrando las posiciones para la mejor relación entre rentabilidad y riesgo.

Se les llama robo advisors porque, al ser algoritmos, se asemejan a una gestión robotizada de las inversiones. Así se les empezó a llamar en Estados Unidos, aunque en España lo más indicado sería gestión automatizada. También se les conoce como gestión pasiva o gestión indexada, aunque estos términos no reflejan tan bien la realidad de estos servicios.

Carteras de fondos de bajo coste

Todos los robo advisors te ofrecen la mejor cartera de inversión para ti, a partir del análisis de tu perfil. Pero la oferta concreta de productos varía en función de cada servicio y puede haber diferencias importantes.

Lo más habitual es que sea una cartera fondos de inversión de muy bajo coste, los llamados fondos índice, para aprovechar sus reducidas comisiones. También pueden ofrecerse como planes de pensiones o incluso con forma de seguros, como en el caso de los unit linked. Cada uno, con sus ventajas e inconvenientes que más adelante veremos y que conviene tener en cuenta al elegir.

Todos tienen en común el bajo coste por la gestión del dinero, que se traduce en más rentabilidad a largo plazo si ofrecen una buena cartera.

Una solución sencilla para invertir

Para amantes de la comodidad. Para aquellos inversores que quieren poner a trabajar su dinero sin dedicarle más de 10 minutos y sin tener que estudiar y analizar las distintas alternativas y productos de inversión. Para quienes prefieren que otros inviertan y gestionen su dinero, desde unos costes muy reducidos. Para quienes buscan simplicidad y huyen de la complejidad en la gestión de sus ahorros.

Quizá nunca sea una gestión totalmente personalizada ni se comporte mejor que los mejores mercados del momento, pero sí permite empezar a obtener rentabilidad para nuestra cartera sin sin que nos cueste mucho tiempo ni dinero.

Quienes sólo busquen la opción más barata, sin importar el precio, tienen la opción de crearse ellos mismos su cartera contratando fondos pasivos. Pero para ello ya tendrán que dedicarle algo más de tiempo a definir la estrategia, seleccionar los activos y realizar el seguimiento. Los robo advisors son para quienes prefieren pagar una pequeña comisión adicional para que alguien lo haga por ellos.

Qué garantías ofrecen

Todos los roboadvisors están regulados por distintas autoridades en España. La mayoría son agencias de valores y están regulados por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) o la Dirección General de Seguros (DGS) en su oferta de planes de pensiones o carteras con formato de seguros.

Pero es que además, el dinero invertido en un roboadvisor suele estar en otras entidades, como bancos, que también están supervisados por el Banco de España y/o la CNMV, como Inversis en el caso de Indexa o BNP Paribas en el caso de Finanbest, por poner dos ejemplos. Incluso algunos de los gestores automatizados pertenecen directamente a bancos tradicionales, como el caso de Popcoin, de Bankinter; Invertimos por ti, de Openbank (Banco Santander) o Smart Money, de Caixabank.

¿Qué pasa si quiebra un roboadvisor? ¿Puedo perder mi dinero? Aún en el improbable caso de que estas entidades quebraran, el dinero en cuentas de valores o en fondos no está dentro del balance de los bancos, con lo que no se vería afectado. Simplemente, la CNMV buscaría una nueva entidad gestora para estos productos, que sólo tendrían un cambio de gestor sin sufrir quebrantos mayores.

Por si fuera poco, la mayoría de gestores automatizados están adheridos al Fondo de Garantía de Inversiones (Fogain) y las entidades con las que tienen acuerdos para la depositaría en el Fondo de Garantía de Depósitos (Fogade).

Claves para elegir el mejor roboadvisor

La oferta de gestores automatizados está creciendo y cada uno tiene sus propias características. Algunos puntos importantes para seleccionar deberían ser:

Diversidad de carteras

Es importante que la cartera que te ofrezcan se ajuste bien a tu perfil, por lo que conviene elegir un gestor automatizado que tenga diversidad de carteras para invertir según el riesgo deseado.

