Cómo elegir un depósito bancario: lo que debes saber antes de contratarlo

Cómo elegir un depósito bancario: lo que debes saber antes de contratarlo

1
Me gusta
0
Comentar
Guardar

como_elegir_deposito_bancario_finectDicen que con las grandes caídas en bolsa es cuando sale a relucir el verdadero perfil de un inversor. Cuando los mercados se inundan de optimismo son muchos los valientes que salen en busca de rentabilidad, pero cuando los parqués se tiñen de rojo las huidas llegan en forma de estampida. 

Los inversores, que pueden aprovechar las caídas para obtener rendimiento en el futuro, no siempre están dispuestos a tirarse a la piscina en una situación como la actual. La crisis del coronavirus ha provocado pérdidas superiores al 40% en muchos activos y de esta sangría no se han logrado salvar ni los productos más conservadores. Ante este escenario muchos inversores que no toleran el riesgo ya no encuentran cabida dentro de las bolsas. 

Sin embargo, para aquellos que no están dispuestos a perder dinero existen todavía algunas opciones que minimizan el riesgo. Una de ellas son la de los productos de ahorro a largo plazo, como los depósitos bancarios, que pueden ser utilizados para obtener un pequeño rendimiento sin exponer el patrimonio a los vaivenes de los mercados. 

No obstante, antes de contratar un depósito es conveniente tener en cuenta algunos aspectos como la inflación y el contexto económico. En Finect os traemos algunas claves para elegir el mejor depósito. Además, en nuestro comparador de depósitos y cuentas remuneradas podéis echar un ojo a los mejores productos del mercado. 

¿Qué tener en cuenta antes de contratar un depósito?

Lo primero que hay que tener en cuenta antes de contratar un producto de bajo riesgo es que la rentabilidad va ligada al nivel de riesgo. Por lo tanto, a menor riesgo, menor retorno de la inversión. Teniendo en cuenta que los depósitos se encuentran en la escala de riesgo más baja, su rendimiento será inferior al de otros productos que inviertan en los mercados financieros. 

Además, otro aspecto a tener en cuenta a la hora de contratar un depósito bancario es el contexto económico y la política de tipos de interés que mantiene en este momento el Banco Central Europeo (BCE). Desde la crisis económica de 2008 el organismo europeo ha ido instaurando medidas de estímulo económico para impulsar la economía. Así, desde el año 2011 el tipo de interés oficial del dinero se ha visto reducido del 1,5% al 0% en la actualidad. Este es el precio al que el BCE presta dinero a las entidades bancarias, por lo que en estos momentos no les supone coste alguno financiarse a través del organismo europeo. 

Puesto que los bancos utilizan distintas fuentes de financiación y una de ellas es el dinero de los particulares, en estos momentos apenas les convendría hacer uso de dichas vías puesto que les saldría más caro financiarse, ya que tendrían que pagar a sus clientes un tipo de interés mayor que el que pagan al BCE. 

Por este motivo, el rendimiento de los depósitos se ha reducido considerablemente en los últimos años. No obstante, ello no implica que no sigan existiendo opciones para obtener rentabilidad. Hay distintas alternativas aunque, en la mayoría de los casos, hay que buscarlas en el extranjero. 

¿Cómo elegir el mejor depósito bancario? 

Teniendo en cuenta el contexto actual, a la hora de elegir un depósito habrá que analizar otros aspectos que harán que unos se adapten mejor a nuestras necesidades que otros. 

Plazo del depósito e inflación

En la actualidad existe una elevada oferta de depósitos, pero no todos ofrecen las mismas condiciones. Uno de los factores a tener en cuenta es el plazo al que se contrata, que puede ir desde un año hasta los 10 años. Así, cuanto más tiempo permanezca el dinero en el banco, más elevada será la remuneración que reciba el cliente.  

Sin embargo, es aquí donde resulta importante analizar el contexto económico, ya que afectará considerablemente en el valor de nuestros ahorros. Si aumentan de forma generalizada los precios y los servicios, es decir, la inflación, tendremos con el mismo dinero más dificultad para acceder a la misma cantidad de bienes y servicios. De este modo, cuanto más sostenido sea en el tiempo el crecimiento de la inflación, menor será nuestro poder adquisitivo a menos que el interés que obtengamos por nuestro depósito sea superior a ese aumento de los costes de vida. 

¿Cuánto valor perderán tus ahorros por culpa de la inflación?:

Sin embargo, desde que se decretó el estado de alarma la inflación se ha estancado en nuestro país, llegando a registrar una tasa de variación anual en marzo del 0%, siete décimas inferior a la del mes anterior. En lo que va de año, la inflación acumulada es del -1,5%. Además, según las previsiones de Funcas, el IPC cerraría este año en España en el 0% y en 2021 en el 1,5%, lo que beneficiaría a los ahorradores de depósitos.

