Estas son las comisiones de los bancos que pueden adelgazar tu cuenta corriente

Estas son las comisiones de los bancos que pueden adelgazar tu cuenta corriente

0
Me gusta
0
Comentar
Guardar
Compartir

Las comisiones se multiplican en los bancos. El cobro de servicios que antes eran gratuitos se ha generalizado. Las cinco mayores entidades financieras de España (Banco Santander, CaixaBank, BBVA, Banc Sabadell y Bankinter) ingresaron más de 21.000 millones de euros en comisiones el año pasado, según datos recopilados por la asociación de consumidores Adicae.

Las comisiones bancarias ocupan el tercer puesto en las reclamaciones de los usuarios de servicios financieros dirigidas al Banco de España. El supervisor bancario tramitó 34.341 reclamaciones en 2021, un 61,6% más que el año anterior.

Muchos de estos costes son familiares para los clientes bancarios; otras no tanto porque han comenzado a aflorar recientemente. "Normalmente una entidad te pedirá tener la nómina, usar tarjetas e incluso en algunos casos contratar productos de ahorro o inversión", destaca sobre la penalización de mantenimiento, una de las más habituales Eli Defferary, influencer en la red social TikTok, conocida como la "banquera cañera".

Comisión de mantenimiento, la que más empeora

Los bancos han cargado las tintas en este tipo de comisión, popularizado durante los últimos años por los bajos tipos de interés. Sin embargo, la cuantía cargada a los usuarios varía según el banco, que además marca condiciones distintas.

Los clientes deberán pagar hasta 240 euros por incumplir los requisitos fijados en CaixaBank y Santander. El banco catalán fracciona el cobro por trimestre (60 euros), mientras que la entidad que preside Ana Botín cobra 20 euros al mes por incumplimiento de las condiciones. En ambos casos, los requisitos son tener la nómina domiciliada y tres recibos. Defferary advierte que los recargos superan esa cantidad: "Hay gente que no cumple con esos requisitos mínimos de ingresos y le aplican comisiones que, en algunos casos, llegan a ser de más de 240 euros al año", comentaba en el podcast Finect Talks.

Comisión por descubierto, el coste más tenso

Otro coste incómodo es la comisión por descubierto, que las entidades financieras cobran cuando una cuenta se queda en números rojos. Al no haber dinero en ella, el banco presta dinero para que el titular pueda afrontar los pagos y sacarla del negativo.

Sin embargo, como todo préstamo, implica unos intereses a favor del prestamista. El usuario puede llegar a pagar mucho más dinero del que le presta el banco. Cuando la cuenta se queda en números rojos, la entidad cobrará hasta tres comisiones diferentes.

Por un lado, el coste del descubierto, calculado sobre el saldo deudor más alto que se haya producido (suele ser alrededor del 4,5% del importe). La mayoría de bancos fija un mínimo a pagar de 15 euros independientemente de la deuda. A esa cantidad se añaden los intereses de demora, que se calculan según el saldo deudor y los días que la cuenta permanece en rojo.

Por último, el banco cobra al usuario una comisión por reclamación de descubierto alegando que ha realizado gestiones en nombre del titular para que la cuenta pase a reflejar un saldo positivo. Se trata de un coste fijo que se sitúa entre los 15 euros de Selfbank y los 49 euros de Santander.

Comisión por transferencia, menos común en Bizum

Un sobrecoste que se ha ido corrigiendo con la llegada de Bizum. No obstante, aún es un cobro habitual de las entidades bancarias, sobre todo en pagos elevados, como una reforma o el importe del alquiler. El coste viene determinado por el destino del dinero: nacional, europeo o extranjero.

Las transferencias nacionales están libre de comisión, como norma general, para los clientes vinculados a un banco. Esto mismo ocurre con las transferencias en euros entre cuentas de la eurozona, llamadas transferencias SEPA. Fuera de la Unión Europea no existe esa red, así como cuando la moneda es distinta del euro. Es entonces cuando el usuario abona una comisión elevada.

Sacar dinero en plena guerra de cajeros

El pago con tarjeta se ha acelerado con la pandemia. Sin embargo, aún es frecuente encontrar pequeños comercios que solo dejan pagar las compras con dinero en efectivo. Siempre conviene llevar dinero en la cartera para establecimientos de este tipo. Eso sí, los usuarios deben saber que esa operación conlleva a veces costes inesperados.

La retirada de efectivo en cajeros del banco donde están los ahorros suele estar exenta de comisión. Los cajeros de otras entidades son otra historia y aquí hay un coste que ronda los 2 euros. Además, algunos bancos comenzaron a cobrar por sacar dinero en ventanilla, una práctica frecuente entre personas mayores. BBVA fija el costo en 2 euros, misma cantidad que CaixaBank (aunque el banco catalán permite cuatro operaciones gratuitas al mes en ventanilla). Santander cobra un 4,5% de la cantidad retirada, con un mínimo de 3,5 euros.

Finect cuenta con un escaparate de primeros ahorros para comenzar a invertir de forma sencilla. Los usuarios pueden encontrar distintos productos financieros, analizarlos, compararlos y escoger el que se adapte a su perfil. También facilita el contacto con asesores financieros profesionales para planificar las finanzas personales y sacar rentabilidad al ahorro.

¿Cómo vas de salud financiera?

La versión original de este artículo se publicó en elEconomista el 6/07/2022.

0 ComentariosSé el primero en comentar
User