También hay que prestar atención a la -carcasa- en la que ofrecen los vehículos. Por ejemplo, para alguien que invierte a largo plazo, pero puede necesitar en cualquier momento de su dinero lo mejor será una cartera de fondos de inversión, mientras que para quienes invierten para la jubilación, no van a precisar este ahorro y buscan además ventajas fiscales deberían optar por un vehículo como los planes de pensiones.

Para otros perfiles también puede ser interesante hacerlo con un vehículo del mundo de los seguros, como los unit linked, que puedes pasar después a tus beneficiarios.

Coste total del servicio

Uno de los argumentos más evidentes para contratar un roboadvisor es el económico. Pero aquí debemos tener en cuenta todos los gastos. Por ejemplo, hay algunos que tienen una comisión de gestión más baja, pero un coste medio de los fondos en los que invierte o una comisión de depositaría más elevada. Y, viceversa, los hay con comisión de gestión más alta, pero con acceso a productos pasivos más económicos. Aquí puedes ver una comparativa para ver la foto final, que es la que cuenta.

Reequilibrio periódico de carteras

Cuando invertimos en una cartera, inicialmente destinamos un porcentaje de nuestro dinero a cada tipo de activo concreto. Si uno de estos productos se comporta mucho mejor que el resto, su peso irá aumentando, con lo que progresivamente nos iremos alejando del reparto inicial que se había establecido.

La mayoría de gestores automatizados ofrecen la opción de reequilibrar de manera periódica las carteras, para que estén la mayor parte del tiempo a la mezcla ideal para nuestro perfil de riesgo y nuestras necesidades de rentabilidad.

Esta es una de las ventajas de pagar por un servicio de este tipo en vez de construirnos nosotros nuestra propia cartera indexada.

Aportaciones periódicas

Uno de los errores más habituales al invertir es esperar al momento ideal para comprar. Las emociones siempre juegan malas pasadas y nos acaban llevando a comprar cuando más altos están los precios o no atrevernos a realizar las inversiones tras fuertes caídas, por temor a que persistan, cuando en realidad sería un gran momento para comprar.

Automatizar las aportaciones ayuda a evitar estos sesgos emocionales, a establecer hábitos de ahorro e inversión y a suavizar los precios de las compras de activos. Por eso, también debería ser un argumento a valorar que el gestor automatizado nos permita establecer un calendario automático de inversiones, de manera que cada mes o cada trimestre se realice una inversión en el plan que hemos elegido con la cantidad que decidamos programar sin que tengamos que hacer nada más.

Inversión ligada a objetivos

Tener un objetivo concreto para el que ahorramos e invertimos puede ayudarnos a tomarnos más en serio nuestra cartera. Por ejemplo, si lo que buscamos es realizar un gran viaje dentro de 10 años, si empezamos ya a destinar una parte de nuestros ingresos mensuales a este fin y a buscarle rentabilidad, nos ayudará a enfocarnos al objetivo.

Hay roboadvisors que nos permiten establecer sistemas de este tipo. Tan sólo tenemos que decidir el objetivo que perseguimos, indicar cuánto queremos aportar periódicamente y para qué fecha. En función de nuestro perfil de riesgo, podremos ver si nuestras expectativas son realistas, si tenemos que aumentar el ahorro periódico que destinamos a este fin o si en cambio debemos aumentar el riesgo a asumir para poder aspirar al objetivo deseado.

Facilidad de uso

Estamos hablando de un producto para inversores que no quieren emplear demasiado tiempo en seguir sus inversiones. Por eso, aunque no sea un factor central, también tiene importancia la usabilidad y la sencillez en la gestión de las webs o aplicaciones.

Una de las grandes ventajas del mundo fintech frente a la banca tradicional suele ser la mejor usabilidad que ofrecen al usuario en las webs y apps que ponen a su disposición. Pero entre los distintos servicios podemos encontrar importantes diferencias.

