Schroders
Schroders
¿Nos dirigimos hacia una recesión?

¿Nos dirigimos hacia una recesión?

4
Me gusta
0
Comentar
Guardar

Keith Wade, economista jefe de Schroders

Tras los últimos acontecimientos, Keith Wade, economista jefe Schroders, hace una reflexión sobre el impacto de la pandemia coronavirus en la economía global.

Es cierto que, recientemente, habíamos rebajado nuestras perspectivas sobre el crecimiento mundial, pero la gravedad de la crisis provocada por el coronavirus ha hecho que las volvamos a revisar.  

La zona euro
Teniendo en cuenta el nuevo escenario (mayor propagación del virus, cancelaciones de reuniones públicas y viajes…), creemos que en Europa tendrá un impacto mayor de lo que teníamos previsto. Por tanto, esperamos rebajar nuestras previsiones para la zona Euro, al menos, un punto porcentual para 2020. Creemos que una actividad más débil en Italia repercutirá en el resto del continente. 

El Reino Unido
El Reino Unido no será inmune y la debilidad del mayor socio comercial de la economía será un viento en contra para el crecimiento en 2020. Estos cambios por sí solos harían que nuestra previsión de crecimiento global bajara del 2,3% al 2%.

China
Mientras tanto, somos más optimistas con China, donde el número de nuevos casos parece haber llegado a su punto máximo y los indicadores muestran que la economía está volviendo gradualmente a la normalidad.

El primer trimestre seguirá siendo uno de los más débiles en su historia, pero, confiamos más en que la economía se recuperará durante el segundo trimestre.

Para que esto ocurra, creemos que la política fiscal desempeñará un papel importante y esperamos un estímulo significativo, mientras que el gobierno se esfuerza por alcanzar su objetivo de diez años de duplicar el ingreso nacional para el año 2020.

Estados Unidos
Lo más difícil de prever es Estados Unidos. El número de casos sigue estando por debajo de los niveles observados en Europa, pero se han realizado pocas pruebas. Dado que el Centro de Control y Previsión de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) ha dicho que no es cuestión de “si” va a pasar o no, sino de “cuando” va a pasar es probable que veamos un aumento significativo en la incidencia del virus a medida que se hagan más pruebas.

La crisis pasaría entonces a una nueva fase: Estados Unidos sigue siendo la mayor potencia económica mundial (representa más de un cuarto del crecimiento global) y las nuevas medidas de restricción de viajes y cierres podrían impactar de forma muy negativa en el crecimiento mundial. 
La buena noticia es que la economía de Estados Unidos se enfrenta al virus en un estado de salud robusto, como se ha observado en las últimas cifras, que muestran que la economía añadió 273.000 puestos de trabajo en febrero, mucho más de lo esperado.

Basándose en los dos primeros meses del año, las estimaciones sugieren que el crecimiento del PIB alcanzará el 3% anualizado en el primer trimestre.

Riesgo de recesión
Tenemos previsto publicar un pronóstico actualizado la semana que viene, en el que se prevé una mayor disminución de la actividad mundial como resultado de los acontecimientos recientes. Es muy probable que esto incline la economía mundial, que hemos descrito como una bicicleta tambaleante debido a su lento ritmo de actividad, hacia la recesión que dependerá de cómo evolucionen los acontecimientos en Europa y la escala del impacto del virus en EE.UU.

La situación en Europa podría empeorar, pero EE.UU. es el mayor factor de oscilación dado su tamaño y su papel como impulsor de la demanda mundial. Nuestras expectativas de crecimiento en EE.UU. ya son bajas, con un 1,6% para 2020, pero la recesión en los EE.UU. significaría una recesión mundial.

Los bancos centrales se han movido rápidamente y deberían ser capaces de proporcionar la base para una recuperación durante 2020.

Información importante: Los puntos de vista y opiniones aquí contenidos son Keith Wade, economista jefe de Schroders, y no necesariamente representan puntos de vista expresados o reflejados en otras comunicaciones, estrategias o fondos de Schroders. Este material tiene la intención de ser sólo para fines informativos y no tiene la intención de ser material promocional en ningún sentido. El material no pretende ser una oferta o solicitud de compra o venta de ningún instrumento financiero. El material no tiene la intención de proporcionar y no se debe confiar en él para la contabilidad, asesoramiento jurídico o fiscal, o recomendaciones de inversión. No se debe confiar en las opiniones y la información de este documento cuando se toman decisiones individuales de inversión y/o estratégicas. Las rentabilidades pasadas no son una guía para las rentabilidades futuras y es posible que no se repitan. El valor de las inversiones y los ingresos de las mismas pueden disminuir o aumentar, y los inversores pueden no recuperar las cantidades invertidas originalmente. Todas las inversiones implican riesgos, incluido el riesgo de una posible pérdida de capital. Se cree que la información aquí contenida es fiable, pero Schroders no garantiza su integridad o exactitud. No se debe confiar en las opiniones y la información de este documento cuando se toman decisiones individuales de inversión y/o estratégicas. Los dictámenes de este documento incluyen algunos pronósticos. Creemos que estamos basando nuestras expectativas y creencias en suposiciones razonables dentro de los límites de lo que sabemos actualmente. Sin embargo, no hay garantía de que se vayan a realizar previsiones u opiniones. Estos puntos de vista y opiniones pueden cambiar.

0 ComentariosSé el primero en comentar
User