El rally que está viviendo el mercado bursátil de Estados Unidos comenzó en marzo de 2009 y perdura hasta la actualidad. De hecho, se anota una revalorización de más del 400% desde entonces. Por tanto, se ha convertido en el más largo de la historia, superando en más de cuatro años el repunte registrado entre julio de 1962 y mayo de 1970.

Sin embargo, no es sólo un fenómeno de EE.UU. Las acciones del Reino Unido, Europa, los mercados emergentes y Japón han subido más del 150% en el mismo periodo, según datos de Refinitiv. Y, lo que más llama la atención es que, pese al contexto económico y político que estamos viviendo, los mercados no paran de subir. 

¿Por qué se están recuperando los mercados bursátiles?

Una de las razones es que las acciones se están beneficiando de la política monetaria que han implantado los bancos centrales desde la última crisis financiera. 

En este sentido, los distintos bancos centrales han mantenido bajos los tipos de interés y han abaratado los créditos para impulsar la economía. Por ejemplo, los tipos en Estados Unidos se encuentran en torno al 1,75%, un 5% menos que antes de la crisis de 2007. De hecho, la Fed ha recortado los tipos dos veces durante 2019, dando un paso atrás en su estrategia por subirlos. ¿Por que ha dado este giro de timón? Este repentino cambio se debe a su preocupación por la desaceleración económica que los expertos están vaticinando. 

Otras potencias también han seguido este ejemplo: los tipos en Reino Unido están al 0,5%, otro 5% menos que en 2008, mientras que en Japón y zona euro ya los han situado en niveles negativos. 

Sin embargo, que los tipos se encuentren en estos niveles ha perjudicado a otros activos, como la deuda pública. El Tesoro a 10 años de Estados Unidos cotiza, actualmente, al 1,8%, mientras que el de Reino Unido se sitúa en el 0,6%. 

Por tanto, para encontrar rentabilidad, algunos inversores han tenido que asumir un mayor riesgo en sus inversiones, por ejemplo, a través de la inversión en acciones. El S&P 500 de EE.UU. rinde un 2%, por ejemplo, mientras que el índice FTSE All-Share del Reino Unido rinde un 4,1%, según datos de Refinitiv.

Entonces, ¿cómo se compara este mercado alcista con los del pasado?

El siguiente gráfico muestra los seis mercados alcistas con mayor recorrido en Estados Unidos desde 1962 y sus correcciones correspondientes: 

En este ejemplo, un mercado alcista se define como una subida del 50% o más durante un período de más de seis meses. Un mercado bajista se define como una caída del 20% o más que duró al menos tres meses.

¿Puede continuar esta subida?

"Los mercados se han centrado cada vez más en dos tendencias interrelacionadas, aunque un tanto contrarrestadas: el debilitamiento del crecimiento mundial y la amplia liquidez de los bancos centrales. Seguimos viendo evidencia de debilidad en el ciclo manufacturero global y la liquidez del banco central ha empujado a los mercados a niveles aún más caros", explica Johanna Kyrklund, responsable de Inversiones y responsable Global de Multi-Asset Investment.

"Como las rentabilidades se han recuperado y los sectores defensivos de renta variable también han obtenido mejores resultados, el mercado se ha movido en consecuencia. Si los datos manufactureros mejoran y se rebajan las tensiones geopolíticas, los activos cíclicos también podrían aumentar su precio. Como consecuencia, mantenemos una visión cautelosa para beneficiarnos del entorno de liquidez sin tomar demasiado riesgo cíclico", puntualiza Kyrklund.