Publicado en el blog Market Insights

Mario Draghi ha reaccionado al aumento de los riesgos económicos para la perspectiva económica con un agresivo paquete de medidas de expansión cuantitativa. La medida en que este paquete apoyará la economía depende en gran parte de que se consiga alentar el gasto soberano.

Un enfoque con cinco vertientes

 

El paquete de estímulos ha sido muy completo. Incluye:

Adentrar los tipos aún más en territorio negativo – La decisión del BCE de recortar los tipos de interés, adentrándose aún más en territorio negativo al -0,5% indicando además que podrían incluso bajar más todavía, puede entenderse como un intento de mantener el Euro débil para apoyar al sector manufacturero. Los estudios empresariales indican debilidad generalizada en el sector de las exportaciones y destacan el riesgo de que esto pueda acarrear una reducción de empleos si la debilidad persiste. Dado el efecto desinflacionario que una prolongada debilidad en la fabricación podría tener sobre la economía de la eurozona, es comprensible que el BCE desee actuar antes de la llegada de Christine Lagarde.

Sistema escalonado (“tiering”) – La decisión de reducir el efecto de los tipos de interés negativos sobre los bancos ofrece cierto alivio para el sector bancario, pero lo más importante es que deja abierta la puerta para que Christine Lagarde adentre aún más los tipos en territorio negativo si lo considera necesario o deseable.

TLTROs (subastas de liquidez a largo plazo) – Los bancos que cumplen ciertos objetivos de préstamos pueden pedir prestado hasta tres años al tipo de depósito medio. El BCE está pagando de hecho a los bancos por pedir prestado siempre que ellos presten a su vez. Una vez más esto podría reducir la presión sobre los márgenes de interés netos, aunque el interrogante en torno a la demanda de préstamos del sector privado, dada la incertidumbre económica, sigue presente.

Orientación a futuro – La decisión de que la orientación a futuro pase de depender de una fecha a depender de la situación, diciendo que los tipos de interés no se elevarán hasta que la perspectiva de inflación converja plenamente con el objetivo de inflación del BCE, y que esta convergencia se refleje de manera consistente en las dinámicas de inflación subyacente, otorga a los mercados la certeza de que la política monetaria acomodaticia seguirá en vigor hasta que funcione.

QE – Sin embargo, mucho más importante es la decisión de reanudar la QE con 20.000 millones de euros mensuales y comprometerse a no detener las compras hasta “poco antes” de que el BCE vuelva a elevar los tipos de interés. Esta orientación a futuro sobre la QE es una importante ráfaga de artillería que compromete al BCE a continuar con la QE hasta que logre sus objetivos. Esto implica que las anteriores limitaciones sobre emisores, que impedían al BCE poseer más del 33% de la deuda soberana de un país serán sustituidas si es necesario, esta era la gran noticia que los mercados esperaban y deseaban.

¿Funcionará?

 

Aunque por sí mismos los tipos de interés negativos y la QE actuarán fundamentalmente debilitando la divisa, si se combinan con estímulos fiscales por parte de los gobiernos, alentados a pedir préstamos e invertir para el futuro en proyectos que mejoren el crecimiento, podrían tener un efecto mucho más significativo sobre la demanda.

El BCE ya ha jugado sus cartas y Draghi ha sacado la artillería, la pelota está ahora en el tejado de los gobiernos europeos con capacidad fiscal para unirse al juego de la expansión.

Consecuencias para la inversión

 

Es posible que los bancos centrales se encuentren disputando una carrera hacia los mínimos en los tipos de interés para impedir la apreciación de la divisa. Con este paquete, el BCE se ha adelantado al pelotón en un ambicioso esfuerzo por mantener la divisa baja ante potenciales estímulos posteriores de los bancos centrales extranjeros. El presidente Trump no ha tardado en tuitear su frustración ante la actitud de la Fed, que sigue “sentada, y sentada y sentada.”

