La preocupación por la desaceleración global y el aumento de la tensión comercial afectó, de manera considerable, al desempeño de las acciones a finales de 2018. Pese a que 2019 comenzó con un fuerte repunte, se sigue teniendo cierto escepticismo sobre cómo se desarrollará la economía europea y sus cotizadas. 

Desde nuestro punto de vista, este 'miedo' no está fundamentado a juzgar por el papel que el consumidor europeo está jugando, un indicador clave para determinar qué rumbo tomará la economía en los próximos meses. 

A continuación, repasamos algunos datos clave para argumentar nuestra posición:

El gasto de los hogares

El gasto de los hogares tiene un peso del 70% en el PIB estadounidense; en Europa esta cifra se corresponde con un 40-45%, dependiendo del país pero, no deja de ser una proporción muy considerable. Y, por primera vez en una década, el consumo en europa se encuentra en una mejor posición.

Los salarios han subido

A lo largo del año solemos reunirnos con 300 compañías. Cuando hace dos años les preguntábamos por subidas salariales, en general las empresas coincidían que un 1-2% era la subida estándar. Ahora están hablando de un 3-4%. Incluso, en los puestos que se requiere una formación muy específica, el rango podría rondar el 8-10%. En conjunto, los salarios en Europa están subiendo de forma considerable. 

Una de las razones por las que los sueldos han subido puede atribuirse al aumento del salario mínimo: en Reino Unido ha crecido un 4,9% y en España ha llegado hasta el 22%. 

Mientras tanto, los datos de inflación siguen siendo relativamente buenos; en mayo la inflación anualizada en la zona euro se situaba en el 1,2%, lo que significa que los consumidores tienen más dinero en sus bolsillos.

Los gobiernos aumentan su gasto

Por primera vez en varios años, los gobiernos de la euro zona están gastando más. Este gasto representa entre el 40 y el 50% de la economía media europea, por lo que un impulso del 0,5%, por ejemplo, es un gran estímulo para la economía en su conjunto, que sólo está creciendo entre el 1 y el 1,5%. Esto podría ser muy importante en términos de aceleración de la demanda interna en Europa.

¿Qué nichos de mercado se van a beneficiar de esta aceleración?

Un área que puede verse beneficiada es el de las finanzas.  Los tipos de interés se mantienen en niveles muy bajos en Europa, y esto ha disuadido a los inversores; pero, no diría que los tipos de interés tienen que subir para que los bancos demuestren ser una inversión que valga la pena. En muchos países de Europa existen bancos bien gestionados y fuertemente capitalizados que ofrecen atractivas rentabilidades de dividendos.

La guerra comercial continua al acecho

A pesar de todo lo anterior, no hay que obviar que la desaceleración sigue siendo preocupante. Las tensiones comerciales continúan a pesar de la aparente tregua y es que China sigue siendo el mercado de exportación más importante de Europa.

Además, muchas compañías del sector industrial han tenido que invertir en recursos para obtener una mayor capacidad ya que, desde la crisis financiera, la demanda se ha recuperado lentamente. Esto reduce sus márgenes de beneficio y es una de las razones por las que no vemos a las empresas cíclicas como un sector particularmente atractivo en este momento. Otro motivo es que las valoraciones en esta parte del mercado se han revalorizado después de caer a finales del año pasado. 

Conclusión:

Aunque Europa en su conjunto no esté bien vista por los inversores, desde Schroders, pensamos que la oportunidad reside en adoptar una postura contraria y buscar las partes del mercado que se han quedado atrás, pero en las que hay margen de mejora. Como siempre, la clave está en ser selectivo y buscar los valores individuales con el perfil de riesgo-recompensa más atractivo. 

Información Importante      
Las opiniones expresadas aquí son las de James Sym de Schroders y no representan necesariamente las opiniones declaradas o reflejadas en las Comunicaciones, Estrategias o Fondos de Schroders. Este documento tiene fines informativos exclusivamente y no se considera material promocional de ningún tipo. La información aquí contenida no se entiende como oferta o solicitud de compra o venta de ningún valor o instrumento afín en este documento. No se debe depositar su confianza en las opiniones e información recogidas en el documento a la hora de tomar decisiones de inversión y/o estratégicas. La información aquí contenida se considera fiable, pero Schroders no garantiza su integridad ni su exactitud. La rentabilidad registrada en el pasado no es un indicador fiable de los resultados futuros. El precio de las acciones y los ingresos derivados de las mismas pueden tanto subir como bajar y los inversores pueden no recuperar el importe original invertido. Las previsiones están sujetas a un alto nivel de incertidumbre sobre los factores económicos y de mercado futuros que pueden afectar a los resultados futuros reales.  Las previsiones recogidas en el documento son el resultado de modelos estadísticos basados en una serie de supuestos. Las previsiones se ofrecen con fines informativos a fecha de hoy. Nuestros supuestos pueden variar sustancialmente en función de los cambios que puedan producirse en los supuestos subyacentes, por ejemplo, a medida que cambien las condiciones económicas y del mercado. No asumimos ninguna obligación de informarle de las actualizaciones o cambios en estos datos conforme cambien los supuestos, las condiciones económicas y del mercado, los modelos u otros aspectos. Publicado por Schroder Investment Management (Europe) S.A., Sucursal en España, c/ Pinar 7 – 4ª planta.28006 Madrid – España.