Los inversores han indicado estos últimos meses que lo que quieren ahora es seguridad. Solo en el mes de mayo, los inversores retiraron $ 36 mil millones de fondos de inversión que invierten en acciones e invirtieron $ 32 mil millones en estrategias de bonos (renta fija).

Hemos estado hablando con algunos inversores recientemente y hemos observado una clara determinación en conocer qué es lo que va a pasar con la economía o el mercado. Hay preocupación sobre si estamos al final de un ciclo, si vamos a entrar en una recesión o si va a haber una fuerte caída en los precios de sus inversiones.

Comprendemos la preocupación y la vivimos día a día en nuestras carnes, pero desde nuestra experiencia, aunque el atractivo de entrar en el momento adecuado o evitar la próxima recesión puede ser muy tentador, incluso para inversores disciplinados de largo plazo, la realidad es que no es tan sencillo como podría parecer.

Es totalmente humano tener miedo a perder lo que ya tienes, mientras que una caída del 20% asusta a muchos inversores, subidas del 27% (2009) o 30% (2013) parece que han causado menor impresión. Debemos preguntarnos, ¿cuál es el coste total que asumen los inversores al intentar acertar cuando vendrán subidas o bajadas? Es muy probable que los retornos no generados en el largo plazo por los inversores que se han pasado a bonos o liquidez, por miedo a la próxima caída, supere con creces cualquier singular caída en los mercados.

¿Intentando acertar en los mercados financieros en base a un artículo del periódico de esta mañana o un consejo de un amigo en una barbacoa de verano?

Cierto es, que sería irresponsable por mi parte opinar sobre las reacciones previsibles de los inversores, frente al flujo de noticias recientes y giros del mercado. Pero seguramente, muchos de los inversores que han salido de sus fondos de acciones estos últimos meses, inicialmente buscaban un crecimiento en sus inversiones para financiar las cosas que realmente desean; financiar la educación de sus hijos, una segunda vivienda o sencillamente construir una confortable jubilación.

Si ese era el caso, es probable que muchas familias o inversores hayan roto sus planes de largo plazo por una embriaguez pesimista y constante alrededor de sus inversiones, y eso es realmente desafortunado.

Entiendo perfectamente la incertidumbre, pero la correcta respuesta es seguir una coherente estrategia de inversión. Jugar a un juego que puedas ganar y encontrar una forma de invertir que encaje con nosotros. No tenemos que adivinar el cómo o el cuándo las acciones de 7 mil millones de personas van a desembocar en una recesión económica global o una caída de los mercados.

Si la introducción te ha parecido interesante, puedes acceder al artículo completo en el siguiente link:

https://www.ageafi.com/es/carta-planes-de-largo-plazo/

En el artículo desarrollamos:

  • Hay un sesgo al alza en los mercados de acciones (aunque cueste verlo).
  • Intento fallido.
  • Manteniendo el curso.
  • El papel cambiante de los dividendos.
  • Consideraciones para aquellos inversores en la jubilación.

Un cordial saludo

Alexandre García Pinard