Fisher Investments España
Fisher Investments España
Reduzca su estrés financiero con un fondo de emergencia

Reduzca su estrés financiero con un fondo de emergencia

1
Me gusta
3
Comentar
Guardar

La vida está llena de sorpresas y acontecimientos impredecibles. Independientemente de su situación financiera actual, algunos de estos contratiempos serán caros. No obstante, se puede preparar para este tipo de emergencias creando un colchón de ahorros como fondo de emergencia. Un fondo de emergencia es una manera de obtener cierta tranquilidad y mitigar el impacto que pudiera tener cualquier percance financiero. De este modo, este fondo le ayudará a cubrir gastos imprevistos o ayudarle a sufragar costes en caso de que se quede sin trabajo o se quede temporalmente sin fuentes de ingresos. 

¿Por qué es importante disponer de un fondo de emergencia?

Fisher Investments España habitualmente presta un servicio de asesoramiento en inversiones con un enfoque a largo plazo, pero también ayuda a planificar la jubilación de sus clientes. Disponer de un fondo de emergencia es un elemento importante que tener en cuenta a la hora de planificar su jubilación. Independientemente de su nivel de ingresos, las emergencias pueden afectar rápidamente a otras partes de su esquema financiero, ya sean deudas, ahorros o inversiones. Es importante mantener un colchón que le permita recuperarse rápidamente de cualquier bache y posteriormente volver a seguir  sus metas financieras a largo plazo. Si bien no recomendamos mantener la mayoría de sus ahorros en efectivo, depositar dinero en un fondo de emergencia ayuda a que sus inversiones puedan seguir creciendo sin necesidad de tocarlas. 

Un fondo de emergencia debería ser de ayuda para poder evitar tocar otros activos o instrumentos, como los ahorros para su jubilación o una tarjeta de crédito con un tipo de interés alto. 

¿Cuánto podría costarle el hecho de utilizar dichas fuentes de financiación? Digamos que usted está a 20 años de su jubilación y decide retirar 5000 EUR de sus ahorros para la jubilación con el objeto de sufragar un gasto de emergencia. En esas dos décadas que faltan para su jubilación, sus 5000 EUR podrían haberse convertido en 13 200 EUR con un simple 5 % de rentabilidad anual. En cambio, si utiliza 5000 EUR de una tarjeta de crédito con un interés anual del 19 % y realiza un pago mensual de 200 EUR, acabará pagando un total de 9985 EUR, es decir, los 5000 EUR más 4985 EUR en intereses, durante un período de 8 años. 

Y lo que no es menos importante: un fondo de emergencia puede ayudarle a reducir sus preocupaciones. Una emergencia financiera, sin ningún tipo de duda, es un factor que contribuye al estrés, pero saber que puede hacer frente a esta emergencia puede ayudarle a liberar parte de esa ansiedad. 

Asimismo, si usted ya cuenta con un fondo de emergencia, pero necesitó utilizarlo recientemente, es importante reponerlo para que esté listo ante la próxima situación que pueda ocurrir. 

Así es como se crea un fondo de emergencia

Muchos expertos financieros recomiendan que el fondo de emergencia disponga de los fondos suficientes para sufragar sus costes durante un período de entre tres y seis meses. El rango más corto de este período puede ser suficiente si solo necesita el fondo para usted; en caso de que se tenga que hacerse cargo de más personas, se recomienda el otro extremo de dicho período. Si ya está jubilado y no recibe ingresos recurrentes, podría ser incluso adecuado reservar hasta 12 meses de gastos. Pero, en primer lugar, necesita saber cuáles son las cantidades exactas. Comience calculando sus gastos mensuales. Céntrese en los gastos básicos e inevitables, es decir, los que debe pagar cada mes: hipoteca o alquiler, facturas, comida y gastos similares. Posteriormente, analice los elementos de su presupuesto que puede eliminar si la situación se agrava. Incluso ciertas personas definen un presupuesto de emergencia, en el cual determinan los servicios que podrían cancelar si por mala fortuna tienen que pasar por un bache financiero. 

Una vez tenga una idea precisa del tamaño que su fondo de emergencia necesita alcanzar, es el momento de empezar a ahorrar. Hágase una idea de qué porcentaje de sus ingresos regulares puede permitirse poner a un lado, siendo entre el 5 % y el 10 % la cifra ideal, pero cualquier cantidad que pueda permitirse está bien. Asimismo, puede ayudar a incrementar sus ahorros de emergencia con cualquier ganancia financiera que pueda obtener, como bonus, devoluciones de impuestos o ventas de objetos en tiendas de segunda mano. 

