La sostenibilidad es un tema que preocupa cada vez más a los inversores. De hecho, así lo confirma el Estudio Global de Inversión de Schroders: el 61% de los inversores globales y el 62% de los españoles consideran que todos los fondos de inversión deberían tener en cuenta la sostenibilidad y no sólo los que están catalogados con esta denominación. 

Uno de los factores que hacen atractivo este tipo de inversion es que los fondos sostenibles son una forma de obtener beneficios y, a su vez, generar un impacto positivo en el planeta. Pese a ello, las conclusiones también recalcan que solo una pequeña parte de los inversores incorpora productos sostenibles a sus carteras.

En el estudio, en el que hemos hablado con más de 25.000 personas (de entre los que se encuentran 1.100 inversores españoles), se pone de relieve que un 36% de los encuestados españoles muestra interés por la inversión sostenible. Este porcentaje es mayor que el que podemos encontrar en el resto de Europa (30%), si bien es cierto que solo el 14% afirma tener en su cartera activos sostenibles.

La principal razón de que solo el 14% de los españoles tenga activos de esta naturaleza en su cartera es la falta de información de estos fondos por parte de su asesor y los cambios regulatorios a los que están sujetos.

No obstante, es una temática que poco a poco se irá incorporando a las estrategias de inversión. ¿El motivo? Los inversores cada vez son más conscientes de que el cambio climático va a tener un impacto sobre su capital. Así lo refleja nuestro estudio, ya que más de la mitad de los inversores de todo el mundo y los españoles piensan que el cambio climático tendrá repercusión en el resto de sus inversiones. 

Aun así, a la hora de tomar decisiones tiene una mayor prioridad la necesidad de evitar perder dinero (42%), llegar a las expectativas (30%) e ingresos (25%) deseados y tener unas comisiones razonables (24%).

Los jóvenes, los más sostenibles

Dicho estudio, revela también que a nivel global las generaciones más comprometidas con las inversiones sostenibles son la Generación X (38-50 años), que supone un 19% del total, y los Millennials (entre los 18 y los 37 años), con el 16%. En el otro lado, se encuentran los Baby Boomers (51 y 70 años) y los mayores de 71 años.

En España las diferencias entre generaciones no son tan pronunciadas: el 53% de los Millennials y el 58% de las personas que pertenecen a la Generación X reconocen tener en cuenta la sostenibilidad a la hora de escoger un activo para la inversión.

Por último, para concluir con el estudio, se demuestra que hay una relación directa entre las personas que mayor conocimiento tienen sobre las inversiones y su forma de invertir en activos sostenibles.