De hecho, hay algunos roboadvisors donde el proceso de alta y primeras inversiones se realizan en apenas unos minutos y otros que llevan mucho más tiempo. Del mismo modo, unos permiten visualizar de un modo muy gráfico que nos podría deparar nuestra estrategia de inversión, en función de la cartera que seleccionemos, mientras otros ofrecen sólo la información más básica sobre los productos que contratamos.

Calidad de los informes

La transparencia y el acceso a la información imprescindible para seguir nuestras carteras es clave siempre, pero todavía más cuando contratamos servicios financieros online. El gestor automatizado debe darnos información actualizada de forma permanente sobre la rentabilidad de nuestras carteras, la composición de las mismas, los cambios de fondos que se van produciendo de manera automática y las comisiones que estamos pagando.

También conviene valorar la claridad de la información fiscal para simplificarnos la vida a la hora de realizar la declaración de la renta o tributar por nuestras ganancias.

Volumen de activos gestionados

Muchos roboadvisors son compañías de nueva creación, start ups financieras, que por lo tanto necesitan ganar tamaño para entrar en rentabilidad para ser sostenibles a largo plazo.

Por eso, un factor a considerar a la hora de elegir puede ser que realmente su crecimiento esté siendo importante en activos bajo gestión. No sólo porque esto reflejará que su producto ha tenido una buena acogida en mercado y que, teóricamente, está aportando valor a muchos inversores, sino porque se trata de una señal positiva sobre las finanzas de esta compañía a la que vamos a confiar la gestión de parte de nuestras inversiones.

Si tienen una oferta que nos parece atractiva, pero no consiguen ganar tamaño para hacer rentable su modelo de negocio, lo más normal será que que tengan que aliarse con otro servicio o cerrar. Recuerda, en cualquier caso, que aunque tuvieran que bajar la persiana el dinero que tengas invertido nunca estaría en su balance y, por lo tanto, no peligraría. Simplemente, el regulador tendría que nombrar otro gestor para esas carteras.

¿Qué roboadvisors existen en España?

¿Cuáles son los robo advisors que existen en España? ¿Cuál es el mejor roboadvisor? ¿Cuánto cuestan? ¿Cómo contratar fondos de Vanguard a través de roboadvisors? Respondemos a todas esas preguntas uno por uno.

Popcoin Bankinter

Popcoin es el servicio de gestión discrecional de carteras que lanzó Bankinter. Primero, arrancó ofreciendo carteras de gestión activa, pero durante 2018 lanzó una gama de carteras de fondos indexados, con una estructura de costes muy baja.

En concreto, el servicio del roboadvisor de Bankinter cobra una comisión de gestión del 0,4%, sobre el que hay que aplicar un 21% de IVA adicional, al que hay que sumar un 0,25% del coste de gestión de los fondos pasivos en cartera. El total, por lo tanto, se sitúa en el 0,73% en comisiones.

Las carteras indexadas de Popcoin ofrecen cinco perfiles: defensiva, conservadora, moderada, dinámica y agresiva. El equipo de análisis de Bankinter es quien decide, con revisión trimestral, el peso en renta variable y renta fija, así como la ponderación geográfica.

Los fondos que ofrece Popcoin en este servicio de indexados son de iShares (la marca de gestión indexada de Blackrock) y Vanguard.

También existe el servicio de carteras gestionadas Popcoin. En este caso, el coste es de 0,6% + IVA por el servicio de gestión más un coste medio del 0,7% de los fondos en cartera.

Indexa Capital

Uno de los primeros servicios de gestión indexada en España. Indexa Capital ofrece un conjunto de 10 carteras modelo, en función de distintos niveles de riesgo, que compone siguiendo las teorías de eficiencia en la asignación de activos más reconocidas.

Tiene un Comité Asesor a través del que inspecciona "regularmente todos los fondos indexados disponibles registrados en España y traspasables", para elegir los más competitivos en costes, que según explica la propia firma suelen ser los de fondos de Vanguard.

