Schroders
Schroders
¿Ha vuelto la deflación a Europa?

¿Ha vuelto la deflación a Europa?

Noviembre de 2020 fue el cuarto mes consecutivo en el que la inflación general de la eurozona, utilizando el índice armonizado de precios al consumo (IAPC), fue negativa. La respuesta a la pandemia del coronavirus ha causado la crisis económica más severa en todo el continente desde la Segunda Guerra Mundial.

Así pues, la preocupación de los inversores proviene de las bajas tasas de inflación observadas en la última década, junto con dos períodos notables de caída de los precios. Hoy en día, la inflación en Alemania, España e Italia está en territorio negativo, con Francia justo por encima de cero. El temor es que con los tipos de interés ya por debajo de cero, la capacidad del BCE para aumentar la inflación parece muy limitada.

Distorsiones fiscales

La inflación suele verse afectada por la política fiscal. Por supuesto, la austeridad tiende a reducir la demanda y las presiones sobre los precios, mientras que el estímulo fiscal puede impulsar la demanda y hacer subir los precios.

Como parte de los esfuerzos gubernamentales para estimular la demanda, hemos visto a varios países utilizar recortes fiscales temporales que han distorsionado las cifras de inflación de sus países. El más notable es Alemania, donde su tasa principal de IVA se redujo del 19% al 16%, y la reducción de la tasa del 7% al 5% del 1 de julio al 31 de diciembre de 2020. Este cambio hizo que la tasa de inflación anual del IAPC de Alemania cayera del 0,9% a cero entre junio y julio.

La agencia de estadísticas europea, Eurostat, publica las tasas de inflación del IAPC que eliminan el impacto de los cambios en los impuestos. Resulta interesante que, mientras que la inflación general del IAPC en la eurozona es actualmente del -0,3% interanual a noviembre de 2020, si se elimina el impacto de los cambios fiscales, la inflación sería del +0,3% interanual, es decir, una diferencia de 0,6 puntos porcentuales.

Alemania es una de las principales causas de la resistencia de la eurozona, ya que la tasa de inflación de Alemania sería de +1,4% en lugar de la tasa real actual de -0,7%. Austria también ha visto una gran distorsión. A diferencia de Alemania, que redujo el IVA en todos los bienes y servicios, Austria hizo un recorte mayor, pero sólo para restaurantes, cines y otros sectores de servicios afectados por la COVID-19. 

Dado que la mayoría de los cambios fiscales realizados son de carácter temporal, no sólo no se repetirá la caída de la inflación, sino que es probable que se produzca un fuerte aumento a principios de 2021 a medida que el IVA vuelva a los niveles anteriores. 

Arrastre de los mercados energéticos

De manera similar al arrastre temporal de la inflación por las reducciones de impuestos, no es probable que se repita la caída de los precios globales de la energía al por mayor, en particular en marzo de 2020. Por lo tanto, a medida que avanzamos en el segundo trimestre de 2021, la caída de los precios de la energía quedará fuera de la comparación anual. Además, el nivel de los precios de la energía se ha ido recuperando. El precio del crudo Brent cayó de 66 dólares por barril a finales de 2019 a un mínimo de 19,3 dólares por barril el 21 de abril. Desde entonces, se ha recuperado hasta alcanzar los 52 dólares por barril el 18 de diciembre.

Teniendo en cuenta todos los factores anteriores, nuestra previsión es que la inflación de la eurozona repunte hasta el 1% anual en mayo de 2021, antes de seguir aumentando hasta una media del 1,3% durante el resto de 2021 (gráfico 4). Aunque vemos una mayor contribución de los precios de los alimentos a medida que las materias primas se recuperan, las tasas de desempleo más altas de lo que se muestra hoy (debido al permiso) reducen las presiones salariales y debilitan la demanda en 2022. Esperamos que pase otro año antes de que se erradique el exceso de holgura en la economía, manteniendo la inflación muy por debajo del objetivo del BCE.

Implicaciones para la política monetaria

Fue muy revelador cuando el BCE decidió aumentar su programa de QE en sólo 500.000 millones de euros a principios de este mes. Aunque el BCE cumplió con las expectativas de consenso de los economistas, dejó a los mercados decepcionados, ya que los rendimientos de los bonos del gobierno aumentaron (los precios cayeron) y el euro se fortaleció frente al dólar estadounidense. Parece ser que el consejo de gobierno había querido asegurarse de que hubiera suficiente apoyo hasta que los fondos del fondo de recuperación de la UE puedan ser distribuidos en la segunda mitad de 2021. Sin embargo, es evidente que el Consejo no sentía la necesidad de sorprender sustancialmente el consenso como lo había hecho con las recientes expansiones de los estímulos.

A corto plazo, confiamos en que la inflación repuntará hasta el punto de que los temores a la deflación disminuyan. Sin embargo, dada la advertencia del índice de vulnerabilidad a la deflación, es probable que persista la cautela. De hecho, el pronóstico de inflación del BCE tiene una recuperación en 2021, pero no hasta su objetivo de inflación "cercana pero inferior al 2%". Esto sugiere que podría haber más estímulo monetario a finales de 2021, pero como mínimo, los inversores no deberían esperar ningún aumento significativo de los tipos de interés durante al menos dos o tres años.

Información importante: Los puntos de vista y opiniones aquí contenidos son los de Azad Zangana, economista senior y estratega para Europa de Schroders, y no necesariamente representan puntos de vista expresados o reflejados en otras comunicaciones, estrategias o fondos de Schroders. Este material tiene la intención de ser sólo para fines informativos y no tiene la intención de ser material promocional en ningún sentido. El material no pretende ser una oferta o solicitud de compra o venta de ningún instrumento financiero. El material no tiene la intención de proporcionar y no se debe confiar en él para la contabilidad, asesoramiento jurídico o fiscal, o recomendaciones de inversión. No se debe confiar en las opiniones y la información de este documento cuando se toman decisiones individuales de inversión y/o estratégicas. Las rentabilidades pasadas no son una guía para las rentabilidades futuras y es posible que no se repitan. El valor de las inversiones y los ingresos de las mismas pueden disminuir o aumentar, y los inversores pueden no recuperar las cantidades invertidas originalmente. Todas las inversiones implican riesgos, incluido el riesgo de una posible pérdida de capital. Se cree que la información aquí contenida es fiable, pero Schroders no garantiza su integridad o exactitud. No se debe confiar en las opiniones y la información de este documento cuando se toman decisiones individuales de inversión y/o estratégicas. Los dictámenes de este documento incluyen algunos pronósticos. Creemos que estamos basando nuestras expectativas y creencias en suposiciones razonables dentro de los límites de lo que sabemos actualmente. Sin embargo, no hay garantía de que se vayan a realizar previsiones u opiniones. Estos puntos de vista y opiniones pueden cambiar.
 

0 ComentariosSé el primero en comentar
User