Mantenga su fondo de emergencia en un lugar seguro y fácilmente accesible. Una cuenta de ahorros con altos intereses o una cuenta monetaria le daría acceso casi inmediato a su dinero. Haga que el proceso de ahorro sea sencillo para usted, automatizándolo todo lo posible. Por ejemplo, algunas personas aplican reglas en sus ingresos salariales y transfieren de manera automática un 10 % del sueldo a su cuenta de ahorros en cuanto lo reciben. De este modo, se evita ser consciente de ello y se sufren menos tentaciones de utilizar un dinero que realmente no vio en primer lugar. Asimismo, considere crear una cuenta en una institución distinta a la que reciba su salario. Esto puede ayudarle a evitar la tentación de transferir dinero de su cuenta de ahorros a la cuenta que utiliza en su día a día y correr el riesgo de gastarse los fondos en situaciones que no son emergencias.
 
Establecer un fondo de emergencia tomará tiempo, incluso algunos años en algunos casos. No se preocupe por tratar de ahorrar la totalidad de esa cantidad de un día para otro. Empiece con cantidades más pequeñas y objetivos intermedios para mantenerse centrado y motivado. Busque ahorrar 1000 EUR, posteriormente 2000 EUR. Incluso si no alcanza su objetivo final, su fondo de emergencia aún puede ser de ayuda para evitar endeudarse. Cuando finalmente alcance el objetivo de su fondo de emergencia, continúe con esa mentalidad positiva sobre ahorrar: considere utilizar ese 10 % que ingresaba al fondo de emergencia a otros objetivos financieros, como pagar la deuda que debe o aumentar los ahorros para su jubilación. 
 

¿Qué situaciones pueden calificarse como emergencias?

Una vez que ya esté en el camino de crear un fondo de emergencia, es el momento de considerar qué puede ser calificado como tal. 

Tanto si se jubila anticipadamente como si pierde su trabajo, está en una baja temporal o trabaje a tiempo parcial para cuidar de un miembro de su familia, una pérdida de ingresos es una emergencia financiera —y, por ende, una situación perfecta para utilizar su fondo de emergencia—.

No obstante, este fondo no es solo para situaciones en las que se quede sin trabajo. Por lo que respecta a otros tipos de gastos, existen tres elementos que señalan que se trata de una emergencia financiera:

1.    Inesperado: un gasto que no podría preverse. 
2.    Urgente: un gasto que debe afrontarse al momento.
3.    Inevitable: una situación en la que no tiene otra elección. 

Si una situación cumple estos tres criterios, es correcto utilizar su fondo de emergencia para la misma. Podría ser por cualquier razón, desde un gasto médico inesperado o un accidente de coche, hasta una emergencia con su mascota o un viaje de última hora al funeral de un miembro de la familia. Si se rompe la calefacción en pleno invierno calificaría como emergencia, pero no si se rompe la cinta de correr. Recuerde: si tiene que hacer uso de su fondo de emergencia, reinicie el proceso de ahorro para volver a tenerlo al completo y listo para la próxima vez que lo necesite. 

Fisher Investments España presta servicios de asesoramiento de inversiones a largo plazo. En un período de 10, 20 o más años, es muy probable que sufra algún tipo de emergencia. Un fondo de emergencia puede mitigar el impacto que dicha emergencia tenga sobre sus finanzas, lo que permite que su dinero siga trabajando a favor de sus objetivos de inversión a largo plazo. 

Perspectivas de los mercados 2020: un análisis sobre cómo está comportándose el mercado y que esperar en los próximos meses. Para inversiones superiores a 350.000 €, consiga el informe y actualizaciones periódicas.

Fisher Investments España es el nombre comercial utilizado por la sucursal en España de Fisher Investments Ireland Limited,   (“Fisher Investments España”). Fisher Investments España está inscrita con domicilio social en calle Junta de Castilla y León, 8, 28660 Boadilla del Monte (Madrid), con NIF W0074497I, inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, en el tomo 39501, folio 110, inscripción 1, hoja M-701327, y en el Registro de la Comisión Nacional del Mercado de Valores de Empresas de Servicios de Inversión del Espacio Económico Europeo con Sucursal en España, con el número 126.
 
El presente documento recoge la opinión general de Fisher Investments España y Fisher Investments Europe, y no debe ser considerado como un servicio de asesoramiento personalizado en materia de inversiones o fiscal, ni un reflejo de la rentabilidad de sus clientes. No existe garantía alguna de que Fisher Investments España o Fisher Investments Europe sigan sosteniendo estas opiniones, que pueden cambiar en cualquier momento a partir de nuevos datos, análisis o consideraciones. La información aquí contenida no pretende ser una recomendación o pronóstico de las condiciones del mercado. En su lugar, tiene por objeto esclarecer los aspectos tratados. Los mercados actuales y futuros pueden diferir ampliamente de los que se describen en este documento. Asimismo, no se garantiza la exactitud de ninguna de las hipótesis empleadas en los ejemplos contenidos en este documento. Invertir en los mercados financieros implica un riesgo de pérdida, y no hay garantías de que todo o parte del capital invertido sea reembolsado. La rentabilidad pasada no garantiza ni indica los resultados futuros de manera fiable. El valor de las inversiones y los ingresos procedentes de ellas están sometidos a la fluctuación de los mercados financieros mundiales y de los tipos de cambio internacionales.
0 ComentariosSé el primero en comentar
User