El cambio climático es un tema que preocupa cada vez más a los inversores. Por estas razón, en Schroders llevamos varios años monitorizando este tema para analizar la rapidez con la que el cambio climático pasará de ser un asunto del futuro para convertirse en un riesgo del presente así como el efecto que tendrá en las compañías en las que invertimos.

Para ayudar a los inversores interesados en aprovechar las oportunidades que se derivan de este fenómeno hemos preparado un pequeño Q&A para recoger las dudas más frecuentes y darles respuesta. 

- ¿Por qué se habla tanto del cambio climático? 

El cambio climático no es un tema nuevo. De hecho es un tema del que se viene hablando desde hace mucho tiempo y las soluciones planteadas para hacer frente a este fenómeno prácticamente no han variado en los últimos 10 años. No obstante, lo que sí que está cambiando es que ahora comenzamos a notar algunos de sus efectos. De hecho actualmente, nos encontramos en un punto muy interesante en la lucha contra el cambio climático, solo hay que ver las nuevas regulaciones que están apareciendo. Se está produciendo una transformación a gran escala y esto está teniendo consecuencia en todos los sectores, incluido el de la inversión.

- ¿Se van a cumplor los objetivos en el Acuerdo de París?

Lograr mantener el incremento de la temperatura media mundial por debajo de los dos grados supone una transformación de gran calado de toda la economía. En Schroders somos conscientes de ello y hemos desarrollado nuestra propia herramienta para evaluar los progresos que se están haciendo a nivel global para luchar contra el cambio climático. Lejos de centrarnos en un único indicador hemos aglutinado varios factores como las medidas que se están impulsando a nivel político, el uso de energía limpia, las ventas de coches eléctricos…en un único dashboard.

Este cuadro de mandos nos permite tener una visión integral de la rapidez con la que se está produciendo esta transformación así como el impacto que esta tendrá para las subida de temperaturas a nivel global. A día de hoy, el Dashboard señala una subida de temperaturas del 3.9 en el largo plazo, por lo que todavía nos queda mucho por hacer y muchos cambios por ver para cumplir con los objetivos del clima.

- ¿Cómo se traduce todo esto para los inversores?

La transición hacia una economía con bajas emisiones de carbono dividirá a las empresas entre ganadoras y perdedoras. Las ganadoras, serán aquellas que, pensando en el largo plazo, faciliten que esta transición ocurra o ayuden a la sociedad a adaptarse a este nuevo entorno saldrán beneficiadas y tendrán mayores probabilidades de experimentar un crecimiento potencial en el futuro. Las perdedoras optarán por una visión cortoplacista y se quedarán ancladas en el pasado.

Poder distinguir entre unas y otras ofrecerá a los inversores la posibilidad de aprovechar los beneficios potenciales de esta transformación, que no solo afecta al sector energético sino también al de la automoción, transporte, agricultura, industria pesada, productos químicos, entre muchos otros.

Una manera de apoyar a las empresas que están ayudándonos como sociedad a avanzar en la dirección correcta en la lucha contra el cambio climático es a través del fondo Schroder International Selection Fund Global Climate Change (SISF Global Climate Change). Este fondo que lanzamos hace 10 años se centra en aquellas empresas que reconocen las amenazas y aceptan los retos del cambio climático tempranamente, o aquellas que forman parte de la solución a los problemas relacionados con el cambio climático. Porque en Schroders estamos convencidos de que estas compañías se beneficiarán en última instancia del crecimiento estructural a largo plazo que el mercado está infravalorando. 

En definitiva, el cambio climático será un catalizador clave de la economía para los próximos años y décadas y como inversores no podemos darle la espalda.