Permanencia del depósito y posibilidad de cancelación anticipada

A través de los depósitos los ahorradores ponen una cantidad de dinero determinada en el banco a cambio de obtener una remuneración pactada al vencimiento del contrato. Esto supone que cuanto más tiempo se comprometa a mantener el dinero en la entidad, mayor será el rendimiento de su ahorro. Pero también implica que durante este periodo no podremos utilizar ese dinero y, por tanto, no podremos contar con esa liquidez. 

En muchos casos las entidades ofrecen la posibilidad de cancelar anticipadamente el depósito si nos surge un imprevisto y necesitamos el dinero, pero esto conlleva una penalización. Esta penalización se traduce en la pérdida de bonificación acumulada, es decir, si el depósito se rescata antes del periodo pactado el cliente no tendrá el rendimiento previsto. 

Aun así, antes de elegir un depósito conviene tener en cuenta este factor, ya que no todas las entidades ofrecen la posibilidad de cancelar anticipadamente. 

Inversión mínima y dinero garantizado en depósitos

Otro de los aspectos que hay que considerar es el mínimo de dinero que hay que depositar en la entidad bancaria para obtener la remuneración. Y es que no todos los bancos ofrecen depósitos para todos los bolsillos. Por lo general, el mínimo que suelen pedir las entidades son entre 5.000 y 10.000 euros para ofrecer la remuneración al cliente. En el extremo contrario, no suelen existir límites. Algunos bancos establecen el máximo en los 100.000 euros, que es el importe garantizado por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), aunque otros pueden ampliar mucho más este rango. 

Así, si queremos invertir más de 100.000 euros en depósitos, lo conveniente será hacerlo en distintos productos para asegurarnos de que el dinero siempre se encuentre garantizado por el FGD en caso de que surgieran problemas de liquidez o un hipotético corralito

Renovación del depósito

Si lo que se busca es mantener parte del dinero en depósitos a muy largo plazo también será posible extender la duración del mismo a través de la renovación. Para ello, antes de la contratación habrá que fijarse en las condiciones de la entidad. Hay bancos que permiten renovar el depósito y hay otros que no.

Además, habrá que fijarse en las condiciones. Dependiendo de las mismas, en algunos casos las entidades abonarán los intereses al vencimiento del primer depósito. En otros casos, los intereses serán renovados con el siguiente depósito y, por tanto, no se podrá acceder a la remuneración hasta el vencimiento del último producto contratado. 

¿Cómo tributa un depósito bancario?

Los intereses generados por los productos de inversión tributan ante Hacienda y, como tales, deberán añadirse en las correspondientes casillas de la declaración de la renta. Los productos de bajo riesgo como los depósitos a plazo o las cuentas remuneradas están sujetos a tributación en el IRPF como rendimientos del capital en la base imponible del ahorro. 

Esta tributación se aplicará en el momento en el que se liquidan los intereses, es decir, cuando el cliente recibe la bonificación del depósito, por lo que habrá que tenerla en cuenta cuando se contrate este producto. 

En la actualidad, los tramos del IRPF que se aplican son: 

  • Hasta 6.000 euros – 19%
  • Entre 6.000 euros y 50.000 euros – 21%
  • Más de 50.000 euros – 23%

¿Dónde encontrar los depósitos con intereses más elevados?

El factor clave a la hora de contratar un depósito es encontrar el producto que ofrezca la mayor remuneración, a la vez que no incurrimos en riesgos. En los últimos años, el rendimiento de los depósitos bancarios ha bajado considerablemente como consecuencia de la política monetaria del BCE. 

En el caso de España los ahorros en este tipo de productos no suelen ser premiados con grandes rendimientos. De hecho, de acuerdo a los últimos datos disponibles en el Banco de España, el tipo de interés de los depósitos de más de dos años fue en el mes de febrero del 0,32%, por debajo de la media de la zona euro, que alcanzó el 0,71%. 

Por este motivo, a la hora de buscar los mejores depósitos en un contexto como el actual conviene acudir a los escaparates de las Fintech, que, por lo general, suelen ofertar productos con un mayor rendimiento que los que ofrece la banca tradicional. Entidades como Wizink, Banco Finantia Spain o Banca Farmafactoring (que oferta el depósito Facto), son algunos de los bancos que cuentan con productos de bajo riesgo que bonifican los ahorros por encima del 1%. 

Además, si queremos buscar fuera de España, es posible contratar depósitos a través de plataformas como Raisin, que es una plataforma intermediaria que ofrece la posibilidad de contratar depósitos de diferentes países europeos de forma segura. Algunos de los productos más populares son, por ejemplo, los que oferta el banco letón BlueOrange, el eslovaco Privatbanka o el portugués Haitong, entre otros. 
 

0 ComentariosSé el primero en comentar
User