La economía mundial continúa expandiéndose, pero hay indicios de que el crecimiento ha alcanzado su punto máximo a medida que las economías de Estados Unidos, Europa y Asia se desaceleran. Esperamos que las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China continúen durante el próximo año, con aranceles más altos, lo que creará un entorno más estanflacionario (menor crecimiento y mayor inflación).


El crecimiento del PIB mundial se desacelerará

Nuestro pronóstico es que el crecimiento económico mundial va a ralentizarse un 2,9% en 2019, debido a que no somos muy optimistas con respecto a Estados Unidos. En este sentido, también somos escépticos sobre un posible acuerdo comercial a largo plazo entre Estados Unidos y China.

En cuanto a la zona euro, prevemos que el crecimiento se desacelerará aún más en el primer semestre de 2019 debido a los efectos de la guerra comercial entre Estados Unidos y China. Nuestro pronóstico indica que el crecimiento del PIB se rebajará de 1.9% en 2018 a 1.6% en 2019. Suponiendo que el Brexit se desarrolle sin contratiempos, el Reino Unido debería ver una mejora en su crecimiento durante 2019.

Para Japón, vemos un crecimiento del PIB del 1% en 2019, una cifra que no varía mucho de 2018. Creemos que tendrá un sólido inicio de año gracias a los gastos que serán necesarios en los procesos de reconstrucción tras los terremoto, inundaciones y tifones de 2018.

En cuanto a los mercados emergentes, pensamos que el crecimiento de China se desacelerará a 6.2% en 2019 desde 6.6%. América Latina, por su parte, puede dar la sorpresa dentro de los mercados emergentes, ya que la economía de Brasil parece fortalecerse tras las elecciones.

La inflación en alza, impulsada por los mercados emergentes

Pese a un crecimiento económico menos llamativo y a los precios más bajos del petróleo, la previsión global para la inflación ha aumentado hasta 2,9%. ¿Por qué? Por la mayor inflación en los mercados emergentes, donde la debilidad de la moneda está elevando los precios de importación.

En las economías desarrolladas, hemos recortado nuestro pronóstico de inflación como resultado de las rebajas en Japón y el Reino Unido. Esto se debe a los precios más bajos del petróleo, así como a las expectativas de que la libra esterlina se fortalecerá frente a la mayoría de las monedas en caso de un Brexit sin complicaciones.

En cuanto a Estados Unidos, vemos que la inflación se mantendrá en 2,7%. Nuestra proyección refleja la realidad del ciclo económico maduro, así como a los efectos de la guerra comercial. 

Los tipos de Estados Unidos llegarán a su punto álgido en 2019

Pronosticamos tres subidas de tipos de interés más de la Reserva Federal, lo que llevará a alcanzar unos tipos del 3% en junio de 2019. Creemos que la Fed "revisará" la inflación por encima del objetivo estimado en 2019 y pausará las futuras subidas. 

Para el Banco de Inglaterra, esperamos dos aumentos de los tipos el próximo año, aunque esto dependerá de si finalmente se produce una salida sin problemas de la UE con un período de transición para la economía

Mientras tanto, se espera que el Banco Central Europeo (BCE) finalice su programa de compra de activos (QE) en enero de 2019 y suba los tipos de interés en septiembre. 

Aunque se espera que el crecimiento de la eurozona sea más débil el próximo año, se mantendrá por encima de la tendencia, lo que significará que el BCE empezará a subir los tipos.

Un dólar más débil podría ser la esperanza para los emergentes

Creemos que los mercados de divisas se centrarán cada vez más en el creciente presupuesto y los déficits de caja en Estados Unidos, lo que devaluará la moneda. 

Este hecho supondría un alivio sobre la presión que existe actualmente sobre los mercados emergentes. En 2018, la subida de los tipos de interés en Estados Unidos y la fortaleza del dólar obligó a los bancos centrales a ajustar la política monetaria y debilitó los precios de las materias primas.

En 2019, existe la posibilidad de que algunos de estos factores se relajen, lo que facilitaría las condiciones financieras y respaldaría los activos de los mercados emergentes.

Para la zona euro, este escenario es menos favorable, ya que un euro más fuerte ajustará las condiciones financieras, mientras que la desaceleración en Estados Unidos arrastra el crecimiento global. Ambos factores dificultarán que el BCE aumente los tipos.


Las opiniones expresadas aquí son las de Keith Wade, director de Economía y Estrategia de Schroders y no representan necesariamente las opiniones declaradas o reflejadas en las Comunicaciones, Estrategias o Fondos de Schroders. Este documento tiene fines informativos exclusivamente y no se considera material promocional de ningún tipo. La información aquí contenida no se entiende como oferta o solicitud de compra o venta de ningún valor o instrumento afín en este documento. No se debe depositar su confianza en las opiniones e información recogidas en el documento a la hora de tomar decisiones de inversión y/o estratégicas. La información aquí contenida se considera fiable, pero Schroders no garantiza su integridad ni su exactitud. La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original invertido. Las previsiones están sujetas a un alto nivel de incertidumbre sobre los factores económicos y de mercado futuros que pueden afectar a los resultados futuros reales.  Las previsiones recogidas en el documento son el resultado de modelos estadísticos basados en una serie de supuestos. Las previsiones se ofrecen con fines informativos a fecha de hoy. Nuestros supuestos pueden variar sustancialmente en función de los cambios que puedan producirse en los supuestos subyacentes, por ejemplo, a medida que cambien las condiciones económicas y del mercado. No asumimos ninguna obligación de informarle de las actualizaciones o cambios en estos datos conforme cambien los supuestos, las condiciones económicas y del mercado, los modelos u otros aspectos. Publicado por Schroder Investment Management Limited, Sucursal en España, c/ Pinar 7 – 4ª planta.28006 Madrid – España.