Comisiones: en Indexa, el coste del servicio de gestión de carteras para una cartera de 10.000 euros es del 0,45%, IVA incluido, al que hay que añadir un 0,37% por el coste de los fondos en cartera y la depositaría.

De tal forma, que para la inversión comentada acabaríamos pagando 82 euros al año en gastos, aproximadamente. Este coste sería algo menor para los usuarios de Finect que hagan clic en este enlace, ya que durante el primer año no les cobrarán el 0,45% de gestión.

Indexa planes de pensiones también ofrece este tipo de productos con la misma filosofia de gestión y con costes ligeramente inferiores a las carteras de fondos (0,64% anual todo incluido).

Finanbest

"Invierte como un experto gracias a la Inteligencia Artificial" es el lema de Finanbest.

Finanbest ofrece 6 carteras por perfiles de riesgo, también con una amplia variedad de activos y estilos, según sea tu perfil de inversión. Por ejemplo, la más conservadora, la Cartera 10, tiene un 94% en renta fija y un 6% en renta variable, mientras que la más atrevida, Cartera 60, está totalmente invertida en renta variable y no tiene nada en renta fija.

Los pesos y composiciones de las carteras de Finanbest se reajustan si cambia la tendencia en los mercados. En gestión indexada, las gestoras que tienen dentro de estas carteras son Vanguard, Blackrock y Amundi.

El coste del servicio de gestión es del 0,39%, IVA incluido, al que hay que añadir la suma del coste de gestión de los fondos y depositaría, que de media se eleva hasta el 0,48% (la depositaría es BNP Paribas). Con lo cual, el coste total se sitúa en 0,87%, lo que se traduce en 87 euros en gastos para una inversión de 10.000 euros.

También ofrecen planes de pensiones que combinan gestión pasiva y activa.

Openbank Robo Advisor - Invertimos por ti

Banco Santander también tiene su propio servicio de inversión automatizada, a través del roboadvisor de Openbank, invertimos por ti. Se trata de un servicio con una inversión mínima de 500 euros, que se contrata después de hacer un rápido perfil del inversor.

La composición de las carteras modelo se adapta mensualmente con las decisiones de un Comité de Inversiones de la firma, asesorado por expertos de Blackrock, que analiza el mercado y ajusta las carteras si lo cree conveniente.

Ofrece carteras para cinco perfiles de riesgo distintas, Conservador, Moderado, Equilibrado, Dinámico y Agresivo. Y para cada una de ellas selecciona los pesos y los activos correspondientes.

El coste del servicio de gestión de carteras se eleva al 0,85% de la cartera, al que hay que añadir un coste medio de los fondos en los que invierte del 0,16% en función del perfil (varía entre el 0,12% y el 0,19% anual).

Por lo tanto, el coste final en comisiones de Openbank Invertimos por ti, se sitúa en el entorno del 1,19%, lo que supone pagar 119 euros anuales para una persona que invierta 10.000 euros en este servicio.

Inbestme

Comisiones muy similares cobra en su servicio más básico otro de los roboadvisors que han llegado al mercado español los últimos años: Inbestme. El coste se eleva hasta el 0,45% por la gestión de la cartera, IVA incluido, al que hay que sumar otro 0,42% en comisiones de los ETFs en los que invierte y depositaría.

Inbestme también ofrece un servicio a un coste aún menor para los inversores que empiezan, que se mueven entre 3.000 y 5.000 euros y tienen entre 18 y 26 años, a través de la tarifa Inbestme Go, donde no se cobra la comisión de gestión de la cartera.

Imdi Funds

Fondos de fondos de bajo coste. Se trata de un servicio bastante distinto respecto al resto que estamos comentando por el vehículo a través del que se canalizan las inversiones. En este caso, no se trata de carteras de fondos, sino de fondos de fondos.

Por lo tanto, no hay una comisión por la gestión de la cartera a la que se le aplica el IVA, sino una comisión por la gestión del fondo y unos gastos por los fondos en cartera. Sumando todo, la cifra se queda en unos gastos totales de entre el 0,89% y el 0,93% en función del perfil.

