Schroders
Schroders
¿Por qué comprar bonos si los depósitos dan un alto rendimiento?
Schroders
Espacio patrocinado

¿Por qué comprar bonos si los depósitos dan un alto rendimiento?

Los depósitos bancarios dan intereses del 3-4% al inversor  en Europa y de en torno al 5% en EE.UU. Esto es bastante similar a lo que se puede ganar invirtiendo en bonos del Estado. Sin embargo, los bonos corporativos de alta calidad (grado de inversión) rinden más, en torno al 6,2% en EE.UU. y al 4,5% en Europa, a fecha de octubre. 

No obstante, los precios de los bonos pueden subir y bajar, mientras que el efectivo no. Así, el cash puede parecer una garantía, lo que ha llevado a muchos inversores a preguntarse: ¿merece la pena preocuparse por invertir en bonos? A continuación, os damos dos razones a favor de los bonos: 

1. El corto plazo frente al largo plazo 

Esta es la razón más importante. Puede que ahora mismo consigas hasta un 4% por el efectivo, pero ¿qué podrás conseguir dentro de un año? ¿O dentro de cinco años? Depositar tu dinero en efectivo significa que éste está expuesto a las decisiones de los bancos centrales sobre los tipos de interés en el futuro, que a veces se describe como "riesgo de reinversión". Y no se espera que los tipos de interés  se mantengan en los niveles actuales a largo plazo, aunque es improbable que vuelvan a caer a los niveles ultrabajos de los últimos años. Por ejemplo, según la previsión de la mediana de tipos de la Fed, los tipos se situarán en el 2,5% a largo plazo. Eso está muy por debajo de la horquilla actual del 5,25-5,5%. 

En cambio, si se compra un bono y se mantiene hasta su vencimiento, se asegura ese tipo de interés a largo plazo (suponiendo que el emisor pague, lo que históricamente ha sido una hipótesis razonable para los bonos del Estado y los bonos corporativos de alta calidad). El precio puede variar a corto plazo, pero eso importa menos si se invierte a largo plazo. 

Los bonos ofrecen esa mayor seguridad de rentabilidad a largo plazo frente al efectivo. Se puede obtener un 6,3% en bonos corporativos de alta calidad con un vencimiento medio de diez años. Los inversores que no quieran inmovilizar su dinero durante tanto tiempo pueden obtener un 6,2% en bonos corporativos a más corto plazo, con un vencimiento medio de tres años. Los que estén dispuestos a asumir más riesgo pueden obtener más del 9% en deuda de alto rendimiento (vencimiento medio a cinco años) y deuda de mercados emergentes (vencimiento medio a 12 años). Todos estos valores son muy superiores a las estimaciones de dónde se establecerán los tipos de interés al contado con el paso del tiempo. 

Tal vez pienses: "De acuerdo, pero ahora estoy contento con el efectivo. Invertiré en bonos cuando los tipos bajen". Por desgracia, no funciona así. Los mercados descuentan el futuro y en el momento en que los bancos centrales bajen mucho los tipos, los rendimientos de los bonos probablemente también serán inferiores a los actuales. Un enfoque de "esperar y ver" podría llevar a perder oportunidades. 

2. Riesgo de recesión 

Si las cosas se ponen feas en el frente económico, es probable que los bancos centrales bajen los tipos de interés para estimular la demanda. Si esto ocurre, los tipos de interés de los depósitos bancarios bajarán. 

También es probable que se produzca una bajada de los rendimientos de los bonos, ya que el mercado empezará a tener en cuenta los recortes de tipos. Los precios de la deuda pública subirán. Tradicionalmente, cuando el efectivo ha bajado, los bonos han subido. Incluso si los bancos centrales no bajan los tipos, por ejemplo, si siguen preocupados por la inflación, las compras de activos refugio podrían hacer subir la rentabilidad de la deuda pública. 

No está tan claro en el caso de los bonos corporativos. En este escenario, los inversores probablemente exigirán una prima mayor para prestar a las empresas, dada la incertidumbre económica. Los rendimientos de la deuda corporativa no caerán tanto como los de la deuda pública e incluso podrían subir. Este riesgo es menor para el crédito de mayor calidad que para la deuda de alto rendimiento. 

Conclusión 

Muchos inversores se han visto atraídos por el atractivo de los altos tipos de interés de los depósitos en efectivo. Pero, lamentablemente, ésta es una visión a corto plazo de la inversión. Para los que tienen una perspectiva a más largo plazo, los bonos pueden asegurar rendimientos más altos durante más tiempo, sin necesidad de asumir mucho riesgo crediticio. 

Aquellos que estén dispuestos a asumir riesgos adicionales pueden obtener rendimientos aún mayores. Pero si eso te suena familiar, probablemente no estés sentado en una pila de efectivo ahora mismo. 


Nota: todos los rendimientos citados en este artículo son a 9 de octubre de 2023. Los rendimientos son para bonos denominados en USD a menos que se indique lo contrario. Los rendimientos de los bonos corporativos en libras esterlinas son muy similares. Los del euro suelen ser un 1,7% más bajos. 


Información importante: Los puntos de vista y opiniones aquí contenidos son los de Duncan Lamont, responsable de análisis y estudios en Schroders, y no necesariamente representan puntos de vista expresados o reflejados en otras comunicaciones, estrategias o fondos de Schroders. Este material tiene la intención de ser sólo para fines informativos y no tiene la intención de ser material promocional en ningún sentido. El material no pretende ser una oferta o solicitud de compra o venta de ningún instrumento financiero. El material no tiene la intención de proporcionar y no se debe confiar en él para la contabilidad, asesoramiento jurídico o fiscal, o recomendaciones de inversión. No se debe confiar en las opiniones y la información de este documento cuando se toman decisiones individuales de inversión y/o estratégicas. Las rentabilidades pasadas no son una guía para las rentabilidades futuras y es posible que no se repitan. El valor de las inversiones y los ingresos de las mismas pueden disminuir o aumentar, y los inversores pueden no recuperar las cantidades invertidas originalmente. Todas las inversiones implican riesgos, incluido el riesgo de una posible pérdida de capital. Se cree que la información aquí contenida es fiable, pero Schroders no garantiza su integridad o exactitud. No se debe confiar en las opiniones y la información de este documento cuando se toman decisiones individuales de inversión y/o estratégicas. Los dictámenes de este documento incluyen algunos pronósticos. Creemos que estamos basando nuestras expectativas y creencias en suposiciones razonables dentro de los límites de lo que sabemos actualmente. Sin embargo, no hay garantía de que se vayan a realizar previsiones u opiniones. Estos puntos de vista y opiniones pueden cambiar. 

0 ComentariosSé el primero en comentar
User