Koala Capital Sicav ha cerrado el trimestre con un valor liquidativo de 18,9773 euros/acción, lo que supone una rentabilidad trimestral del +4.66% y una acumulada en el año del +4.66%. Desde inicio, Koala Capital Sicav acumula una rentabilidad del +57.26% versus un +33.21% del índice Eurostoxx 50 Net Return. En los últimos cinco años la rentabilidad anualizada ha sido del +7.72% con una exposición neta a bolsa entre un 40% a un 50%.

Situación de la pandemia y de la economía y mercados

La economía mundial continúa recuperándose progresivamente, aunque con divergencias entre continentes. Los países asiáticos ya están demostrando su gran dinamismo económico y empresarial, seguido por cierto empuje en Norteamérica y muy poco en Europa. Tras vivir en 2020 el mayor parón económico y la mayor explosión monetaria en un siglo, los bancos centrales y gobiernos continúan con sus políticas monetarias y fiscales expansivas. Además, la “reaceleración de tendencias”, tanto geopolíticas, pero especialmente en los aspectos sociales y tecnológicos continua, penalizando a ciertos negocios y beneficiando a otros.

Poniendo en perspectiva las pandemias a lo largo de historia de la humanidad, y sin ninguna intención de minusvalorar el enorme impacto sanitario reciente, en realidad podemos sentirnos afortunados. La peste negra en el siglo XIV aniquiló a cerca de la mitad de la población en Europa. La mal llamada “gripe española” durante la I Guerra Mundial mató a cerca del 2,5% de la población mundial. El Covid, hasta la fecha tiene apenas una tasa de mortalidad global del 0,03% de la población.

Aunque sin duda recordaremos este primer trimestre del año por varios acontecimientos extremos e históricos en los mercados financieros. Con una tasa de ahorro disparada en el mundo y con parte de la población teletrabajando, muchos nuevos inversores han iniciado operaciones en bolsa y en criptodivisas. Este fenómeno se puede observar en el número de nuevas cuentas en brókeres bursátiles en Estados Unidos, Europa o Japón.

El primer evento explotó a finales de enero. Las acciones de Gamestop se revalorizaron un 1500% en pocas semanas ante una avalancha de órdenes de compra impulsadas por la acción coordinada en los foros de bolsa de Reddit, para luego perder gran parte del alza.

El segundo es el auge exponencial en las cotizaciones de las llamadas criptomonedas como el Bitcoin o Ethereum, y muy especialmente en otras como Dogecoin en el que Elon Musk ha empujado la demanda a través de continuos tweets. Desde septiembre hasta marzo, el Bitcoin ha multiplicado por cinco.

El tercer suceso, tan peligroso como el primero, ha saltado a la luz pública en marzo y se ha originado en un vehículo llamado Archegos Capital. Resulta que su gestor de inversiones se embarcó en diversas compras bursátiles apalancadas por más de $100.000 millones en unas pocas acciones siendo financiado por los principales bancos de inversión en Wall Street. El resultado final no podía ser distinto al que hemos visto publicado en los medios especializados, una pérdida total del patrimonio invertido y un agujero hasta la fecha superior a los $10.000 millones, repartido entre los principales bancos de inversión.

Todos estos casos nos muestran un claro exceso de complacencia, probablemente por la enorme liquidez y sin duda por el apoyo de los bancos centrales con la política monetaria más expansiva de los últimos cincuenta años.

A quienes les interese profundizar más en ambos episodios históricos podéis consultar el Blog de Marc Garrigasait con “Gamestop el ejército de pequeños inversores que han vuelto loco a Wall Street” y también con “Archegos Capital, el “margin call” que Dios no pudo parar”.

En este escenario debemos ser aún más conservadores en la toma de decisiones para no perder de vista nuestro objetivo principal, la preservación del capital. Aunque sea menos emocionante, preferimos ganar dinero poco a poco. Demasiadas inversiones tienen hoy en día la apariencia de ser dinero fácil y rápido. Probablemente el acceso al endeudamiento extremadamente barato sea demasiado asequible. En el mundo empresarial y en el de las inversiones, las pérdidas futuras suelen estar muy correlacionadas con el nivel de percepción previa de “ganancia fácil”.

Afortunadamente, recordaremos 2020 como el año del triunfo de la ciencia, aunque también del fracaso de la política. Vemos avances científicos del siglo XXII con unos políticos que actúan como en la Edad Media, lanzando a la hoguera de los medios de comunicación a los científicos que han resuelto en tiempo récord una pandemia global. La nueva técnica aplicada en el descubrimiento de las vacunas como el mRNA, proyecta un enorme potencial en medicina para combatir las enfermedades raras o el cáncer. El mRNA es un nuevo enfoque en medicina que consiste en proporcionar instrucciones a nuestras células para producir proteínas y que sean enviadas a varias partes del cuerpo para luchar contra enfermedades. En el centro de todas las investigaciones genómicas se encuentra una empresa que incorporamos a la cartera de Koala Capital Sicav en septiembre llamada Illumina y de la que hemos continuado incrementando posiciones este trimestre.

Puedes consultar la carta trimestral completa haciendo click aquí