Fisher Investments España ha elaborado el informe “Perspectivas de los mercados para 2021: Parte II”  y actualizaciones periódicas para conocer a fondo las perspectivas de los mercados en este año que le servirá de ayuda en la toma de decisiones financieras.

El primer trimestre de 2021 ha terminado con una revalorización de un 9,2 % y los sectores más sensibles a los altibajos económicos registraron un rendimiento por encima de la media, tras un desempeño mediocre en 2020.

Descubra aquí la guía “Perspectivas de los mercados para 2021: Parte II” y actualizaciones periódicas sin coste alguno

Los parqués se están comportando como si estuvieran en las últimas fases del mercado alcista que empezó en 2009. Normalmente, en los últimos compases de un mercado alcista, las acciones orientadas al crecimiento registran un mejor desempeño que sus homólogas orientadas al valor, a pesar de que se turnan en el liderazgo durante periodos cortos de tiempo. Un ejemplo de este fenómeno es el liderazgo de los títulos orientados al valor observado en el primer trimestre.

Fisher Investments España no cree que esta tendencia al alza tenga los días contados, pero sí aprecia varios aspectos que sugieren que su final está más cerca de lo que la mayoría prevé. Por ello, es el momento de centrarse en la diversificación y en la obtención de rentabilidades similares a las del mercado, sin dejarse llevar por las acciones o sectores de moda. Esta no es tarea fácil ya que todos los medios se hacen eco del disparo de algunas cotizadas y de las exuberantes ganancias embolsadas por algunos partícipes del mercado y una cartera diversificada que se centra en acciones orientadas al crecimiento se puede antojar aburrida al compararse con estas historias. Pero lo que puede parecer aburrido juega un papel fundamental para gestionar los riesgos y obtener unos retornos a largo plazo similares a los del mercado.

Consiga la guía para inversores y actualizaciones periódicas sin coste alguno

Parece que el sentimiento inversor se encuentra en unos niveles generalmente observados en las fases finales de los mercados alcistas, cuando el optimismo se ha afianzado en los parqués. Esto se debe al despliegue de los programas de vacunación y la reapertura de las economías. Aunque la fulminante caída del año pasado constituyó técnicamente un mercado bajista –al superar el 20 %- Fisher Investments España considera que fue más bien una corrección sobredimensionada y el optimismo actual sería extremadamente inusual si este fuera el comienzo de un mercado alcista.

No obstante, también se observan ciertos signos de escepticismo. Muchos de estos signos derivan del panorama político actual, especialmente a raíz de las posibles subidas de impuestos en Estados Unidos, que centran toda la atención mediática. Lo cierto es que es improbable que las subidas de impuestos desencadenen un mercado bajista, del mismo modo que tampoco es probable que los recortes fiscales impulsen un mercado alcista. Esto es así porque las subidas de impuestos no suelen coincidir con rendimientos negativos porque lo que mueve a los mercados son las sorpresas y los cambios impositivos nunca se promulgan de la noche a la mañana.

Una de las lecciones más valiosas del año pasado fue la capacidad que tienen los mercados de descontar los acontecimientos importantes y sometidos a examen. La mayoría de los datos económicos se calculan sobre una base interanual y cuando se acerque el verano y los repuntes del año pasado pasen a formar parte de este cálculo podríamos observar una fuerte desaceleración o incluso un descenso. En este caso, los inversores que necesitan unas rentabilidades similares a las registradas por la renta variable deberán mantener la calma ante estos resultados económicos y los episodios de volatilidad que estarán en boca de todos. 

En cuanto a la inflación, y pese a la opinión de algunos expertos financieros, Fisher Investments España considera que, si bien el crecimiento económico puede acelerarse, no estamos a punto de presenciar un fuerte repunte sostenido, sino que será más bien temporal. No se trata de una visión pesimista, sino realista.

Si desea más información sobre inversión, consiga aquí una copia de la guía “Perspectivas de los mercados para 2021: Parte II” y actualizaciones periódicas

En los últimos compases de un ciclo alcista, el alto listón de las expectativas y la codicia pueden nublar el juicio de los inversores y llevarles a tomar decisiones arriesgadas y sesgadas por sus emociones y convicciones que juegan en contra de sus objetivos financieros a largo plazo. Por eso es siempre interesante contar con la ayuda de un experto.

Fisher Investments España es el nombre comercial utilizado por la sucursal en España de Fisher Investments Ireland Limited (“Fisher Investments España”). Fisher Investments España está inscrita con domicilio social en Calle de la Comunidad Balear, 1, vivienda 1, 28669 Boadilla del Monte, Madrid (España), con NIF W0074497I, inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, en el tomo 39501, folio 110, inscripción 1, hoja M-701327 y en el Registro de la Comisión Nacional del Mercado de Valores de Empresas de Servicios de Inversión del Espacio Económico Europeo con sucursal en España (“CNMV”), con el número 126. Fisher Investments Ireland Limited y sus nombres comerciales están inscritos en el Registro Mercantil de Irlanda, Fisher Investments Europe y Fisher Investments España, con los números 623847, 629723, y 629724. Fisher Investments Europe es una empresa regulada por el Banco Central de Irlanda. La dirección registrada de Fisher Investments Europe es: 2nd Floor, 3 George's Dock, International Financial Services Centre, Dublin 1, D01 X5X0 Ireland.

El presente documento recoge la opinión general de Fisher Investments España y Fisher Investments Europe, y no debe ser considerado como un servicio de asesoramiento personalizado en materia de inversiones o fiscal, ni un reflejo de la rentabilidad de sus clientes. No existe garantía alguna de que Fisher Investments España o Fisher Investments Europe sigan sosteniendo estas opiniones, que pueden cambiar en cualquier momento a partir de nuevos datos, análisis o consideraciones. La información aquí contenida no pretende ser una recomendación o pronóstico de las condiciones del mercado. En su lugar, tiene por objeto esclarecer los aspectos tratados. Los mercados actuales y futuros pueden diferir ampliamente de los que se describen en este documento. Asimismo, no se garantiza la exactitud de ninguna de las hipótesis empleadas en los ejemplos contenidos en este documento.