El que los estímulos monetarios puedan proporcionar un apoyo duradero a los activos de riesgo depende de si la perspectiva de crecimiento se estabiliza, lo que dependerá en parte de cómo progrese la guerra comercial. Lo que parece claro es que la bajada de los tipos de interés y de las tires de los bonos soberanos de los países más importantes está aquí para quedarse en el futuro próximo.

 

El programa Market Insights proporciona información exhaustiva y comentarios sobre mercados globales sin hacer referencia a ningún producto en particular. Diseñada como una herramienta para ayudar a los clientes a comprender mejor los mercados y servirles como apoyo en la toma de sus decisiones de inversión, el programa explora y sopesa las implicaciones de la información actual de la economía y las condiciones variables del mercado.
 
Con respecto a la Directiva Europea 2014/65/UE (MiFID II / MiFIR), los programas Market Insights y Portfolio Insights son comunicaciones publicitarias y no están incluidos en el ámbito de alcance de ningún requisito MiFID II / MiFIR específicamente relacionado con los informes de inversiones. Además, los programas Market Insights y Portfolio Insights de J.P. Morgan Asset Management, al no tratarse de un tipo de análisis independiente, no se han elaborado con arreglo a las disposiciones legales orientadas a promover la independencia de los informes de inversiones, y no existe prohibición alguna que impida la negociación antes de su divulgación.
 
Este documento constituye una comunicación general y se facilita para fines exclusivamente informativos. Tiene carácter educativo y no debe ser considerado como asesoramiento o recomendación sobre ningún producto, estrategia, característica de plan o para otros fines en ninguna jurisdicción. Tampoco constituye un compromiso por parte de J.P. Morgan Asset Management o sus filiales de participar en las operaciones mencionadas en este documento. Los ejemplos utilizados tienen carácter genérico o hipotético, y se facilitan exclusivamente con fines ilustrativos. Este material no contiene información suficiente para apoyar una decisión de inversión y no debería ser tomado como referencia para evaluar las ventajas de invertir en cualquier valor o producto. Asimismo, los usuarios deben evaluar de manera independiente las consecuencias legales, reglamentarias, fiscales, crediticias y contables, y determinar, junto con sus propios asesores profesionales, si alguna de las inversiones aquí mencionadas se considera adecuada para alcanzar sus objetivos personales. Los inversores deben velar por obtener toda la información pertinente que se encuentre disponible antes de realizar una inversión. Las previsiones, cifras, opiniones o técnicas y estrategias de inversión aquí reflejadas se ofrecen exclusivamente para fines informativos, sobre la base de ciertos supuestos y condiciones actuales de mercado, y están sujetas a cambios sin previo aviso. Toda información aquí contenida se considera exacta en el momento de su preparación. Sin embargo, no puede garantizarse su exactitud y no se acepta responsabilidad alguna en relación con cualquier error u omisión. Cabe señalar que la inversión conlleva riesgos, que el valor de las inversiones y las rentas que estas generan pueden fluctuar en función de las condiciones del mercado y los convenios en materia tributaria, y que los inversores podrían no recuperar todo el dinero invertido. La rentabilidad y los rendimientos históricos no constituyen una indicación fiable de los resultados actuales y futuros.  J.P. Morgan Asset Management es la marca del negocio de gestión de activos de JPMorgan Chase & Co. y sus filiales en todo el mundo. En la medida en que lo permita la legislación aplicable, podremos grabar conversaciones telefónicas y controlar comunicaciones electrónicas para cumplir nuestras obligaciones legales y reglamentarias, así como las políticas internas. Los datos personales serán recopilados, almacenados y procesados por J.P. Morgan Asset Management de conformidad con nuestra Política de protección de datos para EMEA (www.jpmorgan.com/emea-privacy-policy).  Publicado por JPMorgan Asset Management (Europe) S.à r.l. Sucursal en España con domicilio en Paseo de la Castellana, 31. Registrada en la Comisión Nacional del Mercado de Valores.
Copyright 2019 JPMorgan Chase & Co. Todos los derechos reservados.