Conseguir unas rentas adicionales a nuestros ingresos es una meta básica para muchos inversores, pero lograrlo puede ser complicado. Y aquí la diversificación es clave para quienes invierten en renta variable. Tres razones que lo demuestran

- Invertir en pocas acciones para obtener rentas puede ser arriesgado, ya que pueden reducir sus dividendos o el precio de la acción puede caer. 

- Algunas zonas geográficas ofrecen rendimientos de dividendos más elevados que otras. 

- Las oportunidades sectoriales pueden variar mucho dependiendo de la zona geográfica. 

“El desafío para el futuro es que las fuentes tradicionales de rentas, como los depósitos bancarios y los bonos gubernamentales, no pueden satisfacer las necesidades de los inversores", recuerda Rupert Rucker, director de Soluciones de Rentas en Schroders. 
 

Confiar en acciones individuales puede ser peligroso

El enfoque 'hazlo tu mismo' parece atractivo para los inversores: comprar y recibir acciones de empresas robustas, como Coca Cola, que pagan dividendos, es lo más habitual pero no siempre lo más acertado, porque una compañía concreta puede atravesar problemas temporales o aún más severos, por segura que parezca.

Esta sería la primera razón para diversificar, que se visualiza a la perfección con el antiguo cliché de no poner todos los huevos en la misma cesta. El hecho de que una empresa haya pagado dividendos de forma constante en el pasado no significa que en el futuro lo vaya a hacer.

Los inversores tienen que evaluar los riesgos de una compañía, así como los de la industria a la que pertenece para comprobar si seguirá pagando dividendos o no. 

¿Qué hace falta para calcular los riesgos?

Calcular dichos riesgos es una tarea necesaria pero requiere mucho tiempo, por lo que no es raro que muchos inversores decidan dejar este trabajo a un gestor de fondos profesional

El método de invertir en una selección de acciones asegura que la cartera de inversión sea más independiente del comportamiento de las compañías. Es decir, si algunas firmas reducen sus dividendos o sus acciones caen en el mercado, otras empresas compensarán este comportamiento negativo. 

Diferentes regiones ofrecen rendimientos variables

Por otro lado, hay una gran variedad de fondos. Por ello, hay que tener cuidado con las limitaciones y riesgos que supone enfocarse en una única región.

La siguiente tabla muestra la rentabilidad por dividendo de algunas zonas geográficas en la actualidad y se comparan con los obtenidos durante años pasados. 

Muchos inversores prefieren fondos que invierten en su mercado local. Esta elección permite eliminar la volatilidad de la moneda. Pero puede significar perder unas rentas más alta o una gama más amplia de productos procedentes de otros países. 

Los gráficos a continuación muestran, a la derecha, la ponderación de cada región en el índice global y, a la izquierda, el porcentaje de acciones con rentabilidad por dividendos superior al 4%. 

Por ejemplo, América del Norte supera el 55% del índice, pero tiene solo el 12,7% de las acciones con un una rentabilidad por dividendo superior al 4%. Por el contrario, otras regiones como Asia, que solo representa el 12,5% del índice, cuenta con el 40% de las empresas con una rentabilidad por dividendo superior al 4%.

Hay que tener en cuenta que los mercados emergentes, y especialmente los mercados fronterizos, conllevan un mayor riesgo político, legal y operacional.

Cuidado con los sesgos del sector

La siguiente tabla compara el desglose sectorial del índice MSCI de todos los países con el de MSCI de Reino Unido. Existen algunas diferencias, especialmente en lo que respecta al sector de tecnologías de la información. En el índice mundial representa casi el 20%, mientras que en Reino Unido está incluido en 'otros' por su pequeño tamaño.


Por tanto, tener una cartera global evita que el inversor esté expuesto a los sesgos de cualquier sector de una región en particular. Otra de las razones por las que es una estrategia diversificar.  

Además, apostar por una cartera global puede ayudar a mitigar la volatilidad de la moneda, ya que las diferentes divisas subirán y caerán en diferentes momentos del ciclo económico.

Para los inversores que buscan una cartera diversa, puede tener sentido adoptar un enfoque global. Pero es probable que se necesiten ayuda de un asesor profesional que evalúe los riesgos, los beneficios y oportunidades.
 

Información Importante      
Las opiniones expresadas aquí son las de Emma Stevenson, redactora de Inversión de Schroders y no representan necesariamente las opiniones declaradas o reflejadas en las Comunicaciones, Estrategias o Fondos de Schroders. Este documento tiene fines informativos exclusivamente y no se considera material promocional de ningún tipo. La información aquí contenida no se entiende como oferta o solicitud de compra o venta de ningún valor o instrumento afín en este documento. No se debe depositar su confianza en las opiniones e información recogidas en el documento a la hora de tomar decisiones de inversión y/o estratégicas. La información aquí contenida se considera fiable, pero Schroders no garantiza su integridad ni su exactitud. La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original invertido. Las previsiones están sujetas a un alto nivel de incertidumbre sobre los factores económicos y de mercado futuros que pueden afectar a los resultados futuros reales.  Las previsiones recogidas en el documento son el resultado de modelos estadísticos basados en una serie de supuestos. Las previsiones se ofrecen con fines informativos a fecha de hoy. Nuestros supuestos pueden variar sustancialmente en función de los cambios que puedan producirse en los supuestos subyacentes, por ejemplo, a medida que cambien las condiciones económicas y del mercado. No asumimos ninguna obligación de informarle de las actualizaciones o cambios en estos datos conforme cambien los supuestos, las condiciones económicas y del mercado, los modelos u otros aspectos. Publicado por Schroder Investment Management Limited, Sucursal en España, c/ Pinar 7 – 4ª planta.28006 Madrid – España.