Durante la última década, la sostenibilidad se ha convertido en un aspecto crucial para la inversión. A partir de ahora, las compañías tienen que tener en cuenta la integración del medio ambiente, la social y la de gobernanza en sus modelos de negocio. Asimismo, los inversores también han mostrado un apetito por la inversión sobre esta temática. Según el estudio global de inversión de Schroders el 78% de los inversores españoles afirma que la inversión sostenible ha ganado importancia en los últimos 5 años y un 65% asegura haber aumentado sus posiciones en este tipo de fondos en este período.

Esto ha hecho que hayan aflorado multitud de conceptos relacionados con la sostenibilidad que a menudo son difíciles de entender. Por esta razón, en este post hemos recopilado 10 términos básicos que todo inversor interesado en la inversión socialmente responsable debería conocer:

Integración de criterios ESG: consiste en evaluar las carteras de inversión teniendo en cuenta los riesgos y oportunidades relacionados con los criterios ESG (factores medioambientales, sociales y de buen gobierno), incluyendo estas consideraciones en el análisis financiero tradicional. Ofrece así un análisis más completo para entender las oportunidades y riesgos futuros que el análisis fundamental tradicional.

- Factores ambientales: son problemas relacionados con el uso de los recursos, la contaminación, el cambio climático, el uso de la energía y otros desafíos y oportunidades para el medio ambiente. Las medidas comunes incluyen las emisiones de carbono, el consumo de agua y energía, la gestión de residuos y la contaminación.

Factores de buen gobierno: hacen referencia a factores que miden la calidad y la solidez de la estructura y las prácticas internas de una empresa, su consideración de los derechos de los accionistas, su responsabilidad y un marco de transparencia más amplio. Las medidas de gobernanza pueden incluir la estructura de la junta, la independencia de la junta, la compensación ejecutiva o la independencia del auditor.

- Factores sociales: tienen en cuenta los problemas relacionados con las tendencias sociales, como los cambios demográficos, las actitudes sociales, la confianza social y otras creencias o comportamientos. Los inversores pueden utilizar el análisis de estos factores para evaluar la contribución que una empresa hace a la sociedad (como ciudadanos corporativos responsables) o para evaluar la capacidad de una empresa para adaptarse a las presiones que esas tendencias sociales ejercen sobre los modelos de negocios y la rentabilidad.

Participación activa: se refiere a participar activamente en las juntas directivas de las compañías participadas para definir la estrategia de negocio y su ejecución, e incluye la gestión específica de políticas y temas relacionados con la sostenibilidad. Es una manera de reducir el riesgo de inversión, mejorando el valor de los accionistas a largo plazo.

Administración (Stewardship): se trata de un diálogo intencional entre los accionistas y los consejos de administración con el objetivo de garantizar que la estrategia a largo plazo de la compañía y la administración diaria sean efectivas y estén alineadas con el interés de los accionistas.Una buena administración (Stewardship) debe ayudar a proteger y aumentar el valor de las inversiones.

Valoraciones destacadas (Best-in-class). Enfoque de inversión que se basa en la comparación y que invierte en las compañías que, dentro de su sector de actividad, obtienen mejor valoración ESG.

Filtrado negativo o de exclusión. Esta estrategia de inversión se basa en excluir determinadas compañías que pertenecen a un sector específico o que cuentan con determinados comportamientos poco éticos (por ejemplo, alcohol, juegos de azar y entretenimiento para adultos).

Sin stock: acciones de compañías asociadas directa o indirectamente con actividades consideradas poco éticas o inmorales.

Inversión ecológica: inversión en compañías y tecnologías que se consideran positivas para el medio ambiente, como empresas que ofrecen fuentes alternativas de energía o aquellas que han demostrado un historial de reducción de su impacto ambiental. Es importante tener en cuenta que no todo gira en torno a la ecología cuando hablamos de inversión ESG. Es verdad que hasta ahora el componente medioambiental ha predominado sobre los otros dos (social, gobernanza), sin embargo, las cuestiones sociales y de gobierno corporativo cobran cada vez más importancia.