Schroders
Schroders
Perspectivas 2021: Renta variable global y temática

Perspectivas 2021: Renta variable global y temática

1
Me gusta
0
Comentar
Guardar

La renta variable global puede seguir haciéndolo bien en 2021, pero es posible que el sector tecnológico tenga que compartir protagonismo con algunas áreas menos apreciadas. Mientras tanto, una serie de megatendencias seguirán ganando terreno.

Las acciones tecnológicas - no hay señales de burbuja

La Covid-19 ha acelerado claramente la adopción de nuevas tecnologías, como el comercio electrónico y el teletrabajo. Estos cambios en el comportamiento de las empresas y los consumidores probablemente continuarán después de la pandemia. De hecho, el repunte del mercado en 2020 estuvo encabezado por empresas como Amazon, Apple, Microsoft, Facebook y Alphabet (comúnmente conocidos como las FAMAG). Creemos el crecimiento excepcional de los ingresos y las ganancias del sector tecnológico y, en particular las grandes plataformas, probablemente continuará en 2021 y más allá. El principal motivo es que estas compañías son líderes en su sector, tienen algos beneficios a largo plazo y se han visto beneficiadas por los cambios sociales y laborales tras el confinamiento. 

Realmente, la "transformación tecnológica" que ya estaba en marcha mucho antes de la pandemia simplemente se ha visto acelerada por la Covid-19.Por ello, la tecnología seguirá siendo un área fructífera para los inversores en los próximos años. Es probable que el mayor riesgo para el sector provenga de la regulación, más que de una rápida disminución de la tasa de crecimiento subyacente.

La recuperación del mercado se extenderá

Los inversores han comenzado a considerar el potencial de crecimiento de ingresos y beneficios en muchas áreas que sufrieron durante la pandemia. Las más obvias son las que se paralizaron durante el confinamiento, como los hoteles, restaurantes, empresas de ocio y compañías de viajes. Parece muy plausible que cuando se produzca la recuperación, muchas de estas empresas experimenten un fuerte repunte. Asimismo, las expectativas en sectores cíclicos como la energía, los materiales o industriales son bajas y merecen atención. 

Esperamos ver una recuperación significativa del mercado en 2021. La tecnología todavía puede hacerlo bien, pero algunas de las áreas menos queridas pueden hacerlo aún mejor. No creemos que la solución sea tan simple como comprar los sectores baratos y vender los caros, ya que, citando al Oráculo de Omaha, "el precio es lo que pagas, el valor es lo que obtienes".
No todas las empresas petroleras, de materias primas o industriales baratas ofrecen buen valor, y tampoco todos los bancos o compañías de seguros. Es probable que haya una dispersión sustancial en todos los sectores a medida que la economía mundial se transforma en 2021. Como tal, la selección de acciones sigue siendo muy relevante, en nuestra opinión.

Las valoraciones de la renta variable global siguen siendo (relativamente) atractivas, especialmente fuera de EE.UU.
Las acciones globales están, en conjunto, razonablemente bien valoradas y en línea con sus datos adelantados promedio a largo plazo. La rentabilidad por dividendo global también se mantiene materialmente por encima de la rentabilidad de los bonos, lo que respalda el argumento relativo a favor de las acciones sobre los bonos del Tesoro.

Se espera que los beneficios de las empresas europeas y japonesas se recuperen en 2021 y posiblemente también en 2022. La economía china ya se está recuperando, impulsando una poderosa dinámica de recuperación en toda Asia. Estados Unidos seguirá siendo un mercado defensivo de alta calidad con mucha más profundidad y liquidez que cualquier mercado mundial. Sin embargo, aunque la huida hacia la seguridad ha creado un flujo de dinero hacia EE.UU., a medida que la recuperación se afiance creemos que esto puede revertirse en parte, y el capital comenzará a fluir en otras direcciones.

La inversión temática será aún más relevante después de la COVID-19

Después de un año duro a raíz de la Covid-19, hay un pequeño número de tendencias innegables e importantes que tienen el potencial futuro de afectar materialmente la forma en que vivimos, trabajamos, socializamos e interactuamos, como el cambio climático, la innovación sanitaria, la urbanización, la automatización y la digitalización son temas relevantes desde hace muchos años.

Otras, como la sostenibilidad, el suministro de alimentos y agua y la modificación de los estilos de vida están surgiendo como áreas de cambio importantes y urgentes, impulsadas por el crecimiento demográfico y el aumento del consumismo en los mercados emergentes.

Es esta dinámica de innovación la que creemos que crea una sólida base para un enfoque de inversión basado en temáticas. Si tenemos razón sobre los temas y somos coherentes en nuestro enfoque para evaluarlos, entonces es muy probable que la exposición a por lo menos uno de ellos pueda ser altamente positiva para una cartera de acciones basada en un índice más tradicional. 

Mirando hacia la nueva revolución industrial verde

El impulso de la política ecológica está cobrando fuerza rápidamente, encabezado por la Unión Europea con ambiciosos objetivos de reducción de las emisiones para 2030, y su Acuerdo Verde que canaliza al menos una cuarta parte del paquete de recuperación de 750.000 millones de euros hacia iniciativas de descarbonización. 

La oportunidad de crecimiento es enorme y todavía está siendo subestimada en nuestra opinión. El impulso hacia la transición a una economía con baja huella de carbono se está acelerando rápidamente. El motor más importante ha sido la mejora espectacular de la competitividad de las tecnologías de energía limpia, hasta el punto de que requieren poca o ninguna subvención para competir con los combustibles fósiles. Las inversiones para desplazar los vehículos de motor de combustión y la generación de energía a partir de combustibles fósiles se están acelerando rápidamente, y esperamos que los próximos cinco años sean un punto de inflexión crítico en esa transición. 

En términos más generales, la transición a una economía ecológica ofrecerá enormes oportunidades a los inversores, ya que la inversión aumenta y las tasas de adopción sorprenden al alza. Lo mismo ocurre con otras tendencias clave en las que la innovación va en aumento.

Si quieres conocer nuestra visión de cara al 2021 para el resto de clases de activo, puedes encontrarla aquí

0 ComentariosSé el primero en comentar
User