Ofrecen cuatro perfiles de riesgo, que denominan en colores, Imdi Azul, Imdi Verde, Imdi Ocre e Imdi Rojo. Y, al ser fondos de fondos, se puede visitar la ficha de cada uno de ellos en Finect y ver, al final de la página, los activos en los que están invertidos al cierre del trimestre.

En sus carteras podemos encontrar fondos y ETFs de Amundi, iShares, Deutsche Bank o Lyxor, por ejemplo.

Smart Money Caixabank

Los grandes bancos españoles también han lanzado sus servicios de carteras discrecionales baratos. O, mejor dicho, más baratos que sus carteras tradicionales. Por ejemplo, Caixabank lanzó su servicio Smart Money, con el que ofrece una diversidad de carteras por perfiles de riesgo, tanto a través de la app de la entidad como la web.

Después de una serie de preguntas para conocer tu perfil, te sugiere una cartera de fondos que invierte en fondos de la propia firma, que a su vez tienen la mayor parte de su cartera en fondos pasivos o ETFs de firmas como Amundi, Vanguard, iShares o Lyxor.

El servicio de gestión de carteras cuesta un 0,6% anual para una cartera de 10.000 euros, al que hay que añadir un 21% de IVA, y sumar un 0,35% de media entre costes de los fondos y depositarías. Al final, el coste se eleva hasta 109 euros al año para una cantidad de esas características.

ING

Es la gran apuesta de ING Direct para convertir a sus ahorradores en inversores. El servicio, tras realizar un cuestionario para conocer mejor las necesidades del cliente, propone 7 fondos de fondos distintos, en función del perfil de riesgo, que se denominan en función de la mezcla entre renta fija y renta variable. Estos son los fondos:

  • Fondo cartera Naranja 10/90
  • Fondo cartera Naranja 20/80
  • Fondo cartera Naranja 30/70
  • Fondo cartera naranja 40/60
  • Fondo cartera Naranja 50/50
  • Fondo cartera naranja 75/25
  • Y Fondo cartera Naranja 90

La mayor parte de la cartera está en fondos índice de diversas gestoras especializadas en este tipo de inversión de bajo coste. En función de la mezcla de cada uno de los perfiles, pues tienen mayor peso los fondos indexados de renta variable o los de renta fija.

Al invertir en fondos indexados, los costes de los productos en los que invierten son inferiores a los fondos de inversión tradicionales. Según la información oficial que veo en la web de ING, cada uno de estos fondos de fondos tiene un coste final del 0,99%, en el que se incluyen "la cifra estimada de comisiones y gastos anuales que el fondo podría incurrir según folleto donde se incluyen las comisiones de gestión y depositaria directas e indirectas así como otros gastos del fondo como auditoria, tasas de CNMV, intermediación y gastos financieros por préstamos y descubiertos".

Finizens

"Compra el mundo y olvídate" ha sido uno de las lemas popularizados por Martín Huete, uno de los impulsores de Finizens (Conoce más en su grupo en Finect). Reflejaba con esta idea el concepto de invertir en carteras globales de bajo coste y quedar así expuesto de una manera sencilla al crecimiento mundial.

Ofrece 5 carteras de inversión, que se elaboran en base a la teoría moderna de carteras, en las que se mezclan con distintos pesos toda las clases de activos principales. Desde acciones europeas a bonos globales agregados, pasando por bienes raíces o bonos de gobiernos europeos, como se puede ver aquí.

Se componen básicamente también de fondos de Vanguard, por la enorme variedad que ofrecen y el bajo coste que suponen, aunque también podemos encontrar algún producto de ishares y de Amundi.

Para una cartera de 10.000 euros, el coste de gestión es del 0,42%, IVA incluido, al que hay que sumar un 0,4% entre el coste de los fondos y la depositaría.

También ofrecen servicios premium para clientes a partir de 100.000 euros, planes para niños y planes de pensiones.