Inversión socialmente responsable

Cambio climático, gestión de residuos, energías limpias, igualdad de género… Cada vez más se están haciendo un hueco como una opción de inversión: inversiones no solo rentables, sino que además contribuyan a mejorar la sociedad.

¿Qué son los fondos socialmente responsables?

¿Tienes dudas? Pregunta a nuestros expertos…

La inversión socialmente responsable es una modalidad de inversión que se caracteriza por tener en cuenta criterios medioambientales, sociales y de gobernanza empresarial (en inglés, ESG). Este tipo de inversión busca generar rendimientos a largo plazo a la vez que un impacto positivo en la sociedad. 

A la hora de invertir de manera sostenible, una de las opciones que existe en el mercado son los fondos de inversión ESG, es decir, fondos que seleccionan empresas con las que tratan de buscar el beneficio a largo plazo utilizando criterios que permitan tener un impacto positivo en el planeta. 

Los criterios de la inversión socialmente responsable (con siglas en español ISR) abarcan diferentes campos entre los que se encuentran, como su propio nombre indica, el ambiental, que persigue la reducción en el impacto medioambiental que generan las empresas; el social, que se centra en la vida en la empresa y los vínculos que se generan con el exterior, y el que hace referencia al gobierno corporativo de las compañías, que busca mejorar los principios y normas que regulan a los órganos de gobierno de las empresas. 

Ventajas e inconvenientes

Los fondos ESG o fondos de inversión socialmente responsables están irrumpiendo en el mercado financiero con fuerza. La preocupación por el medio ambiente y las perspectivas pesimistas sobre el calentamiento global están haciendo que los inversores no solo miren la rentabilidad cuando se trata de invertir. Ahora, la sostenibilidad forma una parte fundamental en la inversión. Además, este estilo de inversión cuenta con diferentes ventajas, aunque también algunos inconvenientes. Entre las ventajas de la inversión ESG se encuentra, principalmente, su contribución positiva a la sociedad, ya que muchas de las compañías en las que se invierte trabajan por reducir su impacto ambiental o costes sociales. 

Además, otra de las ventajas que tiene invertir en fondos con criterios ESG es que es posible diversificar y exponerse a compañías de diferentes sectores que, de un modo u otro, ayudan a la sociedad a adaptarse al nuevo entorno medioambiental. De este modo, la rentabilidad no queda penalizada, a diferencia de lo que muchos inversores pueden pensar. De hecho, algunos sectores como el de energías alternativas experimentan subidas considerables en el año que llegan al entorno del 20%. 

Sin embargo, este tipo de inversión responsable también presenta algunas desventajas. La principal es el desconocimiento que existe en torno a los productos que la conforman. Puesto que se trata de un estilo de inversión que para muchos inversores es relativamente nuevo, no todos apuestan todavía por fondos de inversión con criterios sostenibles, ya que desconfían de las rentabilidades que puedan obtener.  

Asimismo, otra de las desventajas que tienen este tipo de fondos de inversión ESG es que la oferta todavía es bastante reducida. Aunque en los últimos años son varias las gestoras que han empezado a crear nuevos productos pensados exclusivamente para responder a los criterios ESG, lo cierto es que la selección de fondos ISR no es todavía suficientemente amplia.  

¿Son para mí?

Al igual que existen productos financieros para todos los perfiles, también en inversión ESG existen fondos de inversión socialmente responsables para todos los gustos. Es decir, con distinto nivel de riesgo y también con carteras de inversión diversificadas a través de diferentes sectores o con otras que le dan peso a una causa concreta (empresas de suministro de agua, reciclaje, tecnología limpia…) o que excluyen determinadas compañías que no respetan los criterios ESG. 

Aunque la idea principal en la inversión responsable es la de apostar por activos que permitan generar un impacto positivo en la sociedad, cualquier inversor puede contratar fondos de inversión ESG. Es decir, este tipo de productos no implica que el inversor tenga que estar comprometido con los criterios de inversión socialmente responsables aunque, obviamente, están pensados para ello. Los fondos de inversión ISR o ESG buscan el mayor rendimiento, como el resto de fondos de inversión, aunque tengan una filosofía de inversión centrada en la sostenibilidad. 

¿Son seguros?

Los fondos de inversión socialmente responsables cuentan con la misma seguridad y riesgos que los demás fondos de inversión. El mayor riesgo a la hora de invertir en este tipo de productos es obtener rentabilidades negativas. Esto puede darse tanto al elegir el fondo equivocado como al decidir el equipo gestor. 

Además, aunque es mínima, también existe la posibilidad de un potencial riesgo de liquidez. Esto significa que si, repentinamente, los partícipes deciden retirar el dinero depositado en un fondo socialmente responsable de forma masiva, la gestora podrá suspender las retiradas para preservar la cartera. No obstante, este riesgo apenas se suele producir, especialmente entre los fondos que invierten en productos cotizados en mercados regulados.  

