Schroders
Schroders
Los 10 principales temas de inversión para 2021 y más allá

Los 10 principales temas de inversión para 2021 y más allá

0
Me gusta
3
Comentar
Guardar

A medida que la economía global se recupera del colapso de la pandemia, en Schroders hemos identificado diez temas de inversión que podrían desarrollarse a raíz de este capítulo tan inusual de la historia:

1. Las buenas noticias ya están descontadas
Es muy posible que los mercados de renta variable sigan beneficiándose del viento de cola de los actuales estímulos financieros, pero también se enfrentan a tres desafíos: las elevadas valoraciones, la falta de margen para que los tipos de interés bajen significativamente y el alto nivel de deuda de los gobiernos.
En última instancia, las valoraciones son el mejor indicador de las rentabilidades a largo plazo. Con muchas acciones y la mayoría de los principales índices de renta variable cerca de sus máximos históricos, son naturalmente más vulnerables a cualquier flujo de noticias.

2. Una gran oportunidad para que el valor resurja
El mercado no ha sabido discriminar entre los valores de calidad baratos con fundamentales de mayor calidad y los que realmente se enfrentan a retos cíclicos o estructurales en sus modelos de negocio.

A principios de noviembre de 2020, el grado de dispersión de las valoraciones en el mercado había alcanzado los niveles observados durante la última gran burbuja tecnológica de 1999-2000. Las buenas noticias sobre las vacunas y la reducción de la incertidumbre política en EE.UU. parecen haber sido los catalizadores de un cambio en el liderazgo del mercado. Sin embargo, la rotación que hemos observado desde entonces sólo representa un cambio muy modesto de los múltiplos de valoración. Por ello, la revalorización de los valores olvidados tiene mucho recorrido.

3. La burbuja de las altas valoraciones en las acciones de crecimiento puede desinflarse
En la otra cara de la moneda, las elevadas expectativas incorporadas a las altas valoraciones de muchos valores “populares” dejan poco margen.

En nuestra opinión, los inversores se dejaron llevar por la idea demasiado simplificada de que "el ganador se lo lleva todo". Esta ha sido una de las estrategias ganadoras durante la última década, pero es difícil que se repita. Como las actuales valoraciones están muy altas, algunos de los activos favoritos tienen el listón muy alto en cuanto sus expectativas de crecimiento.

4. El mercado estadounidense se encuentra en el nivel más caro de las últimas cinco décadas
EE.UU. ha sido el mercado dominante durante los últimos años, impulsado en gran medida por un pequeño grupo de compañías que tienen un gran peso en el índice y un número creciente de valores temáticos. Como tal, los ejemplos más extremos de valoraciones excesivas también se encuentran en Estados Unidos.

Pero todavía quedan muchas oportunidades de valor dentro del mercado estadounidense, sobre todo en sectores rezagados como el farmacéutico y el tecnológico más tradicional, pero los vientos en contra del mercado estadounidense, en su conjunto, parecen estar aumentando.

5. Los países emergentes de Asia, infravalorada y con buenas perspectivas de crecimiento
Al igual que EE.UU., Asia cuenta con un pequeño número de empresas de mega capitalización y que presentan buenas rentabilidades. Sin embargo, en general, los mercados emergentes de Asia están más baratos que los mercados desarrollados y ofrecen oportunidades tanto de crecimiento como de valor. Los mercados emergentes asiáticos podrían tener un buen comportamiento a lo largo del año, especialmente las zonas más expuestas a las exportaciones, ya que están más vinculadas a la recuperación global.

6. El aumento de la inflación es un riesgo a corto plazo
Los responsables políticos han estado más preocupados por la deflación que por la inflación en los últimos años, pero es probable que esto cambie. Una de las consecuencias de la actual pandemia ha sido la eliminación de la capacidad en un momento en que la política monetaria y fiscal es extremadamente flexible en todo el mundo y el ahorro de los hogares es inusualmente alto. Esto podría hacer que la inflación se dispare a corto plazo, lo que crearía un nuevo reto para los responsables políticos que podría hacer tambalearse, tanto a los mercados de renta variable, como a los de renta fija.

El aumento de la inflación ha tendido, históricamente, a apoyar a los sectores cíclicos junto a los típicos favorecidos por los tipos más altos, es decir, los materiales, la industria, el consumo y los bancos. Los principales perdedores de la inflación son los sectores considerados como sustitutos de los bonos, como las empresas de servicios públicos, mientras que muchos valores inmobiliarios ya están pasando por dificultades debido al colapso de la demanda de espacio para oficinas.

7. El sector salud parece barato
Vemos muchas oportunidades en áreas del mercado menos expuestas al ciclo, como el sector salud. Se trata de un sector dispar y algunas partes ya están muy sobrevaloradas (por ejemplo, la biotecnología/genómica).

Sin embargo, los activos farmacéuticos, en particular, presentan valoraciones atractivas, en parte como resultado de su carácter defensivo y en parte por el riesgo de la inminente regulación de los precios de los medicamentos en EE.UU. Observamos que ofrecen estabilidad en cuanto a sus sólidos márgenes de beneficios, posibles dividendos razonables y un bajo apalancamiento financiero.


8. La inversión centrada en el medioambiente ha llegado para quedarse
El objetivo de cumplir con el acuerdo de París nos lleva a pensar que la presión para reducir las emisiones de carbono continuará y las empresas tendrán que adaptarse.

Se espera que la inversión en la producción de petróleo y gas se mantenga por debajo de los niveles prepandémicos en el futuro previsible, en un momento en que las empresas tienden hacia fuentes alternativas como la energía solar y eólica. El cambio hacia los combustibles no fósiles será un foco clave de atención para la inversión en la próxima década, junto con las nuevas tecnologías de almacenamiento de baterías y los biocombustibles.

9. Las cuestiones sociales serán cada vez más importantes
La pandemia ha aumentado la concienciación sobre la importancia de las cuestiones sociales, especialmente en ámbitos como la salud mental y el aumento de las desigualdades. Estamos convencidos de que tener en cuenta los perjuicios sociales contribuirá cada vez más a la rentabilidad de las inversiones futuras, a medida que las empresas sean más sensibles a su impacto más amplio en la sociedad.

10. La inversión temática y los inversores "indiferentes al valor"
La inversión temática está asociada a tendencias que trascienden la típica clasificación de los valores por su industria o sector. Un buen ejemplo sería el auge de Internet y las redes sociales en las últimas dos décadas. El número de activos potencialmente temáticos parece aumentar cada día, debido al mayor ritmo de disrupción en comparación con las últimas décadas.

Al mismo tiempo, la demanda de este tipo de valores por parte de los inversores también está en auge. Hay un número creciente de inversores minoristas participando en el mercado y, a menudo, se sienten atraídos por temas populares, en lugar de centrarse en enfoques basados en la valoración. Es probable que la mayoría de los temas persistan, pero existe un mayor riesgo de que surjan nuevas burbujas. Esto supone tanto una oportunidad, como una amenaza para los inversores a largo plazo.

0 ComentariosSé el primero en comentar
User