Asimismo, conviene saber que todos los fondos de inversión están fuera de los balances de los bancos. De este modo, si la entidad financiera de la gestora quiebra y, por tanto, también la gestora, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) nombrará a una nueva firma para que se encargue de los productos que estas gestionaban. Eso sí, a diferencia de otros productos como los depósitos, el dinero en fondos de inversión no está garantizado por ningún organismo público, aunque sí existe una responsabilidad que recaerá sobre la CNMV. 

Ahora bien, a nivel de la industria de la inversión ESG en general, otro de los riesgos que presenta es que para muchas empresas esta sea considerada como una moda y se explote a través de estrategias de marketing y pase a un segundo plano una buena estrategia de inversión. Por este motivo, resulta importante dedicar tiempo a elegir al equipo gestor del fondo. 

¿Cómo elegir?

Invertir utilizando los criterios ESG es una forma de contribuir a mejorar social y medioambientalmente el planeta. Pero esto no necesariamente implica apostar directamente por empresas enfocadas en los criterios medioambiental, social y de buen gobierno. 

Para poder decidir si un fondo es o no sostenible existen distintas agencias de calificación ASG con criterios y metodologías diferentes. Entre las más conocidas destacan MSCI ESG Research, Sustainalytics y Thomson Reuters. Todas ellas analizan diferentes aspectos en las empresas para otorgarles la calificación ESG. Estos aspectos suelen estar relacionados con el cambio climático, la contaminación y residuos, recursos naturales, emisiones, innovación, capital humano, oportunidades medioambientales, gobernanza empresarial, entre otros. 

Pero, ¿cómo elegir un fondo socialmente responsable? ¿Qué tiene que tener un fondo para cumplir los criterios ESG? En primer lugar, conviene saber que existen distintos tipos de fondos de inversión que cumplen con estos criterios. 

Uno de ellos son los de exclusión, que excluyen directamente de su cartera compañías, sectores o países que no cumplan con los criterios de sostenibilidad. El segundo tipo son los fondos “best in class”, que buscan compañías que estén comprometidas con la ESG y que estén desarrollando proyectos en esta materia. El tercer estilo es el de los fondos que integran la ESG yendo más allá que los anteriores. En este caso se buscan compañías en las que la ESG destaque especialmente. El cuarto tipo de fondos son los que se centran en la temática sostenibilidad como tal, que eligen y analizan las compañías teniendo en cuenta los tres criterios de la ESG: medioambiental, social y de buen gobierno. Por último, existe la inversión de impacto, que busca compañías que aporten valor a alguno de los criterios ESG. 

Por lo tanto, teniendo en cuenta que existen distintos estilos de inversión ESG (que pueden estar combinados dentro de un mismo fondo), cada inversor deberá elegir el producto con el que más cómodo se sienta una vez tenga claro cuál es su perfil de riesgo. Y es que lo que para una persona puede ser considerado socialmente responsable puede que para otra no lo sea. Por lo tanto, será fundamental estudiar las carteras de los fondos ESG y ver si cumplen con los criterios de cada inversor. Además, no conviene olvidar que se trata de productos con los que se pretende obtener una rentabilidad a largo plazo, por lo que será conveniente analizar su comportamiento y estrategia de inversión.

¿Qué empresas ofrecen inversión socialmente responsable?

¿Tienes dudas? Pregunta a nuestros expertos…
MyInvestorMyInvestor

<p>El neobanco experto en inversión. Fondos indexados de Vanguard, iShares y Amundi, sin mínimo de inversión ni comisiones de custodia. Más de un centenar de Fondos Plus de gestión activa de las principales firmas nacionales e internacionales. 65 planes de pensiones de 25 firmas diferentes. Y la hipoteca más atractiva del mercado.</p>

EBN BancoEBN Banco

EBN es un Banco Español de Negocios, con más de 30 años de experiencia ofreciendo fórmulas de inversión y ahorro, con una reputación como entidad altamente especializada.

Nordea Asset ManagementNordea Asset Management

Nordea Asset Management forma parte de Nordea Group, el grupo de servicios financieros más grande del norte de Europa (con aproximadamente 11 millones de clientes*). Somos una gestora activa con un modelo de negocio global que ofrece servicios en Europa, América y Asia. Gestionamos clases de activos a lo largo de todo el espectro de inversión.

Evo BancoEvo Banco

Queremos ser un banco diferente. Tan claro y sencillo que nos entiendas en 280 caracteres. Hay otra forma de hacer banca.

FundsfyFundsfy

La primera plataforma de ahorro independiente que te permite gestionar y hacer crecer tu dinero de manera 100% online. Fondos de inversión Temáticos, Perfilados, Indexados, de Renta Variable, de Renta Fija, Materias primas, Planes de pensiones, y próximamente mucho más.